ANTICIPO EXCLUSIVO

A 38 años de Malvinas, el soldado y la nena de los guantes se reencontraron en vivo por LU12

José Luis Dornei y Magalí Triviño hablaron después de décadas. Él hacía base en Puerto San Julián durante la Guerra de Malvinas cuando ella, por entonces una nena de 5 años, se acercó y le regaló sus guantes. Jamás se olvidaron de ese momento.

Por La Opinión Austral


Radio LU12 AM680 fue nuevamente protagonista de una historia conmovedora que ayer emocionó a miles de lectores de www

laopinionaustral.com.ar y también hizo estremecer a todos los oyentes de “La Radio de la Gente”, a lo largo y ancho del país.

La mañana del 28 de abril fue de película. Hace 38 años, admirada por el uniforme del soldado José Luis Dornei una nena sanjulianense de 5 años se sacó una foto con él y  "al tomarle la mano, notó que estaba fría y le preguntó a su mamá si podían regalarle un par de guantes". El tiempo transcurrió, pero Dornei -hoy de 56 años- nunca olvidó a la pequeña niña

 

"Desde la brigada 6ta Aérea de Tandil queremos ubicarla para conocerla y honrarla. No sabemos cómo se llama. Sólo quedó el recuerdo de esta hermosa foto", publicaron días atrás, momento en el que se iniciaron las averiguaciones para dar con "la nena".

LU12 AM680 se puso la búsqueda al hombro y  luego de iniciar la investigación logró encontrarla. "Soy Magalí y soy la nena de la foto y hoy tengo 43 años", dijo al aire, en exclusiva.

 1982. Guerra de Malvinas
1982. Guerra de Malvinas

"Me enteré el sábado por la mañana cuando estaba tomando un café. Me llamó mi hermana y me contó todo. Le pedí que no dijera nada. No tengo problema en charlar con el soldado. Lo que no quería era salir en los medios", reveló ante la atenta escucha de los conductores, Ángel Vargas y Carlitos Saldivia.

 Los guantes.
Los guantes.

La mujer que hoy continúa viviendo en San Julián reveló que ayer habló con el soldado. "Él se acordaba de los guantes y yo le decía que para mí era una bufanda. Recordaba de llevar con mi mamá pan casero o tortas fritas porque ellos dormían en una parrilla. Para mí era natural hacer algo así".

La foto fue sacada justo enfrente de lo que alguna vez fue el comedor escolar de una escuela de Puerto San Julián. "Me acuerdo que estaba yendo a casa. Cuando lo saludé le sentí las manos frías. Yo tenía puestos los guantes y la bufanda y se los dí".

 Magalí Triviño a 38 años del imborrable recuerdo del soldado
Magalí Triviño a 38 años del imborrable recuerdo del soldado

Magalí tiene 4 hermanos. Los más grandes vivieron la época de Malvinas. En LU12 recordó las noches de toque de queda, cuando su mamá ponía frazadas en las ventanas para que la luz no se escapara por la ventana. "A esa edad no lo vivimos como un desfile, lo vivimos con angustia. Sabíamos que eso chicos no iban a jugar. Quizás no entendíamos la magnitud".

El soldado José Luis Dornei es oriundo de Las Flores, una localidad que queda a 200 kilómetros de Buenos Aires. En aquel entonces le tocó incorporarse a la brigada sexta de Tandil.  Ayer se cumplieron 38 años del día en que voló hacia Puerto San Julián.

 El soldado, la nena y un par de guantes, mostró en su tapa el diario La Opinión Austral.
El soldado, la nena y un par de guantes, mostró en su tapa el diario La Opinión Austral.

José Luis y Magalí, en el aire de LU12 AM680

"Nunca me imaginé que pudiera llegar a encontrarla", dijo en una entrevista exclusiva y agregó que aquel día de la fotografía hacía muchísimo frío. Había nevado. Él tenía descanso de guardia e iba caminando con unos compañeros cuando una mujer -que iba acompañada de una niña- los frenó.

 José Luis, hoy
José Luis, hoy

“La nena te quiere dar algo”, le dijo, momento en que Magalí se le acercó para darle una bufanda. Él le tomo las manos y al sentirlas muy frías, la niña también le obsequió sus guantes. Él recuerda el diálogo: “Mamá, tiene las manos frías”.

Recordó, además, que tenía una cámara Kodak antigua con la que les tomaron la fotografía con la niña, que fue la imagen que recorrió todo el país para lograr el reencuentro. “Yo le dije que no hacía falta, pero ella insistió, entonces le agradecí y pedí a un compañero que nos sacaran una foto”, contó.

El soldado agradeció también a todo el pueblo de Puerto San Julián, que “nos ayudó mucho”, y particularmente a dos familias que por aquel entonces los invitaban a comer.

“Con varios compañeros tenemos ganas de ir a San Julián. Por la pandemia tendrá que esperar, pero la idea es ir y recorrer todos los lugares que nos traen recuerdos”, aseguró.

“No estábamos muy preparados”

Como la gran mayoría de los soldados, José Luis tenía una instrucción mínima. También los jóvenes de Tandíl, Mendoza y Chaco con quienes custodiaban los aviones en el aeropuerto de Puerto San Julián.

“Habíamos ido a tiro, pero muy poco. Algunos tenían manejo de rifles, otros de la 9mm y algunos de la ametralladora, pero muy limitados todos”, manifestó el soldado. “No estábamos muy preparados”, aseguró.

También recordó que en los días de descanso custodiaban la costa, desde el gimnasio municipal donde dormían. “Arriba de la terraza o apostados afuera”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias