Argentina

La economía global fue golpeada por la pandemia de coronavirus

El CEPA analizó los datos de caída del empleo y suspensiones en todo el mundo. Por su parte, la Cepal estima que la caída en la región será del 9,1 por ciento.

Por Sebastián Premici


La crisis económica es global y no pueden quitarse de la ecuación las consecuencias de la pandemia. En términos sencillos debería leerse “es la pandemia, estúpides”.

En el mundo se registraron despidos, suspensiones, caída de la recaudación y un descenso de cuanto indicador exista.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó un relevamiento país por país que permite poner la lupa sobre un mundo que cambió de manera abrupta. Datos que incluso son ratificados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El presidente Alberto Fernández adelantó que en los próximos días habrá anuncios pensados en la reactivación económica, centrados en la obra pública y en la construcción de viviendas (relanzamiento del Procrear).

La nueva moratoria, los recursos volcados a sostener salarios vía el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción, los créditos a tasa subsidiada y negativa en caso de monotributistas y autónomos son algunas de las medidas adoptadas para amortiguar las consecuencias de la pandemia, que tiene como único método masivo de control el aislamiento social y preventivo (o su versión más tenue, el distanciamiento social).

Frente a este contexto, vale repasar algunos datos globales para dimensionar la “nueva normalidad” que habitamos (o nos habita).

Los datos analizados por el CEPA dan cuenta del impacto del avance, veloz e intenso, del Covid 19 en las estructuras productivas y laborales.

Es esta, claro está, una dimensión con consecuencias a largo plazo, que corre en paralelo a la pérdida de vidas humanas y la exposición al desnudo de las consecuencias en los sistemas sanitarios de gobiernos con una mirada social y de aquellos que dejan la salud en manos del sector privado.

Sólo en los Estados Unidos ya se perdieron 25 millones de puestos de trabajo.

En México, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), analizados por CEPA, hubo 500.000 despidos y la quiebra de grandes empresas como Petrolera Hallburton, Banca Famsa y el Grupo Aeroméxico.

En Brasil hubo 1,2 millón de despidos en el sector comercial y la empresa Petrobras tuvo que cerrar varias plantas. En Perú, otro de los ejemplos analizados, la desocupación pasó del 6,7 por ciento al 13,1 por ciento. En Paraguay hubo 85.000 despidos y en Argentina se registraron 715.000 suspensiones.

“Los países de América Latina y el Caribe enfrentan estos desafíos desde una posición desventajosa debido al bajo desempeño económico de la región en los últimos años, y a los crecientes niveles de endeudamiento adquiridos” se lee en el informe.

La región posee una desaceleración de su crecimiento económico más intensa que la de otras regiones y un desempeño histórico inferior al de sus últimas siete décadas”, añade.

La CEPAL “proyecta una caída del PIB de la región en el 2020 del 9,1%, la peor en toda la historia”, alertó Rodrigo Malmierca, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, en su calidad de presidente del Comité Plenario de la Cepal.

El ejemplo de las economías golpeadas por su endeudamiento extremo es la Argentina; el macrismo llevó los compromisos financieros del país del 52 por ciento del PBI al 90 por ciento del PBI, la mayoría de esa deuda nominada en dólares.

El proceso de reestructuración que ya se encuentra en su etapa final- será clave para el devenir económico del país.

En el resto del mundo, la situación no estará mejor.

Según la Cepal, el PBI de Estados Unidos caerá este año un 6,5 por ciento, mientras que el promedio global de caídas sería del 5,2 por ciento. China crecería sólo un 1,0 por ciento frente a un incremento de su PBI del 6,1 por ciento en 2019.

Este simple dato indica la magnitud del freno económico global.

Según la Confederación de Sindicatos de Alemania, ya se registraron 300.000 despidos, en España hubo suspensiones masivas de trabajadores en Ford (7400), Renault (11.000), Nissan (3000), y Airbus (900).

Según la Cepal, sólo en Latinoamérica podrían computarse 45 millones de nuevos pobres en comparación con 2019. Por eso la presencia del Estado con recursos directos hacia les trabajadores y los sectores más vulnerables fue clave.

En el Ministerio de Economía de Argentina calculan que a partir del Ingreso Familiar de Emergencia distribuido entre casi 9 millones de personas, que en el mediano plazo podría mutar a un ingreso universal, se contribuyó a que más de 2 millones de personas no cayeran bajo la línea de pobreza.

Con más o menos días de cuarentena, fases que van de la 1 a 3 o hasta la 5°, todos los países del globo fueron afectados por la propagación masiva del coronavirus. Por caso Brasil, cuyo presidente Jair Bolsonaro, Covid 19 positivo, se negó a aplicar medidas de aislamiento social en nombre de la economía, tendrá una caída de su PBI del 9,2 por ciento según la Cepal.

Con los números sobre la mesa, la conclusión es un poco más evidente: no es la cuarenta, es la pandemia

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias