Miercoles 13 de Diciembre de 2017
RGL9,8 ºC ST 8,5 ºC H 72 % +info
11327 lectores en línea
Patagónico de Torball
Blanco Perfil arrasó en la 11va
Los equipos de Blanco Perfil B y A obtuvieron el primer y segundo puesto del Patagónico de Torball que se disputó durante tres días en Río Gallegos. “Es un deporte muy lindo donde nos olvidamos de la ceguera y pensamos en las capacidades”, manifestó el jugador Julián Mega.
Lunes 9 Oct 2017
El Patagónico se disputó durante tres días en Río Gallegos.

El Patagónico se disputó durante tres días en Río Gallegos.

  1 de 3   Anterior Siguiente

Organizado por la Asociación Cultural Luis Braille, entre el viernes y el domingo, en el gimnasio del Centro Provincial de Alto Rendimiento Deportivo en Río Gallegos, tuvo lugar la 11ª Edición del Torneo Patagónico de Torball.

El domingo, en la primera semifinal, Blanco Perfil B de Neuquén venció por 2 a 0 a Unión de Neuquén y en la segunda, Blanco Perfil A superó por 3 a 2 a Alen Simón de Río Negro. El tercer puesto fue para Alen Simón que venció por 2 a 1 a Unión, en tanto que en la final y luego del alargue, Blanco Perfil B le ganó por 2 a 1 a la versión A.

Además de la entrega de trofeos del primer al tercer puesto, se realizaron otras distinciones. Luis Centeno de Unión fue reconocido como el mejor jugador, Jorge Quinchiuen de AANOVI fue el jugador revelación y AANOVI de Río Negro recibió el reconocimiento por juego limpio. 

En diálogo con Latidos, el jugador de Blanco Perfil Julián Mega comentó: “Es la primera vez en 11 años que podemos meter campeón y subcampeón, es la final soñada. El primer partido del torneo también lo jugamos entre nosotros, salió 1 a 1, en la final terminamos 1-1 y en el alargue pudimos hacer el gol. Al Patagónico lo vivimos como siempre, con mucha pasión porque el torball es una pasión que sentimos, es un deporte muy lindo donde nos olvidamos de la ceguera y pensamos en las capacidades. Fue muy reñido, muy disputado, el nivel competitivo es muy alto, gracias a Dios pudimos ganarlo, pero costó mucho”.

Mega recordó: “Tanto el goalball como el torball son deportes diseñados para jugarlos con todas las capacidades menos con la visual, entonces podemos jugarlos a pleno. Tenemos que jugar en solidaridad porque es un deporte de equipo, dentro de la cancha tenemos que hacernos señas auditivas, hablarnos, están las alfombras para ubicarnos, desde afuera nadie puede darte ninguna indicación, por eso despierta mucho el juego en equipo”.

Este Patagónico fue el último para Mega, quien pudo disfrutar de un partido de despedida y sobre su retiro expresó: “Gracias a Dios este fue mi último torneo, gracias a mi equipo por estos años de tantos triunfos, de 11 torneos ganamos 10 con el equipo A o B y en 2009, que también se jugó acá, quedamos segundos, retirarme con esa posibilidad de salir campeones es un lujo, una gracia de Dios”. El jugador Rubén González agregó: “El torball no tiene que desaparecer nunca. El agradecimiento al entrenador Gustavo Depine que hace que seamos cada vez mejores personas y amemos el deporte”.


Objetivo cumplido

Por su parte, la técnica local Dahud evaluó: “Para nosotros era un desafío importante, la sede iba a ser otra localidad, pero no se pudo por situaciones complicadas que se están viviendo. Nosotros nos habíamos propuesto como sede suplente, nos organizamos como institución y contamos con el apoyo del Estado. El tema del alojamiento, que era lo más complicado, lo pudimos solucionar. La competencia es de alto rendimiento, no hay ningún equipo bajo”. 

Además, Dahud subrayó: “Aprovechamos que vino la profesora Marisa Loekemeyer a dar el curso de arbitraje, formó más personas para que conozcan el deporte y puedan arbitrar o tener el conocimiento del reglamento para seguir acompañando a los equipos, a veces lo que falta son personas que puedan ir acompañándolos en competencias y entrenamientos. Participaron alumnos de 4to y 5to año de escuelas secundarias que hicieron de jueces de línea, estuvieron durante mucho tiempo, quiero agradecerles a ellos. También hubo profesores de Educación Física que participaron del curso”.

Año a año, el Patagónico se realiza dando competencia a la disciplina, sobre lo cual destacó: “Es un deporte muy amplio, hay jugadores muy jovencitos y muy longevos, mixto, otra característica que no tenemos en todos los deportes, eso hace que los equipos se esfuercen, las cosas a veces se complican por el tema económico y cuando no pueden venir, se lamentan, es el momento donde uno comparte, se actualiza con el reglamento. Creo que pudimos cumplir con las expectativas. Agradezco a los voluntarios y las familias que están atrás, a la comisión directiva y a todos los socios”.

Lunes 9 Oct 2017