¿QUÉ ES Y QUÉ IMPORTANCIA TIENE?

La Educación Ambiental como construcción colectiva

Por La Opinión Austral


*Pablo Martín Hernández

 

Muchas veces, al hablar de Educación Ambiental, se dan por asumidas varias cuestiones conceptuales. Sin embargo, difícilmente se indaga en profundidad en el fundamento “de raíz”, sobre las implicancias y la importancia de este proceso continuo que nos mantiene ávidos de crecimiento y conocimiento.

Existen numerosas definiciones y afirmaciones sobre la Educación Ambiental (EA). Una aproximación hacia una definición general, podría sugerirnos que es un proceso que dura toda la vida, y tiene como objetivo abordar conocimientos, actitudes, valores, y el compromiso para acciones y responsabilidades éticas, en función del uso racional de los recursos, con el propósito de lograr un desarrollo adecuado y sustentable, sin comprometer las generaciones futuras. La importancia radica en introducir el pensamiento crítico y el enfoque de procesos colaborativos en la solución de problemas ambientales y sociales, especialmente a nivel de la escuela primaria.

Hay una importante lección que resulta relevante acercar al lector. Sucede con el bambú japonés. Este árbol es conocido, por un lado, como una de las especies de gran valor para determinados ecosistemas, ya que permite el desarrollo de la vida silvestre siendo un eslabón fundamental. Por otro lado, es considerado como un recurso de los más versátiles, y es utilizado en diferentes actividades como la construcción, como producto medicinal, ornamental y para la producción de diversos elementos.

Cuando un cultivador planta una semilla de este árbol, el bambú no crece inmediatamente, por más que se riegue y se abone regularmente. De hecho, el bambú japonés no sale a la superficie durante los primeros siete años. Un cultivador inexperto pensaría que la semilla es infértil o que la tierra es mala. Pero sorprendentemente, luego de transcurridos estos siete años, el bambú crece más de treinta metros en solamente seis semanas.

¿Cuánto podríamos decir que tardó realmente en crecer el bambú? ¿Seis semanas? Sería más correcto decir que tardó siete años y seis semanas. ¿Por qué? Porque durante los primeros siete años, el bambú “se dedica” a desarrollar y fortalecer las raíces, las que le permitirán crecer tanto y mantener fuerte toda esa estructura, en solamente seis semanas.

Este cuento es similar a lo que muchas veces nos pasa en la vida. En general, nos apresuramos y nos ponemos ansiosos si no logramos inmediatamente un objetivo. Muchas de nuestras metas, especialmente las más ambiciosas, requieren tiempo y dedicación, de la creación de nuevos hábitos, de adaptarnos a nuevos eventos y cambios que no teníamos previstos, lo cual también puede llevarnos tiempo y la reformulación de nuestro plan.

Así como el bambú requiere de perseverancia, de compromiso, responsabilidad, paciencia, adaptabilidad, de visión a futuro, lo mismo ocurre en la vida y con la educación ambiental. Muchas veces no vemos resultados por mucho tiempo, pero si nos mantenemos perseverantes, tarde o temprano, los resultados comienzan a manifestarse.

De igual manera que el cuento del bambú, la EA es entendida como un proceso continuo, que trata de crear y fortalecer las “raíces” internas que van a permitir la enseñanza de la naturaleza holística del ambiente, a través de enfoques interdisciplinarios y de solución de problemas. En ese sentido, contribuye a desarrollar las habilidades y actitudes necesarias para comprender las relaciones entre los seres humanos, sus valores, culturas y la relación con el mundo natural, entendido este como un todo, en el cual la especie humana es una parte más de ese “algo” más grande, y es tan importante como el resto de las especies que habitan el planeta.

Es por ello, que la EA debe iniciarse lo más temprano que sea posible, para generar esas “raíces” sólidas que permitirán el sostén de una visión integral. La escuela primaria es el sitio más natural para iniciarse en la educación ambiental, ya que es en la niñez donde instintivamente existe una visión holística del ambiente; los niños/as aún no han sido “entrenados/as” para estructurar su aprendizaje en temas separados, como tendrán que hacerlo en la educación secundaria y en la educación superior. Es así que, y como ya se ha dicho anteriormente, es un proceso continuo y constante que nunca debe abandonarse y que debe abordarse en todos los ámbitos de nuestra vida.

Vista como una herramienta que permite comunicar de manera distinta, es una invitación a la reflexión y al cuestionamiento, orientado hacia una construcción colectiva de formas de pensar, que permiten delinear y abordar estrategias en el corto, mediano y largo plazo, en temas ambientales que merecen tratarse bajo distintas miradas y en distintos planos. Para ello, uno de los objetivos principales de la educación ambiental es promover la formación de agentes multiplicadores de cambio, que contribuyan a la construcción y transformación de una sociedad más justa, equilibrada, integral, inclusiva y participativa. Por ende, todo programa de educación ambiental deberá incluir la adquisición de conocimientos, la comprensión y el desarrollo de habilidades conceptuales, pero también que permitan estimular la curiosidad, fomentar la toma de conciencia y orientar hacia un interés y pensamiento crítico integral que, eventualmente, será transformado en una acción positiva. Las actividades propuestas, deben apuntar tanto a una modificación en el aspecto cognitivo como en la conducta afectiva y de sensibilización. Para lograr esto último, se requiere de actividades no sólo en el ámbito formal, sino también de experiencias en la naturaleza.

En los últimos años, hemos sido testigos y cada vez más conscientes del deterioro ambiental ocasionado por las actividades humanas. Sin embargo, este panorama poco alentador, sumado al contexto que estamos viviendo, está tornando hacia quizá, uno de los cambios de paradigma más importantes de la humanidad. Un paradigma con una visión holística, que va cambiando progresivamente desde una perspectiva antropocéntrica hacia la construcción de una mirada más ecocéntrica. Entendiendo que esto último implica la inclusión de la especie humana como una parte más de todo y no, “como algo superior”.

Actualmente, en nuestro país se está trabajando en la creación de una Ley de Presupuestos Mínimos de Educación Ambiental, que garantice el trabajo en conjunto entre las provincias, municipios y estado nacional, mediante una estrategia nacional, enmarcada en una visión federal que defiende la sustentabilidad como un proyecto social, que implica un desarrollo que apunta a una democracia participativa y respeto por la diversidad cultural y de género, teniendo en cuenta la preservación de la naturaleza y la protección de la salud.

De esta manera, se busca continuar con un trabajo silencioso, el cual pretende promover la gestión sustentable mediante la planificación estratégica, que permita alcanzar a todos los ámbitos formales y no formales, dirigiendo y promoviendo acciones en el corto, mediano y largo plazo, que apuntan a resolver las problemáticas ambientales identificadas de manera transversal.

Lo más importante a destacar, es que este proceso, se construye entre todos y todas, aprendiendo a valorar y respetar la opinión y el punto de vista de los demás, a ser empático y a entender que esta construcción sólo es posible de realizar con la colaboración y participación de toda la sociedad.

Quizá, la EA no sólo sea una buena herramienta, sino también una invitación que nos brinda la oportunidad para reflexionar y ser partícipes del rol fundamental de la humanidad sobre el planeta. De comenzar en un proceso de deconstrucción de visiones, “valores” e ideas que responden a un paradigma de explotación de recursos y dominación de unos sobre otros, y en contraposición a ello, ver la posibilidad de construir “de raíz”, de manera colaborativa, nuevos valores, que permitan que nuestro paso por esta vida, no sólo sea destructivo, sino más bien, sea una construcción y formación pensando en el futuro

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias