Viernes 17 de Febrero de 2017
1849 lectores en línea
Caleta Olivia
Juzgan a una médica por la muerte de una beba prematura
Se trata de la doctora Fanny Barrera, quien fue la que atendió en el año 2008 a la madre parturienta en la Clínica Cruz del Sur, antes de que la beba fuera trasladada al Hospital Zonal por un cuadro respiratorio grave donde falleció. Su defensa solicitó la suspensión del juicio a prueba.
Viernes 17 Feb 2017
La médica Barrera ante los jueces del tribunal que la juzga.

La médica Barrera ante los jueces del tribunal que la juzga.

Se inició la audiencia oral y pública por el caso de la muerte de una beba prematura en Caleta Olivia.

La única acusada es la doctora Fanny Barrera, quien atendió en el año 2008 a la madre parturienta en la Clínica Cruz del Sur, antes de que la beba fuera trasladada al Hospital Zonal por un cuadro respiratorio grave. La niña se llamaba Alma Sosa y falleció con seis meses de gestación. 

Por la delicada situación, los padres, Cristian Sosa y Jésica Beaute, la trasladaron de la Clínica al Hospital Zonal donde fue atendida, pero no pudieron salvarle la vida.

A partir de allí, los papás iniciaron un largo proceso contra quien creen que fue la causante de la muerte, la médica Barrera. Acusaron de que el juez Mario Albarrán quiso archivar la causa, pero tras presentaciones de todo tipo, la apelación cayó en manos del juez de Recursos, Meyer, quien reactivó el juicio. A los padres los acompañó en este proceso el fiscal Martín Sedán.

Sosa manifestó su conformidad por el desarrollo de esta audiencia porque la médica hizo a un lado su “obstinación” y reconoció “que no mentimos, en que hizo mal en lo que nos pasó”. “Dios tiene el control y se hizo justicia”, dijo el hombre.

El progenitor de la beba comentó que los jueces determinarán por cuánto tiempo la inhabilitarán a la doctora Barrera para ejercer su trabajo de médica en consultorios, especialmente en embarazos y prematuros, ya que “ella no tenía la especialidad de gineco-obstetricia”. “Mi esposa se atendía con ella porque su tarjetita decía que era ginecóloga obstetra, y no era así”, agregó.

La pena por la inhabilitación puede ser hasta tres años, pero esto no le impediría a la médica seguir actuando en otras tareas, ya que es auditora en PAMI y Municipio.

Sosa comentó que también continuará la causa por la vía civil, no sólo contra Barrera sino contra la clínica.

“La muerte de mi hija me hizo abrir ciertos libros sobre enfermedades que pueden producirse por mala atención médica, y leí referencias de escritores en medicina, entonces, con el patrocinio de la doctora Zorzón pude revertir el archivamiento al que lo quería mandar el juez de Instrucción, presentándome como querellante en la causa, y estar en las testimoniales de los médicos. Con las preguntas que el mismo Juzgado le hizo a los médicos, pudimos descubrir el funcionamiento del organismo de un prematuro”, explicó Sosa, quien actualmente trabaja como marinero, y además estudió unos años Derecho en una universidad del norte del país.

“Espero que este juicio sea un antecedente importante y que todos los padres cuiden los embarazos, y consulten a sus profesionales”, dijo.

La beba, luego de sufrir un principio de asfixia fue trasladada al Hospital Zonal, y allí la atendió en neonatología el doctor Martoccia. Sosa tiene palabras de agradecimiento por el nosocomio estatal porque “allí realmente tiene la complejidad para estos casos, y vi todo lo que trabajaron para salvarle la vida a mi beba”.

“Después de 7 u 8 años, llegó este juicio oral y público. Y la médica presentó la autoinhabilitación, con lo cual es una “probation” para evitar el juicio. Creo que es justo esto, para que mi hija descanse en paz”, expresó Sosa, quien dijo que, además de la pena de inhabilitación temporaria a la médica, seguirá el juicio civil.

“La doctora ofreció algo mínimo”, añadió, sobre la reparación civil que presentó la médica, y dijo que no se aceptó.

Suspensión del juicio a prueba

La médica compareció en la mañana del miércoles ante el Tribunal Penal, el cual estaba presidido por la juez Cristina Lembeye.

Su abogado Guillermo Iglesias indicó que se pidió “la suspensión del juicio a prueba”. En este sentido, comentó que “la suspensión es un instituto que permite no discutir ni el hecho ni la característica en el juicio oral, y sí acogerse a un método alternativo para solucionar el conflicto. Ella (la doctora Barrera) no está en condiciones de afrontar el juicio. Entiende que es injusta la acusación que le hacen. Hay razones que tienen que ver con el funcionamiento del hospital y con su propia tarea que son ajenas a ella”, explicó Iglesias.

“El fiscal insistió y el juez le dio la venia para que se haga el juicio y ella en realidad, entiende que hay un mecanismo que a ella la ha prejuzgado, y entonces decidió no someterse a este juicio”, explicó.

Además el abogado comentó que hay otras razones que no se tomaron en cuenta, como que la incubadora donde murió la beba “estaba rota”. (La Vanguardia del Sur)

Viernes 17 Feb 2017