LA MENTIRA TIENE PATAS CORTAS

De las veredas calefaccionadas a la provincia que no paga los sueldos

Hace apenas cuatro años atrás -sí, sólo cuatro- los patagónicos asistíamos atónitos a los informes televisivos titulados: “Veredas calentitas en Río Gallegos - La Argentina del despilfarro”, con el que empezaba una campaña para justificar los tarifazos y la quita de subsidios durante la era macrista.

Por Pablo Manuel


En el graph debajo del informe que el periodista Eduardo Feinmann ponía en su programa televisivo que se emitía por entonces por América 24, se mostraba a todo el país las cifras que supuestamente pagaban los habitantes del sur en luz y gas, hasta el punto de reírse de que por estos lares andábamos en remera en pleno invierno.

Se aseguraba que en la Patagonia nombrando obviamente a Río Gallegos- se utilizaban sistemas para calefaccionar las veredas. Todo en un tono irónico, pero con un trasfondo que no tenía otro propósito que generar bronca en una población sutilmente “bombardeada” con noticias que hablaban del derroche de los subsidios, en un momento en el que se preparaba una reducción drástica sobre estos.

Otro noticiero, en este caso de alcance masivo como el de Telefe, ponía al periodista Rodolfo Barilli a repetir con los mismos métodos que su colega, el “despropósito” del gasto de la energía en la Patagonia. Nuevamente desde los medios nacionales se intentaba poner en agenda la sobreutilización del gas en la región, comparando el consumo con otros centros urbanos como la propia Capital Federal, buscando el repudio de la comunidad.

Fue casi automática la “devolución” de esos informes desde el Gobierno Nacional. El propio presidente Mauricio Macri, sostuvo por entonces: “Vimos en televisión hace pocos días las imágenes de veredas con calefacción en Santa Cruz. Entonces ahí tenemos mucho para mejorar. Si reducimos el consumo, siendo tan inteligentes, tan solidarios, como lo quieran definir, como los uruguayos, vamos a ahorrar en nuestras facturas”.

Como los uruguayos. Sólo que tres mil kilómetros más al sur.

Esta semana asistimos a otro brote periodístico apuntando hacia Río Gallegos. Fue después de que el intendente Pablo Grasso diera a conocer las bases y condiciones para participar del concurso para ganar un viaje al mundial de fútbol de Qatar 2022. Nuevamente, Eduardo Feinmann, esta vez desde el estudio de La Nación +, criticaba abiertamente el sorteo con el condimento que lo había hecho un intendente kirchnerista, pero tomando como contexto una falacia.

“En Santa Cruz la gobernadora Alicia Kirchner no les paga el sueldo a los maestros, tiene la provincia incendiada”, repitió una y otra vez para argumentar su posición. Utilizaba para denostar el sorteo una información del 2017, cuando en medio de una fuerte crisis provincial, Santa Cruz pagó los sueldos de manera atrasada y desdoblada durante varios meses.

En Todo Noticias, esta vez quien se refirió al tema fue la interventora del PRO en Santa Cruz, Silvana Giúdici. Para criticar al intendente Grasso recordó la plaza de los presidentes. “Hizo (Grasso) una plaza con las estatuas de Cristina (Fernández de Kirchner) y Néstor Kirchner”, subrayó. Obvió decir que ese espacio ubicado en la costanera local también aloja las esculturas de los expresidentes Raúl Alfonsín, Fernando de la Rúa y Mauricio Macri, por nombrar algunos.

Innecesario. Algunos políticos de la oposición o comunicadores de los grandes medios del país suelen caer en estas afirmaciones que pueden tener mucho rebote en las grandes urbes como Capital Federal, pero vistas o leídas donde ocurren los hechos, generan en el público o lector local un alto grado de indignación, aún en aquellos que -incluso- comparten cuestionamientos sobre esos temas.

Así como con las “lozas radiantes” en las veredas, cada dos por tres asistimos a horas de material escrito o audiovisual donde se termina sacrificando la verdad con el único objetivo de tener razón

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias