Sabado 25 de Mayo de 2013
5610 lectores en línea
Habladurías con Factor M
Buenos muchachos
Son estudiantes de la carrera de Licenciatura en Comunicación Social y hace dos años que emprendieron un proyecto que los ha llevado a difundir lo que ocurre con los espectáculos artísticos en nuestra ciudad. Inicialmente a través de las redes sociales y con coberturas en los más diversos géneros. A pesar de la falta de recursos, los muchachos siguen enriqueciéndose y trazándose como objetivo seguir alimentando el proyecto en diferentes formatos.
Domingo 19 May 2013

  1 de 10   Anterior Siguiente
Con la voluntad y ganas propias de un grupo de jóvenes estudiantes que tiene el ímpetu y la necesidad de generar un espacio, Factor M va creciendo, haciéndose notar y generando un vínculo entre los artistas y el público que frecuentemente asiste a los espectáculos que en la ciudad van propiciándose.
David, Esteban y Nicolás son los responsables de la iniciativa y quienes prefirieron no dar a conocer sus apellidos en la siguiente nota que les realizamos. 
Mientras cubren actividades de interés para su proyecto, evalúan las vías que puedan llegar a permitirles dar un paso más y crecer en la intención que inicialmente los unió.
Llevan cubriendo muchos shows de diversa índole, y el hecho de difundirlos y comentar lo que han visto, les ha permitido abrir y sostener un espacio, y de a poco, generar que los interesados se fijen en lo que están haciendo, aún al margen de que todo ha sido producto del trabajo y las ideas surgidas dentro del ámbito universitario.

LOA: ¿Cómo surgió la iniciativa de hacer un proyecto como este llamado Factor M?
Factor M: Iniciamos un proyecto en la universidad a través de un programa denominado “Incubadora de Empresas”. Allí, desarrollamos una idea que teníamos hace un tiempo, que era la de gestar una productora de contenidos audiovisuales, llamada “Trazos Producciones”. Para comenzar, hicimos un estudio de mercado para conocer cuáles eran los productos que demandaba el público local y qué podríamos hacer nosotros en relación a esas necesidades. Entre algunos de los emprendimientos que comenzábamos a pensar, estaba la idea de hacer una propuesta sobre la música en la ciudad y dar impulso a un aspecto que siempre se veía como poco difundido, aún existiendo medios que ocupaban páginas y radios que sugerían un espacio a los artistas locales. Ahí es donde pensamos en iniciar Factor M: primero, conociendo con mayor profundidad los ambientes donde se mueven las bandas de distintos géneros locales, captando imágenes y llevando esa información a un formato que manejábamos como el blog  y una red social que permite el vínculo más directo con el público, como lo es Facebook. El nombre surgió porque pensamos que el factor principal a difundir es la música, de allí deviene “Factor M. Buscando Escenario”. 

LOA: ¿Quiénes lo impulsaron y qué docentes apoyaron esta iniciativa?
FM: Fue impulsado desde la productora audiovisual “Trazos”. Si bien la productora nace en la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA), dentro del marco de la carrera que estudiamos -la Licenciatura en Comunicación Social-, específicamente “Factor M” es impulso propio de la productora. Al ser un proyecto de Trazos, recibimos los consejos y recomendaciones de Alejandro Victoria, de la cátedra Fotografía, quien había sido profesor nuestro y nos prestó la cámara de la cátedra para algunos de los primeros recitales que cubrimos. 

LOA: ¿Qué valor tiene el hecho de que el proyecto haya nacido en la Universidad?
FM: Cuando nacen los proyectos uno piensa lo mejor y, con el rodaje, uno se va dando cuenta y encontrando las dificultades. El valor que le damos nosotros es, principalmente, que en el inicio de este proyecto pudimos contar con elementos de la carrera como la cámara fotográfica y una filmadora –de vez en cuando-, lo cual nos permitió capturar imágenes en recitales y recorrer los primeros escenarios. Además, aprovechamos cursos y cátedras para encarar la iniciativa con mayor conocimiento en el abordaje de la cultura y dar cuenta que, también en ese ambiente, se pueden encontrar muchos de los artistas que vemos cualquier fin de semana. 

LOA: ¿Por qué elegir la música como medio para decir lo que pretenden?
FM: La música es fundamental para decir, expresar y, sobre todo, permite, como dicen muchos, “elevar nuestra imaginación”. Nosotros quisimos trabajar con la música, quizás no desde la virtud que tiene aquel que la produce, que crea temas o que toca un instrumento para llegar a la gente, sino que buscamos darle un canal para que las bandas expresen lo que pretenden a sus públicos. Decidimos ser parte, no como protagonistas, sino como medio de difusión, un medio que permita el acercamiento y, del mismo modo, también conocer bandas y lugares que uno no identifica. La música es una conexión primordial entre músicos y público, como decíamos en alguna oportunidad “despierta sensaciones, sentimientos, imágenes y emociones que provienen de un lugar que no podemos determinar pero que está bien adentro nuestro”. Nosotros tratamos de que esos sentimientos se puedan transmitir en una imagen, en un video o en una nota que podamos subir al blog. Que la gente conozca músicos a los que, por un prejuicio o un gusto determinado, no hubiese conocido. 

LOA: Entonces, ¿cómo definirían a Factor M? 
FM: Se podría decir que somos un intermediario más entre las bandas, los músicos y/o artistas y el público interesado en la música local. Pretendemos ir conociendo más bandas para ampliar ese canal que nos permite fomentar y difundir lo que va sucediendo en estas tierras. La idea es seguir siendo parte de la cultura local, con el aporte como medio que permita acercar más a la gente a lo que ocurre aquí, y hacer más hincapié en lo que producen nuestros músicos. Como teníamos el lema desde un principio, seguir “buscando escenarios”, recorrer los lugares donde se presentan nuestros artistas y mostrar lo que hacen.  

EN EL RUEDO
Difícilmente estos buenos muchachos olviden el día en que comenzaron con las coberturas de espectáculos, precisamente porque lo primero que encararon fue una serie de shows con motivo del aniversario del último golpe militar. Pero significó un buen comienzo, fuerte y emotivo, con gente que tenía mucho para decir…

LOA: ¿Cuándo comenzaron cubriendo los espectáculos? 
FM: Empezamos en esto en marzo del 2011. Ya habíamos hablado de comenzar durante ese verano, pero pudimos arrancar recién en marzo, cuando todos nos encontrábamos en Río Gallegos. Dio la casualidad que fue para el “Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia”, oportunidad en la que se organizaron distintos eventos musicales y quisimos cubrirlos. Si hablamos de la expresión y lo que representa, podemos decir que es una fecha significativa por todo lo que encierra. Es decir, se puede decir que empezamos a trazar este proyecto un 24 de marzo, hecho paradojal, pero que consideramos que la música fue uno de los medios por los cuales el artista y las sociedades tenían para denunciar lo que pasaba en una época muy dura en nuestro país, como lo fue la última dictadura militar. Esos recitales fueron en el gimnasio de la Universidad y en el Colegio Primario N°19. Si bien fueron varias bandas locales las que tocaron en ambos lados, nos queda el recuerdo, además de ser nuestro primer recital, que entablamos muy buena comunicación con los integrantes de uno de los grupos que tocó, Alquimia, -banda de heavy metal-. Es decir, los artistas y los músicos locales son también parte de los que nos impulsaron a llevar adelante esto.

LOA: ¿Qué recuerdan de esas primeras coberturas?
FM: Uno de los recuerdos es que en aquellas primeras coberturas ni siquiera teníamos cámara propia. Incluso en la primera cobertura del 24 de marzo, le pedimos la cámara de fotos a la tía de uno de nosotros para poder captar los recitales. Era una cámara de digital de bolsillo de escasa resolución y con la cual debimos comprar unas pilas que se gastaron ese mismo día. Pero, por entonces, nuestra profundidad de campo era plena, queríamos mostrar el trabajo que hacían las bandas. Igualmente, en otras ocasiones, tuvimos que sufrir el frío inclemente del clima de otoño para estar en algunos lugares, como fueron los recitales de la carpa docente frente a Casa de Gobierno algunas noches. Si bien teníamos conocimiento sobre la música local, era muy impresionante como íbamos descubriendo nuevos artistas todo el tiempo. Eso nos fue incentivando, más en ese primer momento. Esas primeras coberturas estaban llenas de entusiasmo y curiosidad.

LOA: ¿Cuántos espectáculos aproximadamente llevan cubriendo desde que comenzaron?
FM: La verdad que no podríamos decir un número exacto, pero han sido muchísimos, grupos y artistas, y muchas de las fotos que subimos al Facebook lo demuestran. Cuando uno empieza a indagar en la música local, en los distintos géneros, te encontrás con qué son cientos, muchos más de los que pensás. En principio hicimos un listado de los que conocíamos y, sin embargo, con el correr del tiempo y los recitales que fuimos cubriendo el número se multiplicó. Creemos que se debió también a que han ido surgiendo muchos más artistas y se han organizado más bandas, las cuales también quieren decir lo suyo. 

LOA: ¿Cuáles dirían que han sido los mejores cinco shows que les ha tocado cubrir? ¿Por qué?
FM: La cobertura de las presentaciones de bandas en el marco de la Feria del Libro en el 2011 se podría decir que fue uno de los más importantes, porque se les dio un espacio a muchas de ellas y en diferentes géneros. Una mención especial es una cobertura que hicimos en Comandante Luis Piedra Buena, donde acompañamos a Bienvenidos Al Mundo (BAM), una banda de Río Gallegos. Fue importante para nosotros porque pudimos mostrar que las bandas también van generando espacios, no sólo en escenarios de la ciudad, sino también en otras localidades de la provincia. Querer mostrar y acompañar a las bandas cuando salen de gira, como también viajar para ir a cubrir las bandas de cada localidad en algún festival propio de su localidad, es parte de un trabajo que queremos emprender para poner el foco más allá de nuestro lugar y tener vínculo con la música que se desarrolla en la provincia. Por otro lado, hubo shows de gran envergadura y con una puesta en escena excepcional, como la presentación de la banda A Surrogate Band en el Gimnasio “17 de octubre”. Otros que recordamos como Lorena Pérez junto a La Tarambana, en la primera presentación de la banda de percusión, quienes dieron su show en el Teatro Municipal. Bueno, como ya nombramos, el recital de la carpa frente a Casa de Gobierno, fue un momento muy particular por lo simbólico del lugar. Aunque pudiéramos seguir nombrando muchos otros que no queremos dejar afuera, como el tributo a Spinetta de parte de La Montaña y los shows de Bolas de Frayle y Chango Newton, siempre multitudinarios y por ser músicos reconocidos en la escena local. Se nos hace difícil porque vimos muchas bandas y muy buenas que quizás queden afuera dentro de estas que ya nombramos. 

LOA: Entre tantos artistas con los que seguramente han podido conversar, ¿quién en particular les ha resultado interesante?
FM: Todos los artistas con lo que hemos podido conversar tienen algo para decir, pero en particular, fue muy interesante hablar con Rubén Patagonia, un mito de la música argentina, y de gran autenticidad en lo que dice y hace. Otro, quizás más reciente, fue Astor -el músico de Charly García- también muy interesante, sobre todo, por su visión sobre el mito y la realidad de las “estrellas” famosas del rock. De los locales, Agustín de la Brizna, tiene una visión espiritual y muy clara sobre lo que es la posibilidad de expresarse, es algo que también puede verse en la búsqueda de sus canciones.

LOA: ¿Qué conclusiones, a grandes rasgos, van sacando sobre este proyecto que llevan adelante?
FM: Muchos grupos se han copado y les ha gustado la idea de que se cubran los espectáculos que realizan. A nosotros nos motiva tener una devolución del trabajo que vas haciendo y nos permite saber que podemos seguir trabajando en el mismo camino que lo venimos haciendo. Por otra parte, nos permite ver, desde adentro, de cómo se lleva adelante la autogestión de muchas bandas. Es un laburo que muchos músicos jóvenes se lo toman muy en serio, ello da pauta que le dan gran importancia a lo que hacen y no lo tienen sólo como un hobby. Es interesante ir viendo el desarrollo de bandas que daban sus primeros pasos hace algún tiempo y hoy se ven transmitiendo su música por distintos escenarios. 
Además, podemos destacar que muchas bandas participan activamente de eventos solidarios y aquellos organizados con una fuerte crítica social, eso demuestra un compromiso de muchos jóvenes por las circunstancias que viven y cómo se posicionan ante la realidad. Nosotros mismos somos personas que tenemos ideologías y opiniones que muchas veces se contrastan, y nos parece muy bueno que los músicos puedan manifestarse con una postura sobre lo que piensan. Habrá muchos que quizás lo tomen como algo partidario, pero más allá de ese aspecto político que se evidencia, no es nada malo que demuestren que también tienen posturas ante distintos hechos que los atraviesan.     

ORGANIZACION
Repartido y surtido. A esta altura de los acontecimientos, tienen muy aceitado el mecanismo de las coberturas que realizan. Y se distribuyen las tareas de acuerdo al tipo de espectáculo que deben cubrir, sin dejar a un lado las otras actividades laborales que siempre terminan afectando de alguna manera…

LOA: ¿Cómo se organizan para la redacción de las notas? Lo pregunto teniendo en cuenta que cubren shows de los más diversos géneros…
FM: Con respecto a la redacción, nos organizamos de acuerdo al género. Cada uno es como, por así decirlo, “especialista” en alguno. Pero, entre nosotros y lo que vamos aprendiendo de las bandas, nos organizamos para escribir. Cada uno desde el conocimiento que tiene aporta al redactor para que la creación de un artículo. Aunque, en algún punto, ha ayudado la diversidad de gustos que tenemos hacia el interior del grupo. No tenemos exactamente los mismos gustos musicales y eso plantea una diversidad en lo que conocemos, pero también nos permitió animarnos a dejar prejuicios sobre los géneros que no escuchamos comúnmente. 

LOA: ¿Cómo compatibilizan o distribuyen el trabajo? ¿O todos hacen un poco de todo?
FM: Sí, un poco de todo. Aunque en ese punto podríamos decir que hay roles más definidos. Uno se encarga de sacar las fotografías, otro de filmar los recitales y el otro de redactar el artículo. La idea es que siempre haya alguien que se encargue de sacar las fotos y otro que pueda redactar los artículos sobre ese evento. Pero sucede que a veces los lugares no tienen la iluminación necesaria o el sonido que necesitamos para filmar. En cada uno de los casos, el rol puede ser desempeñado por cualquiera de nosotros. Eso sí, cada uno tiene como lugares en donde se desenvuelve mejor. En nuestros títulos de las notas, es donde también tratamos de intervenir todos. También tenemos que remarcar que la distribución del trabajo siempre se basa en los tiempos de cada uno, ya que no sólo tenemos labores de Factor M, o de la productora misma, sino que cada uno desarrolla sus trabajos y también está pendiente de sus estudios. 

LOA: Ahora que tienen más de dos años en el ruedo, ¿la experiencia ha resultado parecida a lo que habían imaginado o nada que ver?
FM: En gran parte sí, ha sido una buena experiencia por la idea de ver bandas que la pelean desde el under, los esfuerzos de encontrar para mostrar lo que componen y la buena onda de muchos músicos para con nosotros. Tal vez esperábamos poder desarrollarlo más en cuanto a lo audiovisual, pero hemos tenido cierta repercusión en Facebook, algo que en un principio mirábamos con cierta desconfianza. Ha sido una experiencia satisfactoria, pero seguimos teniendo como deuda algún trabajo audiovisual, hay mucho por mostrar de la música local.

FUTURO
Aunque no es tan fácil de predecir, la voluntad y las ganas de mejorar y ampliar el espectro siguen latentes. Al menos como para mejorar el proyecto y llevarlo, en la medida de lo que se pueda, a otros formatos, más convencionales por un lado, aunque definitivamente también trascendentes para la actividad que realizan…

LOA: ¿Cuál es la finalidad del proyecto a nivel universitario y qué tan cerca están de lograrlo? 
FM: Podríamos decir que dentro de la universidad no tenemos un fin específico con Factor M, quizás el único sea, como dijimos, que varios de los músicos también desempeñan sus estudios en este lugar, como también lo hacen en otras labores. Es lo que se puede observar, ya que la música todavía no es su ingreso principal, pero sí su satisfacción personal indudablemente. Por nuestra parte, la finalidad, en realidad, era poder mostrar la diversidad de la música de Santa Cruz, algo que consideramos también como un “mercado” poco explotado -al menos con continuidad- por parte de los medios de comunicación. En parte, hemos cumplido el proyecto, desde lo cultural, hemos podido mostrar lo que queríamos.
     
LOA: De acuerdo a sus opiniones, ¿cómo tiene que seguir Factor M?
FM: Por nuestra parte, siempre tuvimos la idea de llevar esta iniciativa más allá de un blog o el Facebook con el cual, tenemos que decirlo, nos proporciona una gran  interacción con mucha gente. Pero la idea es continuar y poder llegar a producir una revista independiente donde poder mostrar las bandas locales, con notas, entrevistas, fotografías y todo lo que rodea a los distintos géneros en su difusión.     
Nosotros queremos que Factor M siga siendo un medio por el cual se pueda difundir la cultura musical de Río Gallegos, pero también de la provincia. Estamos dispuestos a viajar a otras localidades y hacer un fin de semana lo que hacemos acá. Los  artistas de estas tierras deben poder difundir su música y la gente debe conocerlos para poder reconocerlos artísticamente. Soñamos ir construyendo una suerte de nuestra propia industria cultural de Río Gallegos y Santa Cruz. Sería bueno que las bandas no duren sólo 5 años y pretendemos lo mismo para Factor M. Es decir, queremos que dure en el tiempo y para ello se necesita financiamiento, para que cada uno desde su lugar de construcción pueda seguir haciéndolo. Hace poco hablábamos con Eduardo Guajardo y él nos decía de la dificultad que tiene para grabar un CD, y eso que él es un artista reconocido. Qué queda entonces para aquellos que recién comienzan o dan sus primeros pasos, así como también a nosotros para poder financiar un trabajo gráfico. Nos parece que se va generando esa industria, con otros chicos que también trabajan en la cultura como Brote Colectivo, los chicos de la salita de bandas locales, por nombrar algunos. Cada uno con su impronta, van generando y desde estos lugares retroalimentamos a las bandas. Nosotros, desde este espacio, queremos expandirlo a otros formatos y seguir explorando la música. Aunque también le hace falta encontrar alguna vuelta de rosca, porque no sólo se trata de mostrar, sacar fotos y hacer alguna entrevista. Siempre hay formas nuevas de contar y eso es lo que deberíamos buscar pensando en el futuro. Nuestro principal afán es lograr nuestro objetivo, encontrar otros y no repetirnos. 

LOA: Entonces, ¿cuál es el objetivo que se han propuesto para lo que viene? ¿Qué necesitan para que eso prospere?
FM: Nosotros tenemos varios objetivos. Factor M nació como un programa de televisión, como un proyecto B de otra idea que teníamos pensada hacer en lo audiovisual. Para hacer este programa sabíamos que debíamos involucrarnos más en el ambiente local de la música. Es por ello que empezamos a hablar con bandas y a obtener imágenes de archivo. Mientras lo hacíamos, vimos que la realización del programa era más complejo y decidimos empezar a volcarlo a un Facebook y a un blog, para que no quede en la nada. Había que estar en el ambiente para poder reflejar en la pantalla lo que es la realidad. Estamos trabajando en el guión de nuestro primer capítulo del programa. Por el momento son ocho capítulos que tenemos intenciones de filmar con las bandas de locales. Este es como el proyecto original de Factor M.
Por otra parte, esta la idea de la revista de Música Cultural. Tenemos pensado que sea bimensual, dedicada al ambiente de la música local y provincial, su contexto cultural, nuestra industria cultural si existiese; es decir, la gestación de la cultura.
Este proyecto que también tiene sus complejidades tiene como intención de popularizar y plasmar lo que publicamos en nuestros espacios en las redes sociales, volcarlo en papel. Una revista a color con los recitales y otras cuestiones de la cultura local.
Aunque a corto plazo queremos hacer la revista en digital para que empiece a ser conocida y así convencer a los que tengan la decisión de hacerlo de ayudar con la financiación. Ningún medio hoy por hoy se mantiene por la publicidad, es decir se requiere de algún sector con verdadero compromiso, y así como nosotros: casi desinteresados desde lo económico pero que apueste a la cultura y ayuda a financiarla. No existe en toda la provincia una revista local de música. Y acá hay mucho para mostrar, muchas bandas de diferentes géneros. Es importante para las bandas, para nosotros, pero también para la sociedad. No sólo va ser de rock, sino de todas las manifestaciones musicales de nuestros artistas. Plasmar lo que también sucede con los recitales en otras localidades de la provincia. Y tratar que la revista se distribuya también en toda Santa Cruz.

LOA: La posibilidad de hacer una revista impresa, ¿es una meta alcanzable o realmente muy utópica?
FM: Las ganas están, pero hasta el momento es algo utópico porque lo económico es determinante como financiamiento para imprimir y distribuirla. Realmente, hacer una publicación en la que no quieras perder tu identidad, escribir lo que quieras, y de manera independiente, con la cuestión económica actual es muy complicado. Lo que queremos hacer con la revista es poder difundir la realidad de las bandas locales, qué hacen, cómo viven, cuáles son sus objetivos, etc. Obviamente que el interés no es comercial, sino cultural, pero es tiempo que dedicamos y lo tomamos como trabajo que, de alguna manera, queremos también un ingreso económico. Los que integramos Factor M somos pibes que nos profesionalizamos en el ámbito de la comunicación, es decir, en la palabra, en la imagen, etc. Si bien la tecnología ha avanzado, siempre lo impreso tuvo otro valor. La revista se lee en cualquier lugar y circunstancia: en el baño, en el consultorio, en el colectivo, tirado en un sillón; una revista impresa sigue teniendo mayor penetración en la vida de la gente. Sin dudas, hacer una revista es un sueño, aunque, por ahora, es una pequeña utopía.

LOA: Y para que prospere volvemos al tema del financiamiento…
FM: La necesidad inmediata para llegar a lograr algunas cosas pasa por ahí, para que nosotros podamos costear impresión, diseño y distribución. En principio, hicimos algunas consultas en la UNPA sobre si hay alguna línea de financiamiento o contacto que nos pueda ayudar y no tuvimos ninguna respuesta favorable. Si quedamos con Guillermo Melgarejo – profesor de la carrera -  en juntarnos para poder ver si se puede dar una pauta de donde buscar fuentes de financiamiento. Pero, hasta ahora, no hay nada concreto, solo posibilidades de contactos a futuro. 

LOA: ¿Cómo se imaginan a Factor M dentro de unos años? ¿Como una experiencia que fue muy enriquecedora o como un proyecto que mantiene sus ganas y esfuerzo iniciales?
FM: En principio, lo recordaremos como un proyecto enriquecedor, pero esperamos que los objetivos se vayan concretando y a su vez aparezcan nuevos. Esto significará que Factor M y la cultura musical se ha ido desarrollando. La música es un lenguaje universal importante para el desarrollo y formación del ser humano pero también de las sociedades. En Río Gallegos tenemos muy buenos músicos que le dedican horas de ensayo e intentan grabar un CD con lo costoso que les resulta. Ahora bien, para poder venderlo se necesita que sean conocidos, que sus canciones suenen en las radios. Es decir, generar nuestra propia industria cultural, donde los que trabajan en la cultura, los artistas, puedan difundir sus obras. Asimismo, por nuestra parte, creemos que ha habido cambios, ya que todo momento inicial -de lo que sea- es irrepetible. Esa furia inicial se ha transformado en un trabajo más tranquilo. Sin embargo, hay mucho material aún y cambios para implementar que nos pueden seguir manteniendo en el tiempo, mantener un grupo de trabajo a lo largo de los años es una tarea ardua. Además, todo lo que pensamos y queremos producir  tiene sus costos, por eso entendemos que es necesario empezar a institucionalizar aún más la cultura. Es decir, darle el verdadero espacio y valor, y que no sea solo un discurso oportuno para campañas.

Pensantes y reflexivos, atrás han quedado esos días de furia -como plantearon durante la nota- en los que querían estar en todos lados, con la ansiedad y pasión que despierta un proyecto de esta naturaleza y que pretenden seguir realizando y llevar a otras esferas no sólo de nuestra ciudad. 
Mientras tanto, Nicolás, Esteban y David siguen juntos, con la mirada puesta en ese horizonte u objetivo que no parece tan lejano, más aún, si tenemos en cuenta el camino que llevan recorrido y todo lo que eso implica en cuanto al aprendizaje y mejor aprovechamiento de los recursos, pocos o muchos, con los que cuentan.

OTROS DATOS 
http://factoreme.blogspot.com.ar/
http://www.facebook.com/factor.eme 

-----
Por Claudio Alvarez
Domingo 19 May 2013