HISTORIA SECRETA

Cuando Jorge Luis Borges le dijo “No” al Nobel de Literatura

Una investigación echa luz sobre una de las grandes polémicas de la literatura. Razones políticas, presiones y tropiezos del gran escritor argentino son recuperados en un ensayo de Juan Pablo Bertazza.

Por La Opinión Austral


En la vida de Jorge Luis Borges hay dos polémicas que, a su pesar, se volvieron esenciales para entender su historia: por un lado, su acérrimo antiperonismo y, por otro, la expectativa nunca cumplida de recibir el premio Nobel de Literatura.

Sobre la tensión entre Borges y Perón se han escrito miles de páginas; sobre la tensión entre Borges y el premio, también. Pero ahora hay una revelación que podría alterar la manera en que se la considera.

Es famosa la frase de Borges con la que se tomaba con humor aquella antigua tradición escandinava que consistía en nominarlo para luego premiar a otro. Borges y Beckett recibieron el Formentor en 1961: Beckett ganó el Nobel ocho años después. En cambio, Borges Se dice que en 1967 había estado a punto, pero, por haber sido considerado “demasiado exclusivo o artificial”, quedó desplazado por Miguel Ángel Asturias.

La lista de los malditos del Nobel incluye a autores tan relevantes que muchos consideran que no ganarlo es casi más importante que haberlo hecho: James Joyce, Henry James, Franz Kafka, Virginia Woolf, Italo Calvino, Marguerite Yourcenar, Vladimir Nabokov. Los últimos en entrar en esta ilustre categoría fueron Philip Roth y Amos Oz. (Lo llamativo es que en la casa de apuestas Ladbrokes, Amos Oz paga 16 a 1 para este año cuando es imposible que lo gane: el premio se entrega a escritores vivos y Oz murió en diciembre de 2018).

Pese a los escándalos de los últimos tiempos, el Nobel mantiene un halo de prestigio y corrección política. Pero, si uno mira la historia, hay un notable desbalance: sólo quince mujeres ganaron el premio la mayoría a partir de la década del 90 frente a más de cien hombres; Europa y los Estados Unidos tienen a los mayores laureados recién en la decimotercera ubicación aparece Chile; el idioma más premiado es el inglés, luego siguen el alemán y el francés: el español está apenas en cuarto lugar.

Cuando ganar es un alivio

Si se saben las razones por las que Borges no obtuvo el premio en 1967 es porque el estatuto del premio, tal como señala Juan Pablo Bertazza en el excelente ensayo La furtiva dinamita (Ed. Octubre), establece un silencio de cincuenta años sobre el proceso de votación.

El trabajo de Bertazza autor también de Síndrome Praga, La revolución de terciopelo, Los que no hablan, Calle Lavalle no solo es imprescindible para entender la lógica y la historia del premio, sino para conocer la vida oculta de Alfred Nobel, el hombre que hizo una fortuna al dominar la nitroglicerina y que soñaba con ser poeta.

A través de esta investigación se entienden algunos criterios y normas no escritas. Por ejemplo, que hay una mentalidad conservadora que nunca premia obras disruptivas y experimentales, que tampoco se premia en la primera nominación o que hubo escritores que debieron esperar muchísimo para recibirlo: Johanes V. Jensen esperó dieciocho años, Grazia Deledda doce, Anatole France nueve.

En 1982, cuando recibió el premio, Gabriel García Márquez admitió que lo primero que sintió fue alivio: “Ya dejé de ser candidato”, dijo. Gabo pensaba que lo habían nominado demasiado joven tenía apenas 55 años y le daba miedo pasar por lo mismo que sufría Borges cada año

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias