KARATE EN RÍO GALLEGOS

La experiencia de aprender valores a través de las artes marciales

Cada disciplina tiene un rol fundamental en la etapa de cada deportista. Maximiliano, Sofía y Lautaro comparten la experiencia de aprender karate. Llevan varios años de práctica y reflejan la realidad de muchos otros niños.

Por Ana Baratuz


Rodeados del grupo familiar que los contiene, alienta y apoya, Sofía Lauterbach (recién recuperada de COVID - 19), Maximiliano Soria y Lautaro Altamirano reflejan la vida de muchos otros niños y jóvenes que decidieron, desde pequeños, practicar un deporte.

El interés por el arte marcial los encuentra hoy, unidos, disciplinados y competitivos.

Son alumnos del instructor Francisco Cárdenas en la escuela de Karate Do que funciona en las instalaciones del Sindicato de Luz y Fuerza.

Desafío

El fin de semana compitieron en el torneo nacional en modalidad virtual y consiguieron podios.

Maximiliano y Sofía con medallas de Plata y Lautaro con una de Bronce. Resultado que estimula y los alienta no sólo a ellos sino al resto de los practicantes.

Historias de vida

La Opinión Austral contactó a los padres para que cuenten cómo llegó cada uno a este momento particular de entrenar y competir en forma virtual.

Sofía tiene 13 años, cursa el primero en el Secundario del Colegio Austro. Se inició en la práctica a los 5 años con el instructor Walter Rubilar, obteniendo muy buenos resultados en competencias locales y provinciales.

En el 2013, tras la mudanza, los padres decidieron cambiarla de Dojo de Francisco Cárdenas. El cambio no fue para nada drástico, allí se integró con facilidad y los resultados positivos no tardaron en aparecer.

Al 1° puesto en kata (formas) en la Copa Rubilar de Río Gallegos en el 2013 se sumó otro 1er lugar en kata y un segundo escalón en kumite (combate), en la Copa Miyagi en la ciudad de El Calafate en noviembre del 2014.

En septiembre del 2015 viajó con su entrenador y otro compañero a la ciudad de Córdoba para competir en el Campeonato Nacional. "Sofía se ubicó en 2° lugar, estaba feliz", expresó su papá Daniel.

La competencia no se detuvo, ese año, en noviembre estuvieron en el certamen Patagónico en Chubut. Consiguió un 2° puesto en kata.

En el 2019, por primera vez el karate fue considerado como disciplina competitiva en los Juegos Evita donde obtuvo una meritoria medalla de Bronce y una convocatoria a la Selección Nacional que competirá en los juegos de Dakar 2022 en el continente africano.

Se adaptó a los nuevos tiempos y tecnologías, comenzando con las clases virtuales en el mes marzo. En julio, compitió en el 26° Torneo Nacional de Estilos Virtual, donde obtuvo el 3° puesto en kata.

El 6 de septiembre, Sofía se contagió de Covid-19. "Estaba preocupada porque creyó que no iba a poder competir en el certamen del fin de semana pasado. En pocos días se recuperó y lograr la medalla de Plata tuvo un gran significado.

Lautaro Altamirano

Tiene 13 años, "empezó de muy chiquito con el karate con el profesor Francisco en la escuela de Luz y Fuerza", comentó su papá Eduardo. "Su sensei es una excelente persona. Empezó aprendiendo kata (formas), los disciplina muy bien a los chicos".

Ha tenido varias competencias: "Consiguió muchos primeros puestos tanto en kata como kumite (combate) como el último que se realizó el año pasado, antes de la pandemia en el torneo que hicieron con los de 28 de Noviembre y Río Turbio".

Considera que la disciplina es ideal para los chicos: "El profe siempre le inculcó buenas enseñanzas para aplicar no sólo en el ámbito deportivo sino en el habitual".

Con respecto a las clases virtuales que surgieron desde el inicio de la pandemia, comentó que si bien fue algo nuevo, no tuvo inconveniente en adaptarse: "Gracias a la insistencia del sensei, se adaptó muy bien".

Ha rendido en cada oportunidad en que se lo consideró en condiciones para hacerlo: "Progresa constantemente. Ya está por el cinto Marrón. Estima que en poco menos de dos años estará listo para rendir para el cinturón negro".

La familia ha sido parte fundamental en su aprendizaje y constancia: "Siempre acompañado por su abuela y su tía Marcela, su abuelo y su profesor".

Maximiliano Soria

Junto con su familia, llegaron a Río Gallegos desde la provincia de Tucumán. "Por razones laborales me tuve que trasladar" dijo su papá Alberto. "Maxi practicaba karate desde los 3 años y luego dejó. Cuando nos mudamos, vimos que muy cerca de casa estaba la escuela del profesor Cárdenas, fuimos a ver cuando tenía 7 años, le encantó y se enamoró de la práctica. No lo dejó más".

Verlo tan contento y feliz con sus avances, y la disciplina, apoyó la continuidad. "Maximiliano es el mayor, Franco mi hijo menor, los dos practican en esa escuela. Fueron convocados para integrar la selección santacruceña que compitió en los Juegos Evita. Les fue muy bien".

Para finalizar sugirió a los padres que los lleven a practicar: "Les hace muy bien a los chicos. El profesor les enseña muy bien. A los chicos los acompañamos y apoyamos para que sigan practicando y le agradezco a Francisco por lo que hace por ellos".

Ejemplares

Así como en cada rincón los jóvenes demuestran que ante los inconvenientes saben sobreponerse. El acompañamiento familiar sigue siendo la base para el propio crecimiento. La pandemia les habilitó oportunidades de conectarse virtualmente y sacarle provecho a las capacitaciones.

Ejemplos como el de ellos permiten visualizar un futuro prometedor en todas las disciplinas que mantienen a niños y jóvenes en constante evolución

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias