Viernes 21 de Abril de 2017
2961 lectores en línea
En tiempos de Pascuas el clamor es el diálogo
Domingo 16 Abr 2017
Hoy es la celebración de Pascuas, un tiempo que para la comunidad cristiana llama a la comunión, pero a la sociedad toda también convoca a reflexionar.
Así lo hicieron los distintos obispos, incluso el de Santa Cruz, donde las divisiones imperantes, las dificultades sociales y el dolor que causa la pobreza los llevó a realizar un fuerte clamor por encontrar un sendero al diálogo.
El propio monseñor Miguel Angel D’Annibale sostuvo que Pascuas es tiempo para “volver sobre los pasos y el camino de Jesús”, quien hizo una opción clara por los pobres y los enfermos. 
Más contundente fue el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, quien lamentó los “desencuentros” que se viven en el país y que a los argentinos les cueste encontrarse “desde la diversidad”. “Un país dividido no encuentra ni da soluciones a los problemas de la gente, especialmente de los más necesitados”, dijo el jefe de la Iglesia en su mensaje pascual.
“Es necesario y urgente recrear una cultura que tenga su fuente en el diálogo y el respeto, en la honestidad y la ejemplaridad, en el marco institucional de los poderes del Estado, como expresión de una auténtica vida en democracia”, reclamó.
Como remate que muestra el egoísmo de la política, monseñor Martín, arzobispo de Rosario, indicó este viernes Santo que “no es fácil, nadie tiene la receta mágica, hay que llegar a acuerdos y consensos y encontrar caminos para poder transitarlos”, y afirmó que la clase política “está viendo quién tiene razón sin importar las ideas o las propuestas o ver cómo poder juntarse para encontrar caminos comunes”. 
Y fue mucho más fuerte: “dejamos de lado las necesidades de la gente y sólo se discute en función de quién va a ganar o quién tiene la razón”. 
Esto, que describe un escenario nacional claramente con divisiones, también se aplica a nivel provincial. Donde la crisis económica, sus razones y a quiénes se está afectando pasan casi a un segundo plano en el marco de discusiones de causalidades, complots y otras cuestiones que en nada ayudan a encontrar una ruta de salida que permita mejorar la realidad.
En los últimos días el debate de los políticos locales pasó, no por cómo salir del ahogo financiero actual sino sobre denuncias cruzadas de desestabilización de un lado o de corrupción del otro, y en el medio de ellas la gente, que sigue viviendo la zozobra de la situación actual. 
Por otra parte, el conflicto sindical sigue in crescendo. Esta semana varios gremios decidieron ir a un paro por 120 horas, fundamentalmente aquellos que aún no han percibido sus haberes del mes de marzo. También la Asociación de Trabajadores del Estado prepara una marcha provincial para el miércoles, en reclamo de una apertura de paritarias y el respeto del pago de haberes “en tiempo y forma”.
Sin un canal de diálogo abierto con los principales gremios de la provincia, la posibilidad de bajar el nivel de conflictividad aparece lejana. Más allá de la situación económica, evidenciada en el atraso de pago, es extremadamente importante que las partes se sienten a dialogar para emprender un camino que lleve al entendimiento.
Tampoco ayuda a traer sosiego el cruce de declaraciones que existieron entre el Gobierno Nacional y el Provincial que marca, como ya lo vivió en tiempos anteriores, que las diferencias se dirimen por lo económico, sin importar que los principales damnificados de esas decisiones no sean los actores políticos sino todos los habitantes de Santa Cruz.
En medio de todo este escenario, el fastidio social también va creciendo y ya no tanto contra un sector, sino comienza a ser general. La crispación es evidente, y si los actores políticos no se percatan de ello y hacen algo de forma inmediata, cuando quieran reaccionar y hacerlo podría ser demasiado tarde.
Santa Cruz ha pasado varias crisis, y es lamentable ver que muchas cosas no se aprendieron de ella. La provincia tiene todo para ser una gran región, pero si todos los que habitan en ella no tiran para el mismo lado, poco probable será que alguna vez pueda plantarse y comenzar el camino de ascenso que todos queremos y merecemos. 
Domingo 16 Abr 2017