¿LO SABÍAS?

Gillette, el que inventó la hojita

Un día como hoy, pero de 1901, luego de mil intentos, el estadounidense King Camp Gillette patentó la primera máquina de afeitar con hojita descartable que reemplazó a la riesgosa navaja.

Por La Opinión Austral


Un día como hoy, pero de 1901, el estadounidense King Camp Gillette patentó la primera máquina de afeitar con hojita descartable.

Gillette nació en la localidad estadounidense de Fond du Lac, estado de Wisconsin, en el seno de una familia de inventores que había llegado a Massachusetts proveniente de Inglaterra en 1630. Su padre era titular de una veintena de patentes.

 

 

Un consejo de oro

Gillette tenía 36 años cuando Painter le dio un consejo de oro: la clave de su fortuna y quizá de su inmortalidad. Lo que el empresario e inventor le dijo al joven fue bastante simple: “Si usted quiere ganar dinero en poco tiempo, debe inventar algo que cueste barato y se produzca en grandes cantidades. Un artículo que el consumidor use, tire y, satisfecho, vuelva a comprar; algo perfecto para un vendedor”.

El consejo de Painter prendió en Gillette. La cuestión era encontrar un producto común y de bajo costo, que lo rescatara a la vez del mundo de lo común: algo barato y descartable. Con esa idea fija el viajante King Camp Gillette siguió cruzando Estados Unidos de costa a costa, colocando toneladas de tapones de corcho y exprimiendo sus sesos en busca del artículo milagroso.

 

El tren de la inspiración

La mañana del sábado 5 de enero de 1895, Gillette hacía las piruetas de costumbre para afeitarse con su afilada navaja en el baño del tren y salir con la cara entera en medio del peligroso traqueteo. Entonces se dio cuenta de que la solución la había tenido todo el tiempo en la palma de la mano: la primera afeitadora práctica, de seguridad y de hoja descartable, era la llave de la fortuna.

En ese marco, a Gillette se le ocurrió diseñar una rasuradora totalmente novedosa, con una hoja segura, barata y desechable. De inmediato compró piezas de latón, cinta de acero de la que se utilizaba para los relojes, un pequeño torno de mano y una lima. Construyó una maquinita inicial, muy primitiva y trabajó en su perfeccionamiento durante seis años.

 

Finalmente, el lunes 2 de diciembre de 1901, Gillette patentó la primera máquina de afeitar con hojita descartable y al año siguiente salieron a la venta las primeras unidades de lo que recibió el nombre de Safety Razor. La rudimentaria máquina, con tres hojitas descartables, se comercializaba a tres dólares.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias