VIH DURANTE LA PANDEMIA

Día Mundial de la Lucha contra el Sida: “La abstinencia bajó el número de contagios”

La titular del Programa Provincial de VIH/Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual y Hepatitis Virales contó que, en Santa Cruz, una población de más de mil personas es portadora, a quienes se garantiza la medicación. La necesidad de acceder a información y no olvidar el uso del preservativo.

Por La Opinión Austral


El Virus de Inmunodeficiencia Humana, por su siglas en inglés, es una enfermedad que ataca a 38 millones de personas en el mundo, y todavía hay cerca de 26 millones sin acceso a tratamientos. Pese a informarse números masivos de portadores, se trata de un asunto que sigue siendo tabú en muchas sociedades, incluido nuestro país.

El miedo a la estigma o el rechazo es también el miedo a lo desconocido, por eso además de ser importante la información para prevenir la enfermedad, es importante para evitar la estigmatización y abrir puertas a espacios que brinden igualdad de oportunidades para quienes conviven con el VIH.

 

En Santa Cruz, hace ya más de una década funciona el Programa Provincial de VIH/Sida, ITS y Hepatitis Virales, dependiente del Ministerio de Salud y Ambiente, con consejerías en prácticamente todas las localidades.

 

En un año marcado por la pandemia, el virus del Covid-19 no sólo amenazó a quienes por mantener su sistema inmunológico libre de enfermedades, sino su acceso a la salud. Afortunadamente, desde el área se tejieron estrategias para que el vínculo con la población de portadores y portadoras pudiera fluir, esta vez, a través de la virtualidad y sin poner en peligro la continuidad de ningún tratamiento.

 La aparición de los testeos rápidos incrementó las consultas.
La aparición de los testeos rápidos incrementó las consultas.

En una entrevista con La Opinión Austral, la titular del Programa, Gabriela Lucca, contó que durante todo el 2020 “se han hecho testeos, no quizás con la misma frecuencia, pero porque al hospital generalmente no se podía ingresar a hacer consultorio porque se suspendieron como consecuencia de la pandemia”.

Aun así “hicimos mucha consejería y se implementó la telemedicina, con atención psicológica, el seguimiento clínico del paciente, adherencia al tratamiento y demás”, explicó.

 

Entrega de medicación

Tanto en Río Gallegos como en las demás ciudades de Santa Cruz, los consejeros o consejeras se ocuparon de acercar la medicación a los pacientes del VIH. En muchos casos, sobre todo donde la población es pequeña, quienes se encargan de distribuir los medicamentos lo hicieron acercándose personalmente a las viviendas. Sin embargo, en aquellas ciudades más pobladas como es el caso de Río Gallegos, fue decisión de muchos y muchas ir hasta el hospital para retirarla. La respuesta a esa inquietud, es el estigma, es decir, que sus vecinos o vecinas no viesen que un vehículo sanitario iba a sus domicilios.

 

Implementamos la distribución de la medicación al domicilio para quienes lo prefieran. Algunos no quisieron por la exposición”, indicó la titular del programa desde donde se entregaron los permisos de circulación para los pacientes.

 

El preservativo sigue siento la forma más sencilla de prevenir el contagio del VIH. Son de distribución gratuita

 

Se cree que alrededor del noventa y dos por ciento de la población santacruceña tiene acceso a obra social. Esto significa que es menor el número de personas que no pueden costear los medicamentos que demanda el virus y que el Estado entrega de forma gratuita.

 

Incluso, vale mencionar que durante la cuarentena, las personas que ocasionalmente quedaron varadas en Santa Cruz también tuvieron la cobertura del programa y no les faltó su medicación ni asistencia.

 

“Todas las solicitudes de medicación salen del Programa del Ministerio de Salud, tengan o no obra social, a través de su médico tratante, que puede estar en el área o en el sector privado”, dijo Lucca, que contó además que durante estos meses de aislamiento “mandamos la foto de la receta para que el paciente no tenga que ir a buscarla ni hacer ningún tipo de papeleo”.

 

Así las cosas “no tuvimos ningún problema, la verdad es que tuvimos medicación y tratamos de administrarla lo mejor posible como para que todos tengan en tiempo y forma su tratamiento, e incluso, cuando había algún problema con alguna obra social, nosotros cubríamos a los pacientes”, aseguró.

VIH y Covid

Al ser el VIH un virus que ataca el sistema inmunológico, la idea de contagios por coronavirus representa una amenaza. Sin embargo, para la profesional esto no es algo lineal.

Más de 1000 personas son portadoras de VIH en Santa Cruz y todas acceden a medicación

 

“Hubo pacientes, no son muchos, pero sí que se vieron afectados por el Covid, por una cuestión de circulación comunitaria no por haber estado inmuno-comprometidos”, ya que “dependiendo de la carga viral se lo consideraba de riesgo o no. Si su carga estaba entre 150 células se lo considera una persona sana que no tenía riesgos de contraer Covid por tener VIH”, aclaró.

 

Más información

“Lo que noto es que hay mucha más información que antes, la comunidad está conociendo de qué se trata, busca, lee, interpreta, no hay tanto estigma. Existe, pero hay un poco más de naturalización del tema” dice Lucca cuando se le consulta qué cambios notó durante estos años, desde que ingresó al programa en 2014.

 

“Al tener información, las personas se animan a llamar por teléfono, a preguntar o acceder al espacio de consejería. Incluso hasta las personas adultas mayores se acercaron a consultar. Antes no, era más retraído todo y por lo tanto venía más tarde la detección” de la enfermedad, consideró.

 

En este sentido, la responsable del Programa advirtió que de un tiempo a esta parte notan que “desde que trabajamos con el test rápido, los diagnósticos no son tan tardíos porque la persona puede acceder inmediatamente al tratamiento y le cambia la calidad de vida”.

 

Una forma de sortear el impedimento de abrir los consultorios, fue focalizar los esfuerzos en las consejerías virtuales, incluso a través del WhatsApp. Entonces, cuando era necesario, las personas accedían finalmente a un turno y a una consulta que se realizaba cumpliendo todos los protocolos.

 

“Ahí retrocedíamos un poco, pero era la única forma de poder ofrecer el test porque los centros de salud también están afectados al Covid”, aclaró Lucca sobre las complicaciones del contexto actual.

 

Índices en Santa Cruz

Consultada respecto de los datos estadísticos de contagios, Lucca aseguró que este año hubo una fuerte disminución de casos reportados.

 

“Yo calculo que es por el aislamiento que hubo. Este año bajó mucho el número de diagnósticos nuevos y creo que fue por una cuestión de cuidados que hubo, cuidados personales y de abstinencia, que es lo más difícil de concretar, pero creo que pasó por ahí este año”, reveló la médica.

 

Preservativos

Es habitual que el Programa deje preservativos de entrega gratuita en los pasillos del hospital, que este año quedaron al acceso de quienes los necesitaran en el sector de farmacia, pero también en colegios que estuvieron cerrados, en boliches y en locales donde se realizan tatuajes.

 

En este punto, vale manifestar que los preservativos a los que se tiene acceso son los masculinos, sin embargo se recomienda crear lo que se conoce como “campo sexual” para relaciones homosexuales.

Lo pueden hacer con el preservativo, sacando el borde”, dijo Lucca.

 

Este año hicimos distribución a quien solicitara preservativos, incluso dejamos en consultorios ginecológicos”, aunque en estos hubo momentos en los que también se dejó de atender.

 

Pero lo cierto fue que “la realidad epidemiológica en el interior con respecto al Covid fue distinta a la nuestra y ellos continuaron más extramuros que Río Gallegos”, recordó la médica que integra el equipo del Programa junto a una licenciada en Enfermería, un psicólogo, los consejeros y consejeras del interior, el personal de administración y los infectólogos “que estuvieron totalmente abocados al Covid”, contó.

 

Mil pacientes

Si bien no es un número exacto, ya que los datos se darán a conocer por estos días, el Programa de VIH tiene registradas más de mil personas que son portadoras en Santa Cruz. De ese total, entre trescientas y cuatrocientas no tienen cobertura de obra social.

 

Aunque se intenta difundir información, sobre todo en torno al primero de diciembre, la falta de uso del preservativo provoca contagios a recién nacidos.

“Es un problema, a veces llegado el momento no usan el preservativo y para mí sigue siendo un problema”, lamentó la titular del Programa.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias