Lunes 17 de Julio de 2017
2399 lectores en línea
Destellos Patagónicos
Selección de cuentos y relatos cortos
Jueves 13 Jul 2017

Este es un espacio cedido por La Opinión Austral hace más de diez años para aproximarnos a usted, Sr. Lector, e invitarlo a compartir el buen uso de las nuevas tecnologías, informática, Internet, como un medio de apoyo a la docencia, como una eficaz herramienta para ayudar desde la labor educativa salesiana en este vital proceso del “saber ser, sabiendo hacer”. Desde nuestro lugar, Patagonia austral argentina, abrimos una ventana, Destellos Patagónicos. Desde su apertura de par en par, nos ofrece en esta entrega:

EL CRATER

Por Sergio Pellizza


-¿Cuál fue el último cálculo? Preguntó el ingeniero inspector Alvarez al técnico en explosivos, mirando el tremendo cráter abierto en medio de la meseta.

-Lo que indica la tabla ingeniero, corregido por naturaleza del terreno, y previsión de proyección de la carga. -Estamos detonando cargas pequeñas. -La carga está elaborada a base de una mezcla de TNT y Pentolita, la cual desarrolla un alto rendimiento y energía cuando es iniciado por un fulminante sismográfico. – Una carga así no puede haber provocado un cráter de este tamaño. –Por suerte el personal estaba más lejos de la franja de seguridad recomendada y no hay que lamentar ningún lastimado.

El ingeniero, pensativo, seguía mirando el cráter de 10 metros de diámetro y su negro interior no visible porque ya anochecía. Sólo hizo poner un cordón de seguridad en su contorno y dejar para mañana la tarea de análisis minucioso hasta que llegara todo el equipo de laboratorio y su colega y amigo el geólogo Juan. Comenzaría la tarea bien temprano. Urgía seguir con la exploración sismográfica preliminar, pues la zona prometía tener estructuras capaces de contener grandes depósitos de petróleo y gas. 

Sabía que su trabajo, más en esta zona, no era bien recibido por los lugareños que resistían cualquier cosa que alterara el lindo paisaje. De todas maneras se dijo, estos lugareños, como todos los otros de diferentes lugares, andaban en auto, tenían grupos electrógenos, máquinas, y eran consumidores de lo que ellos estaban buscando y siempre decían lo mismo. Vayan a contaminar a otra parte…

En estas latitudes el sol de mediados febrero se levanta temprano y respondiendo al matemático mandato, puntualmente a las 06:39 horas, ya estaba plenamente alumbrando. El ingeniero Alvarez y el geólogo Juan también estaban ya caminando hacia el cráter con una valija de aluminio cada uno portando diversos instrumentos. Al llegar al borde vieron que el cráter no era cónico sino la boca de un enorme pozo cilíndrico cuyas profundidades se perdían en la oscuridad sin fondo.

-Esto sí que es raro, comentó Juan.

-Ya lo creo, por eso justamente estamos aquí, comentó el ingeniero.

Llamaron por radio pidiendo más equipo al campamento base, sogas, la pequeña grúa levanta caños con el malacate y otras herramientas.

-Habrá que bajar despacio, dijo Juan mientras se ajustaba el arnés de sujeción. Mientras descendía iba transmitiendo por radio lo que veía complementando la imagen de la mini cámara sujeta a su casco.

De pronto, una potente luz que parecía provenir del fondo del pozo iluminó algo que venía subiendo. Desde su posición se veía como un rectángulo luminoso, algo así como la tapa de una caja con brillo metálico. Al llegar a su altura como si fuera un ascensor sin cables, se abrió una puerta y una voz dijo desde alguna parte. ¡Entra Juan!

Desde la boca del pozo Alvarez decía, -Juan la imagen de la cámara se puso blanca, se debe haber averiado, -¿Que está sucediendo?...

Dentro del “ascensor”, Juan estaba como en shock escuchaba a su amigo el ingeniero pero no le salían palabras. De nuevo la voz dijo. -Dile que está todo bien y que sigues explorando… -Sólo te retendremos en esta cabina unos instantes para mostrarte algo…

-Es necesario, continuó la voz, que comprendas y hagas comprender todo esto que te vamos a revelar.

–Para que entiendas mejor te diremos que somos una comunidad de lo que ustedes llamarían científicos. Provenimos de otro mundo y estamos aquí estudiando lo mismo que ustedes… Los hidrocarburos, provenientes según dedujeron bien de lo que llaman periodo cretáceo, hace 65 millones de años, según vuestra escala de tiempo, sólo que nosotros sabemos cómo se formaron. No fue como la mayoría de sus científicos creen que los dinosaurios, junto con otros grupos de animales y plantas, desaparecieron súbitamente como consecuencia del impacto de un meteorito gigante que golpeó la Tierra al final del Cretácico. Fuimos nosotros cuando aún no entendíamos que la paz es la única manera de evolucionar naturalmente. Tuvimos una gran guerra como las que tuvieron ustedes y la peor de todas que está por producirse si no la evitamos. Concretando fue un proyectil superpoderoso que estalló en la tierra y destruyó a la fauna flora. Estos restos se fueron cubriendo con cenizas polvo y es lo que hoy ustedes buscan en forma de petróleo y gas. Este lugar de la Patagonia Austral cerca de la precordillera entre tantos lagos de agua pura, es el mayor reservorio de hidrocarburos con que cuenta el planeta, mucho mayores que los del medio oriente y su descubrimiento generará una guerra de intereses que vuestro estado no podrá manejar y terminará desencadenando una serie de conflictos que terminaran desencadenando una tercera guerra mundial en la tierra que, tendrá como resultante el entierro de gran parte de la superficie. Quizás dentro de 65 millones de años haya otros humanos buscando por aquí lo mismo que ustedes. Petróleo de los restos de ustedes. Por todo esto que no debe suceder, te llevarás contigo tu bolsa de muestras con las que ya pusimos dentro. También nos encargaremos que a partir de ahora todas las exploraciones sísmicas con explosiones en estas áreas sean negativas.

Es nuestra contribución a la paz de este mundo que se encuentra en precario equilibrio. No jueguen más con vuestras ilusiones de poder ni inventando sistemas que contaminan y rompen el natural equilibrio. En esta oportunidad el destino del planeta está en manos humanas. Dios existe, los ama, pero el mal uso de vuestro don especial, el “libre albedrío” le está haciendo perder la paciencia.


destellospatagonicos@gmail.com

Jueves 13 Jul 2017