INFORME ESPECIAL: TODA LA AYUDA DE NACIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

“Con la gente adentro”: cuando el gasto público es salud

Nación incrementó las transferencias a las provincias un 57 %. Ante la crisis por la pandemia la respuesta del Estado fue contundente. ¿Cómo podrá financiarse la expansión fiscal? El impuesto a las grandes fortunas podría aportar más de $ 200.000 millones.

Por Sebastián Premici


El Gobierno Nacional extendió nuevamente la “invitación” a los bonistas para acceder al canje de una parte de la deuda externa ante la falta de un acuerdo por consenso.

No es una buena perspectiva que los principales fondos de inversión que jugaron a la ruleta financiera con el macrismo sigan presionando para conseguir una mejor tajada.

Y menos aún que todavía las autoridades no hayan logrado cerrar una propuesta, condición casi sine qua non para esbozar un plan económico sustentable en el mediano plazo.

A medida que pasan los días, el frente interno también complejiza el escenario, quitándole margen de acción al Poder Ejecutivo.

Los mensajes contradictorios en torno al tema Vicentin (expropiación que se pensaba para conformar una empresa testigo en el sector de alimentos y biocombustibles, ante el desfalco de los dueños privados) son signo de una débil correlación de fuerzas.

Pero en el mientras tanto la vida continúa y las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio a causa de la pandemia expusieron una realidad que no estaba registrada: casi 9 millones de personas con la necesidad de acceder a ingresos de emergencia, relaciones laborales camufladas bajo el monotributo (la política macrista de la precarización), sumado al freno lógico de la actividad económica.

Frente a este cuadro de situación, la respuesta del Estado Nacional fue contundente: el gasto primario, es decir las erogaciones para sostener a las familias, jubilades, trabajadores y empresas, creció 50 puntos porcentuales por encima de lo que se preveía a comienzo de año. “Es con la gente adentro”, reza el dicho popular.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) publicó durante los primeros días de junio un extenso informe con la composición de ese gasto primario y la evolución de las transferencias hacia las provincias.

El despliegue de toda esta batería de instrumentos fiscales hace más urgente la necesidad de buscar fuentes de financiamiento, como por ejemplo el impuesto -transitorio- a las grandes fortunas.

Según estimaciones del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, dicha “contribución solidaria” podría aportar un poco más de 200.000 millones de pesos, suficiente como para seguir ampliando la expansión fiscal con medidas contracíclicas.

Caída de recursos

La merma de la actividad económica tuvo su correlato esperado- en los niveles de recaudación. Sólo en marzo, el Estimador Mensual de la Actividad, que elabora el Indec, sostuvo que la caída durante el primer trimestre del año fue del 5,4 por ciento, cuando recién comenzaban a aplicarse las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

La recaudación tributaria de mayo cayó en términos reales un 38,5 por ciento y los ingresos por la seguridad social, otro 23,7 por ciento. Lo primero se explica por el descenso en IVA por menores niveles de consumo y en Ganancias; lo segundo por mayores despidos y crisis en el sector privado.

¿Cómo se compensó esta situación? El Banco Central transfirió al Tesoro 430.000 millones de pesos en concepto de utilidades; es decir el 60 por ciento de los ingresos totales. De no haberse contado con este instrumento (mensaje para los pulcros defensores de la inexistente independencia del BCRA) la caída de ingresos hubiese sido un verdadero yunque.

Creció la erogación para sostener familias, jubilades, trabajadores y empresas

Durante los primeros cinco meses del año, los ingresos tributarios registraron una caída real (deflactada la inflación) del 18,1 por ciento, mientras que los recursos de la seguridad social cayeron un 14,7 por ciento.

Otro segmento que registró una fuerte caída de la recaudación fueron los Derechos de Exportación. La lógica indica que esto se debe a una retracción generalizada de la demanda en todo el mundo.

Y así ocurrió; pero el factor autóctono que incidió en esta situación fue la perspicaz decisión de los agroexportadores de adelantar operaciones durante los últimos meses de 2019 para zafar del aumento de las retenciones.

En mayo ingresaron 20.928 millones de pesos, un 57,9 por ciento menos que en el mismo período del año pasado.

Inversión primaria

El promedio de la ejecución presupuestaria de mayo creció un 45,1 por ciento pero lo hizo mucho más si se contempla solamente el gasto primario; esto habla del fuerte peso que tuvieron las transferencias a las provincias, el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción, el Ingreso Familiar de Emergencia y las políticas alimentarias.

Las transferencias de recursos hacia las provincias y municipios crecieron un 57,4 por ciento, es decir 12 puntos porcentuales más sobre la ejecución presupuestaria general. Esto es indicativo de las urgentes necesidades de todas las jurisdicciones del país en este contexto de pandemia.

A través del decreto 352/2020 del 8 de abril, el Estado nacional creó el Programa para la Emergencia Financiera Provincial, compuesto por transferencias vía ATN y créditos blandos a través del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial.

En mayo, los recursos distribuidos a las provincias en concepto de créditos blandos ascendían a 22.036 millones de pesos.

El 19 de junio, Nación rubricó otros convenios incluida Santa Cruz (3000 millones) y llevó la cifra total por este programa hasta los 35.600 millones de pesos, es decir el 30 por ciento del total estipulado en el decreto 352/20.

En mayo, el Estado nacional transfirió en concepto de IFE, 80.231 millones de pesos

En total, Nación ya firmó convenios con Tucumán (6000 millones), Chubut (5000), Neuquén (5000), Entre Ríos (3500), Chaco (2500), Córdoba (4800), Santa Fe (4600), Misiones (1200) y los 3000 millones para Santa Cruz.

La asistencia a través de este instrumento representa más del 46 por ciento del total de transferencias hacia las provincias.

Los criterios de distribución responden a las necesidades fiscales de cada jurisdicción informadas a las autoridades nacionales, a los niveles de informalidad laboral y las necesidades sanitarias.

Los créditos blandos deberán pagarse en 36 meses, con un período de gracia hasta enero de 2021 y una tasa de interés del 0,10 por ciento nominal anual. Estas mismas condiciones rigen para la refinanciación de deudas previas con el Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial.

En relación a los Aportes del Tesoro Nacional, en mayo fueron distribuidos 10.995 millones de pesos, mientras que para el período enero mayo, la cifra ascendió a 38.033 millones. También hubo un despliegue de fondos vía el subsidio de tasas desde el Banco Nación y otras entidades Fondep y Fogar por un total de 37.000 millones de pesos; y la asistencia a las empresas para sostener las fuentes laborales fue de 44.759 millones; para julio, Nación evalúa que para aquellas empresas que lograron volver a la actividad, la asistencia mute de subsidio a crédito.

En total, las transferencias para la Patagonia fueron de 4.108 millones

El otro programa para destacar es el Ingreso Familiar de Emergencia, que como publicó La Opinión Austral en su entrevista a la directora de la ANSeS Fernanda Raverta, las nuevas partidas llegarán a casi 9 millones de personas, entre quienes reciben la Asignación Universal por Hije, monotributistas y trabajadores informales.

En mayo, el Estado Nacional transfirió en concepto de IFE 80.231 millones de pesos según el análisis realizado por la Oficina de Presupuesto del Congreso. De ese total, les beneficiades de Santa Cruz recibieron 586 millones de pesos, seguidos por Chubut (861 millones), Neuquén (1071 millones), Río Negro (1308 millones) y Tierra del Fuego (282 millones).

En total, las transferencias para la Patagonia fueron de 4.108 millones, es decir el 5 por ciento del total distribuido por este programa.

LAS CLAVES

  • En mayo, la caída de la recaudación en términos reales fue del 38 por ciento.
  • Para compensar la falta de recursos, el Banco Central transfrió al Tesoro 430.000 millones de pesos.
  • Los Derechos de Exportación cayeron el mes pasado un 57 por ciento.
  • Para amortiguar la crisis, fueron claves las transferencias hacia las provincias.
  • El Gobierno nacional ya frmó convenios por 35.600 millones de pesos para los créditos blandos para las provincias, que a su vez servirán para asistir a los municipios.
  • La provincia de Santa Cruz recibirá un préstamo de 3000 millones de pesos, dividido en dos cuotas.
  • En cuanto al Ingreso Familiar de Emergencia, en mayo se distribuyeron 80.000 millones de pesos, de los cuales 4100 millones llegaron a la Patagonia.
  • De prosperar un impuesto extraordinario a las altas fortunas, podrían recaudarse 208.000 millones de pesos

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias