Martes 14 de Noviembre de 2017
9206 lectores en línea
Columnistas
Elisa Elliot y Marcos Lewis, Puerto Santa Cruz, 1918.
Miradas centenarias
En 2001 tuve oportunidad de entrevistar a Elisa Elliot de Lewis en su hogar de Puerto Santa Cruz donde me recibió su hijo Leonardo junto a la familia. Un año antes había cumplido cien años con una asombrosa lucidez que nos permitió conversar largas horas de un fin de semana. En 1900 nació en Fogo, Canadá, pero en 1914 viajó con su madre, que era viuda y volvía a casarse, con “Bill” Downer, poblador de “Las Horquetas”, al norte del río Santa Cruz. En 1918 Elisa se casó con Marcos Lewis, poblador de “Cañadón el Toro”. Era nieto de James Lewis y Eleonor Britten, que llegaron de Inglaterra a la Patagonia en 1869.
María y Manuel Alvarez con su hijo Julio. (Foto Roil).
Miradas centenarias… vivir 100 años
En el ‘900 Asturias dejaba partir de sus brañas y pedregales a muchos osados que imaginaban a la Patagonia como tierra de esperanza. Tantos contares de una familia a la otra y de un pueblo a otro, provocaban cada partida. En 1917 Manuel Alvarez regresó a España después de cuatro años de abnegado trabajo en el campo sureño que deterioró sensiblemente su salud. En los años ‘30, cuatro de sus hijas, fuertes y laboriosas, llegarían a Santa Cruz. María Alvarez fue una de ellas.
Angelina Paz, Paula Cribani y Alicia Poveda.
En Fundacruz
“¿Cómo abarca el tiempo un dibujo?, ¿Qué universos están contenidos dentro de cada obra? Poder expresar en una obra sentimientos que nos atraviesan, construir ideas y plasmarlas mediante un trabajo activo que luego se detiene dando paso a una quietud… volver a revivir al momento del contacto con el espectador entrando en juego esa dinámica de darle vida en la interacción con la propia experiencia. Las representaciones envuelven ese mundo interior que aflora, son capullos que sugieren, capullos que engendran y guardan un proceso, un momento, una experiencia”.
El Río Gallegos Tennis Club.
INFORME ESPECIAL
El principio de un poblado trae consigo la formación de asociaciones, clubes sociales y deportivos por parte de los primeros vecinos, algunas instituciones van desapareciendo a través de los años, mientras que otras resisten y se afianzan con el tiempo, de generación en generación. El Río Gallegos Tennis Club fue fundado el 22 de octubre de 1922. Es un claro ejemplo de perseverancia de un club tradicional dentro de la comunidad, además porque venció el prejuicio del deporte blanco “de élite” para transformarlo en uno inclusivo que todos pueden aprender y disfrutar.
Estela Raval.
Estela Raval
En 1955 Estela Raval fue premiada como la mejor cantante de Jazz del año por su labor con la orquesta del maestro Fortunato. Unos años antes -recordemos- cantaba en un bar de pueblo: “Los Muchachos” de Río Gallegos. Nacía una estrella de la canción melódica. Integró el cuarteto vocal “Los 4 bemoles” y en 1957, inspirados en “Los Plateros”, formaban el grupo vocal latinoamericano más famoso de todos los tiempos: “Los 5 latinos”. Había llegado a la cima y luego incursionó como solista, brillando todavía más. Hizo duetos con Paloma San Basilio, Isabel Pantoja y Alberto Cortez, entre otros.