LEJOS DE LAS GRANDES URBES

Se multiplican las consultas para irse a vivir a pueblos del interior de Argentina

Las inmobiliarias señalan que el perfil del comprador cambió, hoy apuntan a la cercanía con la naturaleza. La directora ejecutiva de la Fundación Es Vicis, Cintia Jaime, aseguró que el número de personas interesadas en repoblar pueblos del interior “creció 10 veces en relación a marzo” y las consultas “siguen en alza”.

Por La Opinión Austral


La tendencia se confirma en las inmobiliarias, donde advierten que “cambió el perfil del comprador”, que hoy sacrifica comodidades internas y cercanía por un balcón o patio y contacto con la naturaleza.

“Aumentó mucho la consulta por propiedades retiradas de las grandes urbes porque también varió el perfil del comprador, que hoy prefiere más un lugar con esparcimiento que la comodidad dentro del hogar, algo impensado antes”, dijo Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

Bennazar explicó que “si es departamento, la condición es que tenga un balcón o amenities, y si es casa, están dispuestos a alejarse de la ciudad para mejorar la calidad de vida con un mayor contacto con la naturaleza, siempre que haya buena conectividad”.

Para el titular de la cámara, el cambio es consecuencia de la cuarentena más que de la situación económica, que por un lado implicó “un cambio radical de vida” con mucha permanencia dentro de los hogares y, por otro, demostró la potencialidad del “home office”.

En tanto, la directora ejecutiva de la Fundación Es Vicis, Cintia Jaime, aseguró que el número de personas interesadas en repoblar pueblos del interior “creció 10 veces en relación a marzo” y “siguen en alza” las consultas realizadas a esta ONG, cuyo objetivo es contribuir a revertir la constante migración a las ciudades.

“Sin haber hecho una nueva convocatoria, siete pueblos por semana que levantan la mano para recibir migrantes y 300 familias nos dicen que quieren salir de la ciudad con nuestro programa Bienvenidos a mi pueblo”, agregó.

Esta iniciativa tuvo su prueba piloto en la pequeña localidad santafesina de Colonia Belgrano, donde 20 familias lograron insertarse con el apoyo de esta organización que, en asociación con el Gobierno Provincial y la Embajada Suiza, ofreció capacitaciones y articuló con los diferentes niveles del Estado para hacer “sustentable” dicha mudanza.

“Reforzadas las evidencias de que no hace falta poner el cuerpo para ser eficientes, muchos no quieren volver al trabajo presencial y otros no quieren estar más entre cuatro paredes y se van a los pueblos, donde había casas que no se vendían y hoy salen como pan caliente”, dijo.

Jaime explicó que este movimiento, que invierte la lógica imperante de los últimos dos siglos, “es una tendencia instalada a la hay que dar una respuesta” porque “si no hay plan, hay caos”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias