PANORAMA POLÍTICO

La ofensiva

Por Jorge Cicuttin


El gobierno de Alberto Fernández apenas ha cumplido poco más de seis meses de los cuatro de su mandato, y ya se enfrenta a una oposición política y mediática que ha pasado a una ofensiva furiosa.

“Gravedad institucional”. Esta es la frase que los macristas y radicales de Juntos por el Cambio utilizan para convertir distintas acciones de gobierno en un ataque a la convivencia democrática.

Así han convertido la cuarentena para enfrentar la pandemia de coronavirus en una medida de “gravedad institucional” porque vulnera las libertades individuales y la división de poderes.

La intervención de la cerealera Vicentin pasó a ser de “gravedad institucional” porque, dicen, es el comienzo de la escalada para quedarse con todas las empresas privadas y convertir el país en Venezuela.

La investigación de la Justicia sobre la red de espionaje ilegal que realizó la AFI durante el gobierno de Mauricio Macri la presentan como una “venganza K” y adquiere una “gravedad institucional” porque es un ataque a la libertad de prensa.

 

 Fabián Gutiérrez, ex secretario presidencial.
Fabián Gutiérrez, ex secretario presidencial.

Y este fin de semana aprovecharon el asesinato del ex secretario de Cristina, Fabián Gutiérrez, para presentarlo como otro hecho de “gravedad institucional”, sugiriendo que se trató de un crimen político. En esa línea, denunciaron que “el juez, la fiscal y las fuerzas policiales responden al poder político enquistado en la provincia de Santa Cruz”.

Esta acusación se presentó oficialmente en un texto firmado por las autoridades del Pro, Patricia Bullrich y Federico Angelini; de la UCR, Alfredo Cornejo y Alejandra Lordén; y de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro y Mariana Zuvic.

 

Faltan más de tres años de gobierno y ya se están volando los puentes. Esta furiosa ofensiva política y mediática se agravará el próximo año que habrá elecciones legislativas y los ultras vayan ganando terreno. Patricia Bullrich, en nombre del Pro, encabeza las acusaciones sin filtro contra Alberto Fernández. Alfredo Cornejo, en nombre de los radicales, no se queda atrás y hasta sale públicamente a plantear delirios como el de la independencia de Mendoza del territorio argentino.

El Gobierno entiende que se llegó a un punto máximo en el enfrentamiento. Por eso el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, enfrentó a la oposición advirtiendo que “la sola idea de que el Gobierno tiene responsabilidad” en la muerte de Gutiérrez “es definitivamente repulsiva”.

A través de una serie de mensajes que publicó en su cuenta oficial de Twitter, los cuales fueron luego compartidos por el presidente Alberto Fernández, el funcionario consideró que Juntos por el Cambio “intenta sacar provecho en el electorado” con este tema.

 

 'No es momento para sembrar falsas divisiones', expresó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.
'No es momento para sembrar falsas divisiones', expresó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

“El odio afecta la convivencia democrática y sólo nos paraliza impidiéndonos avanzar. Es inadmisible utilizar la sensibilidad que el dolor del crimen genera para sacar ventajas políticas”, comenzó diciendo Cafiero. “Partiendo de esa convicción, el Gobierno Nacional ha conocido con mucho pesar el comunicado que los presidentes de los partidos que componen Cambiemos han firmado ante la infausta noticia que dio cuenta del homicidio del que fuera víctima Fabián Gutiérrez”, señaló el jefe de Gabinete.

El gobierno enfrenta en estos días la fuerte acusación de avanzar contra la libertad de expresión y de querer “meter presos a periodistas”. Una campaña de políticos y medios opositores que nace a partir de la investigación judicial sobre el espionaje clandestino ocurrido durante el macrismo, en la que aparece, de acuerdo a los testimonios de los espías, involucrado el nombre del periodista Luis Majul y una serie de notas que vieron la luz en los programas que conduce.

La oposición y algunos multimedios, más por decisión política que por ignorancia, mezclan la imposibilidad de sancionar a un periodista por las fuentes utilizadas con entrar en complicidad con acciones de espionaje ilegal. Ya no es una discusión sobre libertad de expresión. Más allá de que no existió ninguna orden de detención, ni siquiera un procesamiento, de periodista alguno.

 

 Luis Majul, periodista.
Luis Majul, periodista.

La abogada Graciana Peñafort, actual directora de Asuntos Jurídicos de la presidencia del Senado, explica claramente la diferencia. “No acuso a nadie por las fuentes, se llame Luis Majul, o como se llame. Pero si en el marco de esa relación con los servicios se llevan adelante delitos, ahí sí hay responsabilidades penales. No es el caso de Luis Majul que, de momento, solo figura como alguien que buscaba información dentro de los servicios de inteligencia. A priori, hoy no parece implicado en ningún delito. A Daniel Santoro no se lo procesa por tener de fuente a D'Alessio. Los motivos del procesamiento son bien claros: haber participado de maniobras extorsivas, una destinada a conseguir un arrepentido para una causa, y la otra para presionar a una persona. La libertad de expresión no incluye el derecho a extorsionar”.

Clarísimo en lo referente a la libertad de expresión. El interés partidario es otra cosa.

Sería bueno que, teniendo en cuenta esta causa, los referentes de Juntos por el Cambio dijeran alguna palabra sobre los seguimientos al periodista Hugo Alconada Mon. Lo que sin duda es un delito cometido contra un periodista.

La ofensiva política y mediática que vive el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner era difícil de creer que ocurriera a tan solo seis meses de haber asumido. Los elogios a la foto de Alberto con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, como una muestra del cierre de la grieta, han quedado en el pasado.

 

Se volvió a los peores momentos de la división entre kirchnerismo y macrismo. Aunque algunos dicen intentar “rescatar” a Alberto de las malas y crecientes influencias de Cristina y el “chavismo”.

La periodista Nancy Pazos aseguró en una nota que Eduardo Duhalde le dijo al Presidente: “El poder no es bifronte, y el poder peronista menos. Te la tenés que sacar de encima”. Alberto desmintió terminantemente la existencia de ese diálogo. Hasta anoche no lo habían presentado como “un nuevo ataque al periodismo”.

La ofensiva política y mediática no está conociendo límite alguno. Se pueden aprovechar de una terrible muerte como la de Gutiérrez como anticipar persecuciones y cárcel para los periodistas.

“¿Termina este mandato el gobierno?”, se preguntó al aire Juana Viale, en un programa que heredó de su abuela Mirtha Legrand, así como parece haber heredado su feroz antikirchnerismo. “Sí”, respondieron tibiamente los invitados –entre los que estaba el ex macrista Julio Bárbaro-, sin marcar lo inadecuado de la pregunta.

Y esto recién empieza, cuando ni se llegó a un año de los cuatro que tiene como mandato Alberto Fernández. La grieta vuelve a profundizarse

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias