EVALUACIÓN ANUAL

Informe 2019: mejoraron las trayectorias y persisten las desigualdades en la educación secundaria

Se presentó el informe de la Evaluación. Señala que Matemática es el área evaluada que más dificultades presenta, mientras se observan mejores desempeños en Lengua y Educación Ciudadana.

Por La Opinión Zona Norte


El ministro de Educación, Nicolás Trotta, y la secretaria de Evaluación e Información Educativa, Gabriela Diker, presentaron los resultados de la Evaluación sobre la educación secundaria en Argentina 2019, un informe que sistematiza datos de siete fuentes oficiales y representa una fotografía de la educación secundaria en el país.

Trotta, destacó que “el objetivo de la evaluación es generar y sistematizar evidencias sobre la situación de la educación secundaria argentina hacia 2019, para valorar en qué medida el Estado está cumpliendo con los mandatos establecidos por las normativas vigentes que establecen que se debe garantizar el derecho a la educación en el Nivel Secundario”.

Gabriela Diker consideró: “Desde el inicio de la gestión nos propusimos generar una mirada más amplia para evaluar el sistema educativo, con mayores indicadores y fuentes diversas necesarias para sustentar con evidencia las políticas educativas que permitan asegurar el derecho a la educación de calidad para todos, con independencia de su condición de origen. Este informe es un nuevo aporte en esa dirección”.

El informe describe que la oferta educativa del Nivel Secundario común en Argentina está conformada por 11.813 unidades educativas, a la que asisten 3.866.041 estudiantes.

El 67% de los establecimientos son estatales, el 21% son rurales y el 14% pertenecen a la modalidad técnico profesional.

Para comenzar el análisis el documento presenta un marco sobre las condiciones de vida de adolescentes y jóvenes en edad de asistir al Nivel Secundario y la inversión educativa en los últimos años.

En el segundo semestre del 2019, el 53% de la población de hasta 17 años residía en hogares cuyos ingresos no llegaban a cubrir la canasta básica total. Se trata de adolescentes que viven en situación de pobreza según la definición del INDEC, una realidad que se ha visto agravada en el curso del año actual debido a la pandemia del COVID-19.

Al mismo tiempo, un tercio de la población de entre 16 y 17 años realiza al menos una actividad productiva, es decir, que desarrolla tareas para el mercado, para autoconsumo y/o actividades domésticas de alta intensidad.

El abandono escolar de adolescentes del ámbito urbano que realizan este tipo de actividades productivas triplica al de los adolescentes que no trabajan.

Por otra parte, la información muestra diferencias por género: mientras las mujeres jóvenes realizan con más frecuencia actividades domésticas que los varones jóvenes (19% mujeres y 8 % varones), la relación se invierte en las tareas vinculadas al mercado (23% varones y 13% mujeres).

Paralelamente, el informe destaca que los indicadores muestran en 2019 un descenso en la inversión en el Nivel Secundario, como parte de un fenómeno más general de desinversión educativa que afectó a todo el sistema en los últimos años.

En 2019, se destinó a la educación un 4,8% del PBI, lo que expresa una disminución de 1,3 puntos porcentuales respecto al 2015, año en el cual se alcanzó el pico de inversión desde la sanción de la Ley de Financiamiento Educativo en 2005, equivalente al 6,1%. Los salarios docentes, también vieron reducido su poder adquisitivo: un 20% entre el 2017 y el 2019

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias