INTENSAS NEGOCIACIONES

En octubre volvería al mercado interno el barril criollo a USD 45

Aferradas a mantener el nivel de regalías, varias provincias pujan por la vuelta en vigencia del DNU 488/20 que fijó el barril criollo en USD 45. Esto podría darse el mes próximo. El crudo de Brent se comercializa a menos de USD 41.

Por Irene Stur


El 19 de mayo de este año, luego de un abril para el olvido para el mercado petrolero mundial y nacional, llegó lo que se tomó como una medida de alivio y que otorgaba, a su vez, previsibilidad en el mercado interno para las petroleras que rediseñaban sus planes de inversión a la baja y las provincias productoras que veían cómo sus ingresos por regalías se derrumbaban al mismo ritmo del precio global, llegó el DNU 488/20.

La imposición de un precio para el mercado interno, conocido como “barril criollo” en USD 45 (en tiempos en que el precio internacional orillaba los USD 30 o menos) trajo tranquilidad a una parte del sector. Las refinadoras, que cerraban sus operatorias a valores internacionales, fueron las únicas que se resistieron.

De hecho, con la plena vigencia del DNU, aún había operatorias, sobre todo entre operadoras y refinadoras libres, que se concretaban por debajo del precio oficial. Lo propio hicieron las operadoras para liquidar regalías, basándose en la jurisprudencia de que el tributo se debía liquidar en base a las operatorias de compra y venta.

Las impugnaciones a las liquidaciones por parte de las provincias y el ultimátum desde el área de Energía de Nación, logró que eso se fuera normalizando. Pero llegó agosto y el precio del crudo de Brent, tomado históricamente como referencia para la Argentina, comenzó a subir. A partir del 17 de agosto hasta el 5 de septiembre, el barril del mar del Norte cotizó por encima de los USD 45 y activó la cláusula del artículo 1 que disponía la pérdida de vigencia de los términos del DNU.

En aquel momento, parecía que el cambio de “viento” en el precio internacional duraría. Empresas y provincias reconocieron la caída del barril criollo, pero no hubo mayores quejas. La vuelta a la vigencia de los precios internacionales no planteaba grandes cambios para los ingresos provinciales.

Pero la volatilidad en el mundo no cesa. El rebrote de la pandemia en gran parte de Europa y el regreso de las pujas comerciales y económicas entre las dos principales potencias: Estados Unidos y China, hicieron lo suyo. No pasaron 48 horas de haberse supuesto el cese del DNU, que el crudo se derrumbó. Incluso perforó el piso de los USD 40, para luego recuperar algo de lo retrocedido. Al cierre de esta edición se cotizaba en torno a los USD 41.

Esto llevó a que las regalías volvieran a retroceder. Con el regreso del precio internacional, también volvía la tradicional forma de liquidación de las operadoras a las provincias, en base al precio real de venta. En promedio en septiembre, éste estuvo por cerca de los USD 40 que de los USD 45, con el consecuente impacto negativo en las arcas provinciales.

Vuelta al barril criollo

En ese contexto, las provincias volvieron a reclamar por el regreso de la vigencia del barril criollo y se abrió una instancia de negociación tripartita, entre la Ofephi, el gobierno e YPF, como principal operadora en el país.

De esta forma, se habría logrado cierto consenso de volver a reponer el precio interno para el petróleo argentino, prosperando la postura de los gobernadores de recuperar los términos fijados en el decreto 488/20.

En principio que tiene toda la línea de industrialización, con refinería propia, no presentaría mayor resistencia, aunque sería a regañadientes, toda vez que implica un desfasaje en la rentabilidad en tiempos en que el negocio atraviesa una crisis.

Distinto es con las refinadoras no integradas. Estas insisten en que se deje liberado el mercado a los precios internacional y, recuerdan, que el valor en surtidor de los combustibles nacionales aún no está actualizado en su totalidad. Y por ende no están en condiciones de pagar esos USD 45 que se pretende.

Esto podría derivar en menores compras de crudo de lo proyectado, y por ende, a futuro podría significar que se produzca en algún faltante en el mercado del gasoil, el más demandado en el ámbito de la industria y la producción.

Según pudo saber La Opinión Zona Norte, “aún no hay nada definido” al respecto. Admiten, sí, que las negociaciones van en ese sentido y la aspiración es que en el transcurso del mes que comienza mañana, el barril criollo vuelva a estar vigente.

Desafíos

El centro de la negociación, como también la puesta en marcha del nuevo plan de incentivo para la producción de gas (del que LOZN dio cuenta en su edición de ayer), están en manos del flamante secretario de Energía, Darío Martínez.

El funcionario, desde antes de que se oficializara su designación, venía manteniendo conversaciones en ambos sentidos tanto con los gobernadores como con las principales operadoras. Al tiempo de mediar en las negociaciones que entre refinadoras y operadoras para lograr llegar a buen puerto.

Compartir

Desde la Ofephi se aspira al regreso del barril criollo para frenar la baja de regalías.

Desde la Ofephi, lugar donde se concentran las negociaciones por parte de las provincias, se impulsa el regreso del DNU “sin cambios” respecto de lo que fuera publicado en mayo. Esta postura se enfatizó como contraposición a la idea que se había planteado desde las operadoras, con YPF a la cabeza, de establecer una suerte de “banda” de precios que oscilara entre los USD 40 y los USD 45, dependiendo de cómo cotizara el Brent a nivel internacional.

Según publicó el portal especializado Econojournal, Darío Martínez también exploró entre los actores del sector la posibilidad de avanzar en un desdoblamiento de precios. Algo parecido a lo que en su momento, Guillermo Nielsen, presidente de YPF, había propuesto. De tal forma que las operadoras paguen regalías por USD 45 el barril, pero que el resto de las operatorias se realizaran de acuerdo al precio de paridad de exportación. Pero de la misma manera que pasó en abril cuando esto se comenzó a hablar, la idea tampoco encontró eco en las provincias.

Algunos actores afirman que la decisión está tomada. Otros aseguran que aún restan detalles. En medio de esa puja, también está la aspiración del CEO de YPF, Sergio Afrontti, que marcó, días atrás, el sendero de “recuperación” de los precios de los combustibles, lo que implicaría la suba paulatina de precios en los surtidores. Al mismo tiempo que el Gobierno debe definir la actualización, que por ley se debe realizar del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y al Dióxido de Carbono que fuera postergada hasta el mes próximo y que podría ser, nuevamente, retrasada.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias