PANORAMA POLÍTICO

Las cartas en juego

Entramos en la última semana antes de las PASO. Días de cierres de campañas, de los últimos movimientos para ganarse el voto de los ciudadanos. Momentos en que cualquier error se paga caro, en los que todos están atentos a las últimas “operaciones”. Días de definiciones para los candidatos y para quienes tienen que elegir qué pondrán en las urnas.

Por Jorge Cicuttin


Por Jorge Cicuttin

Así, se llegará al domingo 12 con distintas cartas en juego. Las siguientes son, a criterio de quien escribe, las que se expondrán sobre la mesa en el momento de la votación.

Una pandemia histórica. Nunca se votó en una situación igual y nunca un gobierno tuvo que transitar sus primeros dos años con la circulación mundial de un virus que trastocó la vida en todos los aspectos.

Las experiencias electorales internacionales que se han dado en el último año y medio marcan que los oficialismos son golpeados por la pandemia. No es una buena época para nadie y eso pesa al momento de votar. Justo o injusto, están quienes atribuyen estos malos momentos al gobierno de turno más que al virus.

 Pandemia histórica
Pandemia histórica

¿Se podría haber manejado mejor la situación? Todos los opositores dicen que sí. Y es algo que nadie puede responder con certeza.

La pandemia y las restricciones que se impusieron para combatirla trajeron más pobreza y más desempleo. En los dos últimos meses se empezaron a ver números que muestran una reactivación de la economía y de la producción, lo que junto con las vacunas (después hablaremos de este punto), están mostrando una luz al final del túnel. Si esta tendencia se confirma puede ser que tenga más influencia en el voto en las elecciones de noviembre que en estas PASO.

La inflación. Con la baja en los casos de coronavirus y de las internaciones a partir de la fuerte campaña de vacunación, la economía se consolidó como la principal preocupación de los argentinos. Y el aumento constante de precios sin duda juega en contra de las pretensiones electorales del oficialismo.

Lo reconoció en estos días el propio jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Es una lucha constante para encontrarle una solución. Pero les cuesta. Y la esperanza es ir llevándola de acá a fin de año a menos de tres puntos mensuales. Pero igual la suba de precios repercute duramente en los salarios.

 Mauricio Macri
Mauricio Macri

En este punto, la principal alianza opositora, Juntos por el Cambio, es poco lo que puede decir. Mauricio Macri falló en el tema en sus cuatro años al frente del Gobierno. Él mismo reconoció que fue la principal razón por la que perdió en 2019. La lucha contra la inflación no es algo con lo que la oposición puede hacer mucha “campaña”.

La fiesta en Olivos. Esto sí que fue aprovechado por la oposición política y mediática, y sin duda le hizo daño a la imagen presidencial. El festejo de cumpleaños de la Primera Dama en la Quinta de Olivos violando las restricciones impuestas por el propio Alberto Fernández, fue parte del “fuego amigo” que sufrió el oficialismo en esta campaña.

 Frente de Todos
Frente de Todos

Causó daño. Esto es innegable. ¿Cuánto sirvió el pedido de disculpas del Presidente y su presentación ante la Justicia para ofrecer un resarcimiento? “Dañó la imagen de Alberto y puede provocar una disminución de votos, pero no me parece que vaya a ser sustancial. La gran mayoría de quienes pensaban votar al Frente de Todos antes de que trascendiera lo de la fiesta lo va a hacer igual, la opción de Juntos por el Cambio no seduce de ninguna manera a estas personas”, comentó un reconocido encuestador.

Vacunación exitosa. La Argentina cuenta ya en su poder con 57 millones de vacunas contra el Covid. Más del 35 por ciento de la población tiene las dos dosis y se llega a casi el 50% de los mayores de 18 años. Se hacen vacunas en el país –los dos componentes de la Sputnik V- y esta semana que comienza llegan los primeros lotes de Pfizer. La variante de marcas de vacunas ha pasado a ser muy amplia.

El Gobierno puede mostrar el éxito de la campaña de vacunación. Más allá de las especulaciones políticas, esto queda demostrado por lo que está tardando en ingresar con fuerza la variante Delta y en la baja sostenida de casos, de internaciones y de muertes.

 FOTO: PRESIDENCIA
FOTO: PRESIDENCIA

Por supuesto que desde la oposición sostienen que ellos hubieran hecho todo mejor. Que tendrían menos muertos y que las vacunas hubieran “llovido” desde comienzos de año. Es una cuestión de fe. Macri sostuvo públicamente pocas semanas atrás que “el covid no es más que una gripe fuerte”. ¿Hubiera combatido mejor la pandemia estando en la Presidencia o se hubiera parecido al desastroso manejo del tema que hizo Bolsonaro en Brasil? Cada uno irá con su respuesta al cuarto oscuro este domingo.

La “nueva” oposición. Los candidatos del Pro y del radicalismo van a utilizar estas PASO para dirimir si la UCR seguirá siendo la “invitada” a la fiesta macrista o tendrá un lugar de importancia y poder de decisión en la principal alianza opositora. Los radicales insisten con que el gobierno de Macri no fue el suyo, que simplemente los ayudaron a ganar las elecciones pero que luego no tuvieron participación en las decisiones del Ejecutivo.

Igual siguen juntos. Aunque esta vez se animan a disputar el liderazgo con un nuevo personaje como Facundo Manes, pese a que todos coinciden en que será derrotado en la interna bonaerense por el larretista Diego Santilli.

 Manes y Santilli
Manes y Santilli

Durante esta campaña, este sector de la oposición ha optado por un discurso de cambio que olvida que durante cuatro años fueron gobierno y nunca aplicaron las medidas que ahora prometen. Por ejemplo, por lo menos la mitad de las propuestas que presentó María Eugenia Vidal se podrían haber llevado adelante durante su gobierno, pero no lo hizo. ¿El electorado les dará un nuevo crédito a aquella famosa promesa de la lluvia de inversiones y de baja de impuestos?

Quien aparece como “nueva” tercera opción es la derecha libertaria. Con las figuras de Espert y Milei apuestan al voto “rebelde” por derecha y a los desencantados de Juntos por el Cambio. En las PASO aparecen como el lugar con más votos para eludir la grieta, habrá que esperar a la elección de noviembre para ver si los mantienen.

 María Eugenia Vidal
María Eugenia Vidal

Pronóstico ajustado. En una campaña con más ataques e insultos que propuestas concretas –ordinaria, se podría decir-, los encuestadores y analistas prevén una elección ajustada. En Ciudad de Buenos Aires aparece segura la victoria de María Eugenia Vidal, pero en el Pro temen que no sería tan holgada como para descorchar champagne. Temen a la fuga de votos hacia López Murphy.

Y como siempre, la tan mencionada “madre de todas las batallas”: la Provincia de Buenos Aires. Allí el Frente de Todos estaría llegando –al menos así lo da la mayoría de los encuestadores- con una pequeña ventaja sobre los amarillos de Juntos.

Las caras y los discursos en los bunkers del domingo a la noche nos sacarán de la duda de cómo cada uno jugó sus cartas

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias