Sabado 21 de Octubre de 2017
RGL4,4 ºC ST 0,8 ºC H 68 % +info
6448 lectores en línea
10º aniversario
Una década de integración
Una capacitación, juegos y reconocimientos conformaron el programa de festejos por los 10 años de la Escuela de Tenis Adaptado del Río Gallegos Tennis Club. Coordinadas por el profesor Gastón Amor, las clases están dirigidas a personas con discapacidad intelectual y tienen como objetivo que el deporte sea una herramienta de integración. Desde la Fundación Baccigalupo destacaron la prioridad del club para que la escuela permanezca en actividad.
Lunes 9 Oct 2017
“Los chicos nos enseñan los verdaderos valores del deporte”, dijo Cecilia Baccigalupo.

“Los chicos nos enseñan los verdaderos valores del deporte”, dijo Cecilia Baccigalupo.

  1 de 5   Anterior Siguiente

El sábado, el Río Gallegos Tennis Club vivió una tarde de fiesta. La Escuela de Tenis Adaptado celebró sus primeros 10 años y en el festejo estuvieron Cecilia Baccigalupo y Andrea Benaim, presidente y vicepresidente de la Fundación Baccigalupo, organización que trabaja en alianza con la escuela y que tiene como misión que niños y jóvenes con discapacidad intelectual encuentren en el deporte una herramienta para lograr mayor integración en la sociedad, mejoren su calidad de vida y potencien su desarrollo psicofísico. 

El programa de actividades se inició en las primeras horas de la tarde con una presentación de la fundación y un recorrido por la década de la escuela. Luego, los alumnos y alumnas realizaron ejercicios y peloteos en la cancha de tenis, además hubo juegos y un partido exhibición en el que alumnos de la escuela conformaron duplas con su directora, María Elena Palla y con Cecilia Baccigalupo.

Posteriormente, todos los alumnos recibieron medallas y hubo un reconocimiento especial para el grupo que hace 10 años asiste a las clases.

Cantando el feliz cumpleaños y con el corte de torta concluyó la jornada aniversario, que también se enmarcó en las primeras actividades del 95º aniversario del club.


El deporte adaptado

Durante su visita, las referentes de la Fundación Baccigalupo dialogaron con Latidos y sobre la actualidad de las escuelas y alianzas que llevan adelante, Andrea Benaim comentó: “La situación que vemos, tanto en las sedes como en las alianzas, es muy positiva porque hoy se están dando muchas posibilidades para poder desempeñar el deporte en Río Gallegos, que es un ejemplo del tenis con unas instalaciones bárbaras. Decimos que Río Gallegos está más beneficiada porque llueve y no se les corta la clase, en Buenos Aires, al ser al aire libre, cuando llueve al alumno se le caen las lágrimas por no poder desarrollar el deporte”.

“Vemos grandes posibilidades para los jóvenes, cada vez podemos brindar más deportes, entonces también va en el gusto del joven con discapacidad, a lo mejor no va tanto para un trabajo en equipo de fútbol o básquet, pero sí da para un tenis o running, entonces al darle un abanico de posibilidades lo que logramos es que el 100% pueda elegir un deporte y sabemos lo bien que les hace”.

Cecilia Baccigalupo añadió: “El otro día estuvimos en El Trébol, que está cerca de Rosario y tuvimos una oportunidad tan linda que fue dar una capacitación para 100 personas que se querían acercar a la temática del deporte y la discapacidad. Se genera mucho apoyo en diferentes lugares donde más chicos se benefician a través del deporte”. 


La escuelita del RGTC

Sobre la permanencia de la escuela de Río Gallegos, que actualmente cuenta con unos 40 alumnos, Benaim sostuvo: “Lo que notamos es que lo han puesto como prioridad, frente a decisiones o cambios ha estado siempre en primera prioridad, entonces no se ha visto afectada, de hecho se ha visto aumentada, lo lindo es que vienen de instituciones o de escuelas especiales. Para nosotras, ver la cantidad de alumnos y eso que hoy no están todos, que se ha incrementado en los años, habla de un excelente trabajo del equipo profesional: Gastón, Daniela, Pablo, Florencia y de las comisiones directivas desde los comienzos al día de hoy, dándole prioridad al deporte adaptado”. 

El trabajo con personas con discapacidad suele estar rodeado de prejuicios y miedos y, en ese contexto, Baccigalupo apuntó: “Insistimos mucho en que el deporte es facilitador para este comienzo, para este primer contacto, para animarse, para sacarse los miedos y los tabúes que puedan tener, y todo el que se acerca como voluntario o de la forma que sea, ya se queda para siempre. Los chicos nos enseñan los verdaderos valores del deporte, si nos acercamos a ellos a través del deporte, todo se hace muy simple”.

En este sentido, Benaim expresó: “Los invitamos los lunes, miércoles o viernes (de 15:00 a 16:00) a que vengan a conocer la clase, porque también viendo de qué se trata una clase, que es una clase tan amena, tan alegre, tan dinámica, puede generarle algo como en su momento se le generó a Gastón Amor cuando vino a una capacitación, pueden no creer que pueden tener la capacidad de llegar a los alumnos y con sólo venir a una clase, se les genere… los invitamos de corazón a que vengan, no saben lo lindo que es”.

Para finalizar, la presidente de la fundación expresó: “La felicitación a todos, también a María Elena Palla, que es la directora y a su presidente, Lisandro Loncon, a todo el equipo que conocimos de la comisión directiva, como tampoco se puede olvidar a quienes fueron los precursores de esto que han sido ‘Tito’ Irazoqui y Elio”. 


Un ida y vuelta

Desde el inicio, quien está como coordinador de la escuela es el profesor Gastón Amor, quien manifestó: “Hemos pasado una tarde espectacular con los chicos, con el acompañamiento de la familia, de la comisión directiva, con los profesores recordando 10 años, un momento increíble y los chicos estuvieron demostrando lo que estuvimos trabajando en estos 10 años”.

En la capital santacruceña no son muchos los deportes que se desarrollan para personas con discapacidad. La escuela cuenta con la alianza de la fundación, el respaldo del club, el apoyo económico del Consejo Provincial de Educación y el interés de los profesores en dedicarse a la disciplina y, en ese contexto, Amor señaló: “Lo más difícil es lo que dijo Andrea Benaim al comienzo, no es sólo festejar los 10 años, sino también la continuidad que tuvo, el apoyo que hemos tenido del club, de los padres al confiar en nosotros en los viajes que hacemos, es algo que no tiene precio para nosotros. Estoy muy contento, con ganas de seguir para adelante con esta actividad y ojalá que por muchos años más”.

Analizando lo que ha encontrado en la Escuela de Tenis Adaptado, destacó: “La diferencia es el amor con el que los chicos reciben lo que les das, todo lo que vos les digas es muy importante y la devolución de ellos también es muy importante. Lo bueno es que en el trabajo del tenis no hay diferencias, trabajamos de la misma manera que lo hacemos con chicos convencionales, adaptamos el tenis a lo que ellos necesitan. De cómo comenzaron a ahora, el progreso es increíble”.

Para finalizar, Amor agregó: “El agradecimiento a la Comisión Directiva, a Andrea y Cecilia que empezamos con ellas hace 10 años, tenemos su asesoramiento y la participación de la fundación para nosotros es muy importante, pertenecer a la fundación es un orgullo. El agradecimiento a las familias por seguir confiando en nosotros, al Río Gallegos Tennis Club y a todos los chicos por seguir viniendo. A los profesores Pablo Luna, Daniela Ulloa y Florencia Minolfi, que sin ellos esto sería imposible de llevar a cabo”.

Lunes 9 Oct 2017