EN LA PRESIDENCIA DEL PAÍS

Alberto Fernández: una gestión con una profunda mirada federal

Durante el primer año de gestión, el Presidente recompuso la distribución de recursos hacia el conjunto de las jurisdicciones. En particular, para Santa Cruz se resignificaron las partidas y aportes, triplicando la inversión.

Por Sebastián Premici


No iba a ser el primer acto de campaña pero lo fue. Alberto Fernández llegó a Río Gallegos en mayo del año pasado para participar de una charla de formación política. Pero fue mucho más que eso, porque ese fin de semana, Cristina Fernández de Kirchner movía el tablero político al proclamar la fórmula Alberto CFK.

 

 

Aquella noche, en su primer acto como candidato a Presidente, recordó sus comienzos con Néstor Kirchner, le habló a la juventud y describió los principales desafíos que tendría la Argentina a partir del 10 de diciembre de 2019. La pandemia, todavía estaba lejos.

 

 

“Por momentos pienso que estamos peor que en 2003. No teníamos los niveles de inflación de hoy, ni un déficit fiscal del 6%. Hoy estamos técnicamente en default” indicó Fernández y resaltó “vamos a tener que ingeniárnosla para salir adelante y lo vamos a hacer”.

 

 

No se equivocó. El desafío sigue siendo la reestructuración de la deuda con el FMI y la recuperación económica, crisis acentuada por el impacto del coronavirus. El eje discursivo durante su campaña presidencial fue la mirada regional. Santa Cruz había sido una de las jurisdicciones más afectadas por el falso federalismo propiciado por Cambiemos. Alberto Fernández recompuso esa situación.

 

Antes de la pandemia

El período 2016-2019 podría calificarse como de “desidia y revanchismos” desde Nación hacia Santa Cruz. El freno abrupto en obras claves para la generación energética de todo el país - YCRT y las represas sobre el río Santa Cruz-, y otras obras frenadas o incumplidas, formaron parte del menú de aquellos años.

Previo a la pandemia, el Congreso nacional sancionó la “emergencia económica, social y financiera”.

 

 Acta compromiso de Alberto Fernández con las provincias.
Acta compromiso de Alberto Fernández con las provincias.

 

En ese contexto, la Provincia firmó con Nación un “Acta Compromiso”, que marcó el inicio de una renueva relación con el Estado nacional, con el eje puesto en la distribución de obras públicas por toda la provincia.

 

El desafío principal sigue siendo la reestructuración de la deuda con el FMI

 

Uno de los primeros planes firmados con el Gobierno nacional fue para la ampliación de la red de agua y desagüe para ser ejecutadas en 17 municipios y comisiones de fomento. La inversión total estimada fue de $ 2.523 millones. Ayer mismo, Fernández, al inaugurar distintas obras en 12 provincias (entre ellas Santa Cruz), afirmó “estamos cumpliendo cada uno de los compromisos que asumimos y construyendo un país que a todos nos ampare, que a nadie deje al margen”.

 

 

Esta lógica en la distribución de obras públicas marcó el rumbo que adoptó el proyecto de Presupuesto 2021, más allá de los recursos necesarios para contener la pospandemia. El Presupuesto para Santa Cruz se estipuló en $ 61.000 millones, un incremento del 34% frente a la última norma sancionada.

 

 Aníbal Fernández en YCRT, tras asumir como interventor.
Aníbal Fernández en YCRT, tras asumir como interventor.

 

Eso se suma a los datos de la inversión real directa y las transferencias de capital durante este año complejo, por un total de $ 1.345 millones entre enero y septiembre, lo que significa un 211% más que en 2019, de acuerdo a la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera (ASAP). También se destacan los desembolsos para YCRT, con un acumulado de $ 4.750 millones en los primeros 9 mese del año. 78 veces más que el año pasado.

 

Contener la pandemia

La crisis económica que generó la parálisis casi total de la economía, debido a las medidas de aislamiento, repercutió de lleno en los niveles de recaudación nacional y provincial. Esa merma fue subsanada, en parte, por distintos programas de asistencia directa tanto a familias (IFE) como a los trabajadores (ATP), fondos específicos para las provincias (ATN y préstamos del Fondo Fiduciario de Desarrollo Regional).

 

 

Eso compensó la caída real de la coparticipación. El promedio de la asistencia financiera (incluyendo cajas previsionales y convenios específicos) en relación a recursos de coparticipación ascendió al 18% del total de las transferencias del primer semestre de 2020.

 

 

“Estamos cumpliendo todos los compromisos que asumimos”, dijo Alberto Fernández.

 

Sin embargo, para Santa Cruz esa asistencia representó el 29%. Indica que los recursos distribuidos por coparticipación más los ATN y el préstamo del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial fueron claves para sostener las cuentas públicas.

 

 

Desde que se decretaron las medidas de aislamiento más severas (marzo) hasta septiembre de este año, la Provincia recibió un total de $ 2.470 millones girados de manera directa, distribuidos en ATN ($ 960 millones), una primera cuota del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial ($ 1.500 millones) y otros $ 10 millones como refuerzo para alimentos y productos de limpieza por parte del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

 

 

Además, hubo desembolsos de $ 2.320 millones correspondientes a la asistencia para beneficiarios de los créditos FOGAR y FONDEP y los ATP para salarios (1.600 empresas para 16.000 trabajadores).

 

 

A través del IFE se llegó a 44.363 familias en una primera etapa. De ese total, 10.750 poseían la AUH, otros 2.780 eran monotributistas, 468 trabajadoras de casas particulares y receptores de otros planes sociales compatibles; mientras que 30.365 correspondieron a trabajadores informales y desocupados, sin seguro de desempleo.

 

LAS CAPITALES ALTERNAS PARA DESCENTRALIZAR LA GESTIÓN

 

El Congreso convirtió en ley el proyecto “Capitales Alternas”. Fue una iniciativa lanzada durante la campaña presidencial. La misma apunta a desconcentrar y descentralizar la gestión de instituciones y organismos nacionales. “Queremos construir un país realmente federal, con igualdad de oportunidades y equidad territorial. Esta iniciativa, compromiso asumido por el presidente, es el puntapié para lograrlo”, sostuvo el ministro de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

 

 

El objetivo de la iniciativa, esbozado por Alberto Fernández antes de asumir, es acercar la gestión nacional a cada una de las provincias y “ponerle fin a las grandes inequidades a través de políticas públicas que resuelvan las problemáticas y potencien a las diversas regiones del país.”

 

 

La agenda de una Argentina federal había sido impulsada por Fernández durante un encuentro en la ciudad de Rosario en la que estuvieron 14 gobernadores. Ya en aquel momento se fijó lo que luego se plasmó en una ley, recientemente sancionada: la designación de las ciudades que cumplirían esa función.

 

 

Así en Santa Cruz, es Caleta Olivia, la segunda ciudad más poblada, la que se erige como capital alterna. A ella se le suman: La Matanza y General Pueyrredón (Buenos Aires), Rosario (Santa Fe), Río Cuarto (Córdoba), Bariloche (Río Negro), Comodoro Rivadavia (Chubut), Concordia (Entre Ríos), Orán (Salta), Río Grande (Tierra del Fuego), General Pico (La Pampa), Guaymallén (Mendoza) y las capitales de Formosa y San Luis.

 

Además de Oberá (Misiones), Tinogasta (Catamarca), Roque Sáenz Peña (Chaco), Goya (Corrientes), San Pedro (Jujuy), Chilecito (La Rioja), Cutral Có (Neuquén), Caucete (San Juan), La Banda (Santiago del Estero) y Monteros (Tucumán).

 

En una reciente reunión del Gabinete federal ya se prepara la primera visita oficial a una de esas capitales. Se confirmó que será en el sur del país, aunque no se precisó a cuál de ellas

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias