SE DEBATE UNA NUEVA MORATORIA

Menos del 30% de los argentinos cuenta con aportes para jubilarse

Sólo 1 de cada 10 mujeres y 3 de cada 10 hombres llegan a la edad necesaria para acceder al beneficio con los 30 años de aportes exigidos. En la Cámara Alta empieza hoy el debate por una nueva moratoria que facilite el retiro.

Por La Opinión Austral


La Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, presidida por la titular del Bloque de Unidad Ciudadana, Juliana Di Tullio, comenzará a tratar, este martes -a partir de las 10:30-, el proyecto de ley que propone una moratoria previsional para aquellas personas que estén en edad de jubilarse pero no cuenten con los años de aportes suficientes.

La iniciativa se debatirá en el encuentro, que se realizará en el Salón Illia, luego de más de un mes de haber sido presentada por Di Tullio y sus pares del interbloque oficialista Anabel Fernández Sagasti y Mariano Recalde, durante una conferencia de prensa en la que admitieron que la propuesta no había sido consultada con el Ministerio de Economía.

De acuerdo a los datos que existen del sistema jubilatorio sobre los que se basan en el proyecto, sólo 1 de cada 10 mujeres y 3 de cada 10 varones estarán llegando a la edad de jubilarse con los 30 años de aportes. El resto se ve obligado a recurrir a la PUAM, una prestación sancionada en el gobierno anterior y que otorga apenas un 80% del haber mínimo.

Mínimo costo y amplio beneficio

De acuerdo con los autores del proyecto, esta nueva moratoria tendría un costo fiscal mínimo, de 0,02%, al tiempo que contribuiría a “fortalecer el sistema previsional”.

En sí, reitera los términos de moratorias anteriores que ya se han establecido para el acceso a la jubilación. Consiste en que aquellas personas que hayan cumplido la edad, pero le falten años de aportes, puedan regularizar esos períodos a través de un plan de pagos que le será descontado de su futuro haber jubilatorio.

La clave de esta nueva ley es cuáles períodos pueden cubrirse con esta moratoria. Serán todos aquellos comprendidos “hasta diciembre de 2008”.

Hoy quienes no cuentan con la edad y los 30 años de aportes, sólo pueden acceder a la PUAM.

Otro beneficio contemplado es que aquellas personas que estén en lo que se denomina “edad pre-jubilatoria”, fijada para las mujeres entre los 50 y los 59 años y para los varones entre los 55 a 64 años de edad, que tengan por certeza que al llegar a la edad de acceso, no cuenten con los años de aportes necesarios, puedan “anticiparse” y comenzar antes a pagar los períodos faltantes.

Para estos casos, los trabajadores podrán abonar unidades de cancelación de aportes, que son equivalentes a un mes de servicio y tendrán un valor fijo del 29% de la base mínima imponible de remuneración, teniendo correspondencia con lo que contribuyen a la seguridad social estando en actividad.

De acuerdo a la norma que está en tratamiento en el Senado, y que de ser aprobada deberá pasar a Diputados, esta posibilidad permitirá regularizar períodos faltantes hasta el 31 de marzo de 2012, siempre que hayan tenido residencia en el país.

Cada unidad de cancelación de aportes previsionales abonada será registrada en la historia laboral de la persona, que podrá ir previendo la evolución de sus servicios con aportes conforme va avanzando en la cancelación de unidades y se va acercando su edad de retiro. La actualización del plan de pagos se realiza teniendo en cuenta el índice de movilidad jubilatoria informado por la ANSeS, se explicó.

En 2022, unas 500 mil personas podrían anticipar períodos de aportes faltantes.

En esta condición, según los registros de la Seguridad Social, en lo que resta de 2022, aproximadamente habrá unas 500 mil personas con la edad jubilatoria ya cumplida que podrían adherir a la Unidad de Pago de Deuda Previsional que propone el proyecto de ley. A ellas se le suman otras 300 mil personas que podrían adherirse en el 2023

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias