COLUMNA DE OPINIÓN

Economía del hidrógeno: marco jurídico y en la agenda del discurso de Alberto Fernández

La próxima apertura de las sesiones ordinarias del Congreso será una oportunidad para anunciar el envío de un marco normativo que incentive la generación en nuestro país del hidrógeno como vector energético.

Por La Opinión Austral


* Por Jorge Cannataro

Los países del mundo atraviesan una fuerte crisis ambiental, la cual se manifiesta de diversas formas, abarcando desde sequías extremas hasta incendios incontrolables. El cambio climático y sus efectos adversos son una preocupación común que se viene acrecentando en toda la humanidad de un tiempo a esta parte. La producción de energías renovables y, principalmente, la utilización del hidrógeno contribuirán en gran medida a la mitigación de estos efectos.

La energía es un elemento primordial para el desarrollo de los países y para proporcionar servicios esenciales tendientes a mejorar la condición humana. Sin embargo, el uso de la energía convencional produce invariablemente una ruptura del equilibrio ambiental (huella de carbono), provocando una reacción de la naturaleza que puede resultar de consecuencias adversas para los seres vivos, en particular para el hombre.

Los países deben crecer a fin de ofrecer mejores condiciones de vida a sus habitantes, principalmente los que se encuentran en vías de desarrollo, y para ello necesitarán mayor consumo de energía. En esta línea, la Agencia Internacional de Energía estima que en los próximos 20 años los países incrementarán su demanda de energía en un 30%. Entonces, entre el crecimiento económico y los compromisos para combatir el cambio climático, el desafío es desacoplar la generación de energía y la emisión de gases efecto invernadero, producida principalmente por la quema de combustibles fósiles.

 Planta Experimental de Hidrógeno de Pico Truncado.
Planta Experimental de Hidrógeno de Pico Truncado.

En este sentido, el hidrógeno satisface esa necesidad y otras de gran interés y se ajusta perfectamente al sistema económico que nos rodea, al tener profundas similitudes con los combustibles fósiles.

Argentina y el hidrógeno

Argentina viene trabajando hace años en el desarrollo del hidrógeno como vector energético, la planta de Pico Truncado en la provincia de Santa Cruz es ejemplo de ello. Pionera en el hemisferio sur, ya en 2004 recibió el apoyo científico de Naciones Unidas; en 2005 inauguró su primera fase de carácter experimental y de investigación científica, y hace una década proyecta la expansión de sus operaciones hacia una escala industrial.

La Patagonia resguarda inmejorables recursos mundiales en energías renovables, que la proyectan a largo plazo como una de las regiones con costos más bajos para la producción de hidrógeno verde (producido a partir de energías renovables), apalancado en factores de plantas eólicas que pueden alcanzar más del 60%, sumadas a la disponibilidad de puertos exportadores y la existencia de interconectado eléctrico y troncales de gas que posicionan a la región entre las más atractivas del mundo para el desarrollo del hidrógeno. Estimaciones del Ministerio de Desarrollo Productivo indican que se podrían atraer inversiones por US$ 100.000 millones y realizar exportaciones por US$ 15.000 millones anuales.

Necesidad de contar con un marco jurídico y una hoja de ruta

La producción y aplicación en el tiempo del hidrógeno verde deberá superar determinadas brechas a lo largo de su cadena de valor para poder aprovechar las oportunidades que se le presentan a nuestro país, es por ello que es necesario establecer un marco jurídico moderno y claro que acompañe este proceso, que brinde regulaciones a lo largo de su cadena de producción y que genere incentivos para consolidar inversiones a mediano y largo plazo.

Asimismo, se debe contar cuanto antes con una definición de una hoja de ruta que determine pautas en el tiempo y que oriente a las provincias y a las empresas en sus decisiones respecto a la implementación de una política estratégica vinculada al hidrógeno.

Si bien durante el último año el desarrollo de la economía del hidrógeno recobró impulso en la agenda pública nacional, es necesaria una consolidación rápida. Se deben profundizar las acciones que viene realizando el Consejo Económico y Social, consolidando los encuentros y actividades con la academia, con el sistema científico tecnológico, con el sector privado y con distintos sectores políticos, como ser legisladores y autoridades provinciales, a fin de que su desarrollo sea una política de estado en las próximas décadas.

Los ministerios de Producción y de Ciencia y Tecnología de la Nación, la Comisión Nacional de Energía Atómica, desde el Instituto Balseiro, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, las universidades y diversas agencias e institutos del CONICET deben priorizar el desarrollo de la economía del hidrógeno; lo mismo sucede con diversas empresas públicas o sociedades de Estado, como por ejemplo YPF e IEASA. El tiempo actual requiere que sean la punta de lanza para llevar adelante inversiones en proyectos concretos.

 La empresa australiana de energía Fortescue Future Industries anunció que invertirá US$ 8.400 millones en Argentina para producir hidrógeno verde.
La empresa australiana de energía Fortescue Future Industries anunció que invertirá US$ 8.400 millones en Argentina para producir hidrógeno verde.

Es el momento de generar valor agregado local, tanto desde el punto de vista industrial como en el aprovechamiento de la transferencia tecnológica, acompañando el desarrollo de talentos locales.

Posteriormente será momento de avanzar con normativas vinculadas a la seguridad en las etapas de producción, almacenamiento, transporte y uso del hidrógeno. Al igual que la definición del alcance de los estudios ambientales y las certificaciones, como así también contar con un fondo especial, orientado a investigación, desarrollo e innovación, para fortalecer los sectores vinculados a las energías renovables, la movilidad sustentable y la transición energética.

En el mundo el desarrollo del hidrógeno como vector energético avanza sin pausa y se requiere a corto plazo disponer de herramientas que permitan potenciar las condiciones naturales y humanas de que dispone Argentina, es el momento de concentrar las energías en esta nueva economía, la cual escalará y se potenciará fuertemente en los próximos años, generando crecimiento y empleos de calidad.

Una buena señal inicial sería que el presidente anuncie en su mensaje al país, en el marco de la próxima apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, la elevación de un proyecto de ley que brinde el marco para avanzar en el desarrollo de la economía del hidrógeno.

* @jorgecannataro - Diplomado en Economía del Hidrógeno y director de Tehueltech (www.tehueltech.com.ar). - Director del estudio integral de pre-factibilidad económica de la planta de hidrógeno de Pico Truncado

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias