Lunes 21 de Agosto de 2017
RGL10,6 ºC ST 10,6 ºC H 59 % +info
2538 lectores en línea
www.farmaciaslafranco.com.ar
Destellos Patagónicos
Selección de cuentos y relatos cortos
Jueves 10 Ago 2017
Este es un espacio cedido por La Opinión Austral hace más de diez años para aproximarnos a usted, Sr. Lector, e invitarlo a compartir el buen uso de las nuevas tecnologías, informática, internet, como un medio de apoyo a la docencia, como una eficaz herramienta para ayudar desde la labor educativa salesiana en este vital proceso del “saber ser, sabiendo hacer”. Desde nuestro lugar, Patagonia austral argentina, abrimos una ventana, Destellos Patagónicos. Desde su apertura de par en par, nos ofrece en esta entrega:

La melodía natural
Por Sergio Pellizza 
Adolf, eximio director y compositor está de vacaciones en una acogedora posada turística de Santa Cruz, muy cerca del Glaciar Perito Moreno. Había dormido apurado mucho tiempo, casi por costumbre sin darse la libertad necesaria para que su cuerpo se supere de tantas tensiones. La temporada fue muy exitosa. Los mejores teatros del mundo lo habían recibido y despedido con público aplaudiendo de pie. Estaba exhausto. Necesitaba estas vacaciones. Su agente de viajes estuvo muy acertado al recomendarle este lugar. Había llegado de noche así que no tuvo oportunidad de ver el paisaje. 
Durmió tan profundamente que se le pasó la hora del desayuno, eran más de las 9 de la mañana y un celeste cielo, salpicado de algunas nubes altas, muy blancas, se insinuaban por la gran ventana. Solo se acordaba de un sueño muy particular donde una voz suave le repetía… Adolf escucha el paisaje… 
Sintiéndose brioso, saltó de la cama y fue hasta la ventana. El paisaje tranquilo le dio los mejores buenos días de que tenía recuerdo.
-Hermoso lugar se dijo para sí mismo.
El paisaje recibió el cumplido con una sonrisa de aletear de pájaros que se fueron posando suavemente en el alambrado de 5 hilos que estaba frente a la ventana. 
-Parece un pentagrama, se dijo.
Su corazón de música comenzó a ver los pajaritos como notas blancas y negras, algunas separadas otras más juntas. También notó que los pajaritos ocupaban en distintas posiciones, gran parte del alambrado que ya en su mente era un pentagrama, lo comenzó a ver como una singular partitura. Corcheas, fusas, blancas y negras como queriendo organizar solo para él, la armonización de los silencios. 
Se acercó a la ventana, la abrió y sintió sobre su cara el viento que lo acariciaba con alguna rudeza, pero totalmente limpio y puro. Podía ver entre las ramas florecidas de notros, ñires y lengas (especies arbóreas de la zona) la total magnitud del Glaciar Moreno a unos 4 kilómetros de distancia. 
-Esto es magnífico se dijo, un paraíso valió la pena viajar tanto para estar aquí en este preciso momento. Solfeó en silencio en tiempos desconocidos. Sintió que para aprenderlo le llevaría toda la vida y debería viajar muy, muy lejos y para siempre, donde la partitura tiene el formato de lo eterno. 
-El sostén de su atril le dijo, solo espera…
Después del desayuno, tomó el auto que lo esperaba con chofer guía contratado para ver lo máximo posible en el poco tiempo que tenia disponible.
Cuando llegó a ver el Glaciar Moreno de frente, sintió un sacudón en todo su cuerpo, hasta sus vísceras temblaron. Los azules vibraban su espectro cromático en sus retinas y por un misterioso mecanismo que no entendía, sus finos oídos podían oír los colores en una escala de tonos altos, que nunca había escuchado. Eran como notas que vibraban en una frecuencia especial solo audibles para él.
Llegó a la posada eufórico, lleno de paz, tranquilidad, alegría de todo este paquete de emocionalidades que le hacían cosquillas en su interioridad. La tarde perezosa en retirarse corría el telón del ocaso con lentitud ofreciendo un cielo con tantos matices de rojos alucinantes que también podía escuchar en una tonalidad cromática más baja.
Cenó con muy buen apetito en compañía de otros huéspedes que hablaban de economía, política y otros temas que no le interesaban. Se retiró temprano. No bien apoyó su cabeza en la almohada el sueño lo recogió de inmediato y lo llevó a un escenario lleno de sonidos de colores sin orden alguno. Parecían un licuado de arco iris donde los colores no se mezclaban para conformar un desabrido blanco. Al contrario cada color conservaba su identidad y a medida que giraban más rápido aumentaba su brillo tonal. 
En su sueño escuchó de nuevo la suave vos que le decía, Adolf escucha el paisaje. 
Se levantó temprano, abrió la ventana, y vió que estaba lloviendo. 
-Lástima se dijo es mi último día…
Ingresó al desayunador vacio aún porque era muy temprano y de pronto la vio. En el rincón, vestida de blanco frente al pequeño piano vertical, estaba la mujer más hermosa que había visto en su vida. Al aproximarse ella giró su rostro y lo miró con sus profundos ojos llenos de estrellas. Sus finos dedos solo apoyados sobre el teclado y una hoja de papel de música solo con las cinco líneas del pentagrama en espera de ser llenados de notas, en el atril.
-Buenos días dijo Adolf es un gusto conocerla señorita. ¿Está por tocar algo de memoria?
-No Adolf yo soy tu musa inspiradora y la que te dice en sueños que escuches el paisaje.
Adolf, con toda tranquilidad se aproxima y le dice muy cerca.
-Dígame señorita musa inspiradora tengo dos preguntas para usted.
-Primera. ¿Cómo es que usted es tan hermosa? Y segunda ¿Es soltera?
- Soy tan hermosa como la música que llevas en tu corazón Adolf…
-Soy Urania hija de Zeus y junto con mis otras 8 hermanas compañeras de Apolo, dios de la Música. 
- Somos todas inspiradoras…
- Si soy soltera y si tu logras traer con amor los sonidos del paisaje que escuchaste en los azules del glaciar y los rojos del ocaso patagónico y ponerlos en el este blanco pentagrama. Los pajaritos de tu pentagrama de alambre volarán solfeando la melodía de la naturaleza. Esto para aprenderlo te llevaría toda la vida y deberías viajar muy, muy lejos y para siempre, donde la partitura tiene el formato de lo eterno. Si tú me lo pides Adolf estoy dispuesta a acompañarte. 

destellospatagonicos@gmail.com 
Jueves 10 Ago 2017