Martes 14 de Noviembre de 2017
9330 lectores en línea
Una muerte que convoca a reflexionar
Domingo 12 Nov 2017
Río Gallegos se conmocionó días atrás por el homicidio de un trabajador municipal en el interior de su vivienda. Esto, que se trata de un mero hecho policial, deja de serlo cuando volvemos a vivir el escenario de una muerte que se pudo haber evitado.
Es que todos los indicios apuntan a que se trató de un episodio protagonizado por “conocidos” donde el alcohol, y no se descarta la posibilidad de estupefacientes, estuvieron presentes.
No es la primera vez que los efectos del consumo excesivo terminan truncando la vida de muchos.
Años atrás un grupo de amigos de la infancia terminó de la peor manera en El Chaltén: la droga y el alcohol fueron protagonistas en aquel momento.
La muerte de Juan Carlos Bautista, que aún está en etapa de investigación, también desnuda una realidad que ya había sido señalada en el ámbito municipal: la incidencia de las adicciones.
Es una señal que todos los, por ahora, supuestos involucrados pertenezcan al mismo sector. A esto se le suma otro episodio que se dio en simultáneo, con el robo de un camión del área por parte de dos trabajadores, también bajo los efectos de la ingesta de alcohol.
Santa Cruz, lamentablemente, está entre las provincias donde mayor grado de adicciones se registra a temprana edad, y eso nos tiene que movilizar.
Si bien se considera “común” el experimentar con el alcohol y las drogas durante las adolescencia. Desgraciadamente, con frecuencia los adolescentes no ven la relación entre sus acciones en el presente y las consecuencias del mañana. Ellos tienen la tendencia a sentirse indestructibles e inmunes a los problemas que otros experimentan. 
Está comprobado que el uso del alcohol o del tabaco a una temprana edad aumenta el riesgo del uso de otras drogas más tarde. Algunos adolescentes experimentan un poco y dejan de usarlas o continúan usándolas ocasionalmente, sin tener problemas significativos. Otros desarrollarán una dependencia, usarán luego drogas más peligrosas y se causarán daños significativos a ellos mismos y posiblemente a otros.
Que en la provincia la ingesta temprana existe, lo sabemos desde hace casi dos décadas. En este mismo espacio nos hemos referido, en más de una ocasión, a esas tristes y preocupantes estadísticas que, aunque no estén actualizadas, siguen siendo vigentes.
4 de cada 10 chicos prueban el alcohol antes de los 12 años. 8 de cada 10 adolescentes, menores de 18 años, beben al menos una vez por semana y no todos, precisamente, con “moderación”. 
Esa prevalencia continúa en los jóvenes que ya están en edad laboral. Los secuestros de vehículos cada fin de semana, donde la mayoría se debe al test positivo de alcoholemia, es otra muestra más de la falta de políticas activas que tiendan a morigerar esta problemática.
Mientras en la Cámara de Diputados de la provincia se trata de avanzar en una normativa que busque aplicar una vieja ley que nunca fue reglamentada a nivel nacional, respecto del consumo de alcohol en la vía pública, es urgente pensar y planificar campañas de concientización y políticas preventivas que puedan, de manera paulatina, comenzar a declinar esta curva que por ahora sigue en ascenso.
No se puede seguir adelante como si nada pasara. Porque cada día que pasa sin políticas activas, es una vida que corre peligro en manos de terceros o en manos propias. 
El Estado debe decir presente! Este hecho que hoy vuelve a posar la mirada de alerta sobre la situación de algunos trabajadores municipales, también se repite en otros lugares de la administración pública provincial e incluso en empresas del Estado Nacional, como es el caso de YCRT, donde en más de una oportunidad el propio gremio dio el alerta sobre esto.
No se trata, para nada, de estigmatizar a quien padece la adicción. El adicto es un enfermo y como tal debe ser tratado, no relegado. Se trata, por el contrario, de encender las luces de alerta para poder llegar en auxilio de quienes hoy son víctimas de un flagelo que atraviesa todas las capas de la sociedad y atrapa, fundamentalmente, a nuestros jóvenes.
Domingo 12 Nov 2017