A TRAVÉS DE UNA EXTENSA CARTA

Alberto Fernández pidió tener presente que “no es lo mismo” oficialismo y oposición

El presidente resaltó que este año la Argentina “habrá crecido más del 7%”, renovó su llamado a una “reflexión colectiva” sobre la necesidad de empezar a construir en unidad “un mejor futuro”, y advirtió sobre las diferencias entre oficialismo y oposición.

Por La Opinión Zona Norte


“Enfrentamos dos modelos de país claramente contrapuestos que miran los problemas del pueblo de modo diferente. Y comprender la dimensión de la discrepancia es central para construir el futuro”, escribió el presidente Alberto Fernández en una extensa carta que publicó el portal informativo Infobae.

“Estoy escribiendo estas líneas en un medio de comunicación que día a día abre su espacio para que todos se expresen libremente. Yo celebro que en la Argentina que gobierno no haya voces acalladas, periodistas censurados ni opositores perseguidos. La pluralidad y el disenso deben nutrir nuestra democracia.

Nos ha tocado vivir un tiempo muy difícil. No suele ocurrir que una pandemia se desate en el mundo y azote a la humanidad. Recién ahora, con el avance de la vacunación, los contagios ceden y empezamos a recuperar el ritmo habitual en nuestras vidas. Así, nuestra Argentina ingresa en una nueva etapa.

Creo que este es el momento oportuno para convocar a una reflexión colectiva. Sé que para algunos el concepto de futuro está en crisis. Enfrentar la pandemia vivida en un contexto negativo generado por el estrepitoso fracaso del gobierno que nos precedió, debe ser razón suficiente para explicar tanta incertidumbre.

Tras el dolor que la pandemia nos ha infringido llevándose con ella la vida de tantos seres queridos, hoy la Argentina empieza a recuperarse.

Todas las estimaciones dan cuenta de que cuando este año culmine, Argentina habrá crecido más del 7% y seguirá creciendo en los años posteriores.

Desatada la pandemia, trabajamos para asegurar la atención médica de quienes el virus contagió. Así salvamos miles de vidas en Argentina como muestran las cifras comparadas de exceso de mortalidad. Cuidar fue éticamente imprescindible.

Con esa misma lógica de cuidados, avanzamos en la inmunidad. Desde el último diciembre aceleramos el plan de vacunación más vertiginoso que nuestra memoria recuerda. La vacunación no sólo nos permitió preservar vidas. También hizo posible la recuperación económica que hoy vivimos.

Pero mientras cuidábamos la salud de los argentinos nunca perdimos de vista la necesidad de preservar pequeñas y medianas empresas que daban y dan trabajo.

No todo es lo mismo

No es lo mismo generar con total desaprensión una crisis económica y social como la que creó el gobierno anterior, que trabajar y esforzarse por proteger en todo lo posible a la Argentina ante una crisis global determinada por una pandemia.

No es lo mismo lograr que la industria crezca, incluso en pandemia, que la destrucción industrial que hemos vivido entre 2016 y 2019.

No es lo mismo que los jubilados paguen o no medicamentos.

No es lo mismo que las tarifas de los servicios públicos sean accesibles para quienes los requieran o que las tarifas sean dispuestas en función de las utilidades pretendidas por quienes explotan esos servicios.

Es evidente que debimos enfrentar la sumatoria de dos crisis: la derivada de la pandemia y la que generó el gobierno anterior. No todos advierten esa realidad. Algunos, producto del dolor presente causado por la enfermedad y la muerte, han pasado a un segundo plano el sufrimiento que hemos vivido cuando la actual oposición gobernaba el país.

Por sobre todas las cosas, queremos impulsar el trabajo en nuestra patria. Dejar atrás los tiempos de especulación financiera para promover la inversión en proyectos productivos que generen más empleos.

Esa es nuestra prioridad. El tiempo de los planes sociales debe ser superado por la creación de trabajo. Sabemos que gobernar es crear trabajo porque entendemos que nada dignifica más al ser humano que poder ganar lo necesario para su sustento diario. Eso no significa dejar de asistir a quienes lo necesitan. El Estado no puede abandonar a su suerte a las víctimas de la pobreza.

Hoy quise con estas líneas, renovar mi compromiso con la Argentina que cuida, con la Argentina que incluye, con la Argentina que crece. Quise renovar mi compromiso con la democracia y con el pleno respeto a las instituciones. Quise reflexionar en conjunto sobre lo que nos pasa buscando darle certidumbre a la necesidad de empezar a construir un mejor futuro.

Desde el 10 de diciembre de 2019 sólo vivimos 99 días en un clima de normalidad sin tener en riesgo nuestras vidas. El día 100 de normalidad está llegando y a partir de entonces sólo seremos nosotros lo únicos artífices de nuestro destino”.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias