Política internacional

Argentina y Rusia, una relación cada vez más fuerte

El fortalecimiento entre ambos gobiernos y la gestión que inicia el nuevo embajador Eduardo Zuaín. Más allá de las vacunas, la importancia del comercio exterior, las inversiones y los proyectos. Acá reproducimos la nota de un periodista argentino que publicó "International Affairs", el centenario órgano de prensa de la Cancillería rusa.

Por La Opinión Austral


* Por Hernando Kleimans

El flamante embajador argentino en Rusia, Eduardo Zuaín, ya está en Rusia, donde tendrá su primera entrevista oficial moscovita. En el enorme Palacio de Plaza Smolensk, pleno centro de la ciudad y sede de la Cancillería rusa, el recién arribado diplomático será recibido por el vicecanciller Serguei Riabkov, a cargo de las relaciones del Kremlin con América Latina.

 

Se supera así otro período de vacío diplomático con Rusia. En esta oportunidad, el elegante palacete de Bolshaya Ordynka 72, a unas cuadras de la Plaza Roja, estuvo sin su titular casi por un año. Esperamos que haya sido la última manifestación de desatención sistemática con un socio estratégico como lo es Rusia para la Argentina.

 

 El Gobierno designó oficialmente a Eduardo Zuain como embajador ante la Federación Rusa, a través del Decreto 51/2021, publicado el lunes 1° de febrero en el Boletín Oficial. En la foto con el Canciller Felipe Solá.
El Gobierno designó oficialmente a Eduardo Zuain como embajador ante la Federación Rusa, a través del Decreto 51/2021, publicado el lunes 1° de febrero en el Boletín Oficial. En la foto con el Canciller Felipe Solá.

 

Y la verdad es que las relaciones con Rusia, con sus 135 años a cuesta, han tenido siempre oscilaciones ostensibles de la parte argentina. Pese a que durante toda su historia no se registran casos de conflictos, ni de enfrentamientos, ni de litigios. Por el contrario, siempre se caracterizaron por una actitud amistosa y colaboradora.

 

Moscú siempre apoyó los reclamos argentinos por las islas Malvinas y del Atlántico Sur. Hay una buena política de cooperación en la agenda de las Naciones Unidas. Buenos Aires nunca ha participado de las numerosas campañas de provocación contra Moscú. El vínculo en este sentido es operativo.

 

 El Embajador de la Federación de Rusia en Argentina Dmitry Feoktistov en febrero de 2020 durante la ceremonia que se realizó en Homenaje a los Héroes caídos en el conflicto del Atlántico Sur de 1982 en la Plaza Islas Malvinas de la Ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego.
El Embajador de la Federación de Rusia en Argentina Dmitry Feoktistov en febrero de 2020 durante la ceremonia que se realizó en Homenaje a los Héroes caídos en el conflicto del Atlántico Sur de 1982 en la Plaza Islas Malvinas de la Ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego.

 

Las relaciones económicas, en cambio, casi nunca demostraron un desarrollo constante y estable. Pese a los numerosos acuerdos y tratados suscriptos entre ambos países. Pese al acuerdo marco de Asociación Estratégica, suscripto en 2014 por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su colega ruso Vladímir Putin.

 

 El 23 de abril de 2015 la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó con Vladímir Putin una serie de documentos de cooperación bilateral en los ámbitos comercial, inversiones, energético y técnico-militar entre otros.
El 23 de abril de 2015 la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó con Vladímir Putin una serie de documentos de cooperación bilateral en los ámbitos comercial, inversiones, energético y técnico-militar entre otros.

 

En la década del 80 las relaciones comerciales sumaron varios miles de millones de dólares de intercambio anual. Pero fueron cifras obtenidas de operaciones mercantiles y no de proyectos conjuntos de desarrollo económico. Cuando la coyuntura del mercado cambió, desaparecieron esas cifras. En el año 2019 el giro comercial entre ambos países fue apenas superior a los mil millones de dólares.

 

 

 

En su momento, la Unión Soviética suministró a la Argentina turbinas y equipos de generación eléctrica que alcanzaron a cubrir casi el 40% de la capacidad instalada. En su momento, también proveyó de equipamiento para la industria petrolera. Todavía en ciudades como Rosario o Córdoba circulan los trolleybuses de la fábrica “Engels”, en Sarátov.

En su momento, Rusia fue la primera compradora de carnes y cereales de la Argentina. Y un importante cliente para nuestras frutas.

 

Hoy, las actuales circunstancias mundiales, generadas por la pandemia pero también por una crisis económica que afecta especialmente a los países emergentes, obligan a concertar conductas pragmáticas y a buscar puntos de apoyo para poder salir del pozo. No son muchos los eventuales socios en este propósito. Argentina debe encontrar el respaldo necesario en aquellos países que se lo ofrecen.

 

 

Se trata de confeccionar un programa de acción conjunta que permita el desarrollo efectivo de nuestra economía y que, al mismo tiempo, contribuya al fortalecimiento de sectores de la economía rusa. En el caso argentino se trata de la energía, del transporte, de la industria extractiva, entre otros rubros. En el caso ruso, se trata del complejo agroindustrial y la biotecnología.

 

En gabinetes de la Secretaría de Energía y de la Secretaría de Obras Públicas del gobierno argentino circula un documento nombrado como “Agenda Energética Argentina-Rusia”, con proyectos concretos de cooperación. En el ámbito eléctrico, el principal es el proyecto de la Central Hidroeléctrica de Chihuido, en plena Patagonia, con un presupuesto de casi dos mil millones de dólares, que podrá abastecer de energía a Vaca Muerta, la potente cuenca petro-gasífera que se desarrolla en esa región. La compañía Inter RAO integró el grupo de empresas que en 2015 se adjudicó la licitación luego anulada por el gobierno de Mauricio Macri. Ahora, Inter RAO reiteró su interés en la obra.

 

 Ubicación de la Central Hidroeléctrica de Chihuido, en Neuquén. Podrá abastecer de energía a Vaca Muerta.
Ubicación de la Central Hidroeléctrica de Chihuido, en Neuquén. Podrá abastecer de energía a Vaca Muerta.

 

 

Inter RAO también mantiene negociaciones para considerar proyectos de tendido de redes eléctricas, obras realmente deficitarias en la Argentina y de una prioridad absoluta.

 

La Agenda Energética incluye el plan de repotenciación de las turbinas en la central hidroeléctrica de Salto Grande, construida en 1976 y equipada por la Unión Soviética. Este emprendimiento conjunto con Uruguay ahora requiere modernización y aumento de capacidad de generación. Power Machines, la sucesora de Energomachexport, la empresa que proveyó esos equipos, se ha propuesto para continuar una obra cuyo presupuesto estimado oscila en los 800 millones de dólares.

 

Power Machines también prepara una presentación para incrementar la potencia de la central hidroeléctrica argentino-paraguaya de Yacyretá.

 

 El 25 de febrero el secretario de Energía, Darío Martínez, mantuvo un encuentro con el embajador argentino en la Federación Rusa, Eduardo Zuain, en donde analizaron diversas posibilidades de intercambio comercial en materia energética entre ambos países.
El 25 de febrero el secretario de Energía, Darío Martínez, mantuvo un encuentro con el embajador argentino en la Federación Rusa, Eduardo Zuain, en donde analizaron diversas posibilidades de intercambio comercial en materia energética entre ambos países.

 

Dos grandes compañías rusas: Gazprom y Zarubiezhnieft iniciaron tratativas para invertir en campos de petróleo y gas tanto en Vaca Muerta como en Tierra del Fuego. Serían las primeras empresas rusas en trabajar en esos yacimientos. Existe la idea de construir en Tierra del Fuego, aprovechando sus grandes reservas de gas, un complejo para producción de GNL, que podría exportarse al Sudeste Asiático cruzando el estrecho de Magallanes y navegando por el Pacífico Sur. Una ruta mucho más corta y barata que la ruta del Mar Ártico.

 

 El embajador ruso fue recibido por el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. El interés de las empresas rusas en el petróleo en la agenda.
El embajador ruso fue recibido por el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. El interés de las empresas rusas en el petróleo en la agenda.

La Argentina explotó décadas atrás la red ferrocarilera más extensa de Sudamérica. De sus 42.000 kilómetros ahora están en condiciones operativas alrededor de 10.000… La misma obsolescencia se evidencia en el material rodante, tanto vagones como tracción. Entre los proyectos que las empresas rusas y las argentinas están en condiciones de abordar se encuentran el ferrocarril nordpatagónico, que uniría el puerto de Bahía Blanca, en la costa atlántica argentina, con el de Concepción en el Pacífico chileno. También se estudia el proyecto ferroviario que uniría la zona agroganadera argentina con el sur del Brasil. Dos desarrollos en los que en su momento mostró interés la rusa “RZhD”.

 

 Existe un proyecto para unir el Atlántico con el Pacífico en ferrocarril.
Existe un proyecto para unir el Atlántico con el Pacífico en ferrocarril.

 

En ese mismo campo, otra gran empresa rusa, “Transmashholding”, radicó una subsidiaria en la Provincia de Buenos Aires con el objetivo de fabricar vagones tanto de carga como de pasajeros para la renovada red ferroviaria argentina. En su momento acompañó a “TMH” la compañía Sinara, gran productora de locomotoras y equipos de tracción.

 

En este mismo sector del transporte, hay empresas rusas dispuestas a participar tanto en la nueva licitación de la Hidrovía como en la obra del dragado del Canal Magdalena.

 

Para coordinar este flujo de futuros negocios, entre los bancos centrales de ambos países, así como entre principales bancos comerciales, se han suscripto algunos memorandos de entendimiento que ahora tendrán que transformarse en acuerdos operativos. En una primera fase, como lo mencionan los documentos suscriptos entre el Roseximbank y el BICE, y el Gazprombank y el Banco Provincia, se trata de establecer cuentas correspondientes pero, en la medida en que estos negocios planteados prosperen, a semejanza de lo actuado por los bancos chinos, se prevé la instalación de representaciones de bancos en ambos países.

 

El volumen de negocios que están sobre una eventual mesa de negociaciones es lo suficientemente importante como para dar crédito a versiones que hablan de la instalación de un mecanismo de SWAPP entre Rusia y la Argentina, similar al existente entre China y la Argentina, que ha permitido financiar con tranquilidad importantes proyectos de infraestructura emprendidos en nuestro país por compañías chinas.

 

 

Esta enumeración de proyectos conjuntos necesita una acción integral y coordinada. Una gestión que permanezca en el tiempo y no se diluya con eventuales cambios políticos. Al fin y al cabo, esta conducta es la que define la conjunción de ideales políticos, basados en el respeto a la soberanía y en la observancia de la política de no injerencia en los asuntos de otros estados.

 

En este cometido, debe someterse a gran revisión y renovación la actividad de la Comisión Intergubernamental de Cooperación Económico-Comercial y Científico-Tecnológica, más conocida como “Comisión Mixta”. Creada en 1974, se ha reducido a sus reuniones plenarias y no despliega ninguna acción ejecutiva. Sin embargo, la renovación de su Secretariado Permanente Binacional daría pie al funcionamiento de un órgano ejecutivo. Del mismo modo, la realización de esos plenarios en provincias argentinas y regiones rusas, además de respetar el carácter federal de ambos estados, permitiría incorporar propuestas y proyectos generados fuera de Buenos Aires y Moscú. Esta es otra de las tareas que lleva en su portafolio el embajador Zuaín.

 

Uno de los temas políticos centrales a atender por el nuevo representante diplomático, sin duda, será la búsqueda de un entramado solidario con la decisión del gobierno argentino de llevar a cabo un gran programa de reconstrucción nacional. En este sentido,se presenta como muy atractiva la posibilidad de un ingreso de la Argentina al Grupo de los BRICS. Las características económicas y políticas de nuestro país avalan esta intención.

 

 

Será tarea del nuevo representante argentino en Moscú reverdecer antiguas gestiones, hechas a principios de la pasada década, para lograr ese objetivo. En aquella oportunidad, la intención argentina contó con la solidaridad y el respaldo de la mayoría de los países BRICS. Esa actitud, dada la actual realidad internacional, sigue activa y lista para ser aplicada.

 

En tal caso, para la Argentina, Moscú será, además de un gran centro de negocios y de una programada conjunción económica, un decisivo pilar para la consolidación de su presencia soberana en un nuevo mundo de alianzas multipolares.

 

(°) La nota original publicada en ruso.

https://interaffairs.ru/news/show/29527

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias