CENTENARIO BOXING CLUB

Puntapié albiverde para el Automóvil Club Río Gallegos

El “Gran Premio Abrazo del Estrecho” se corrió el 17 de febrero de 1963. De su éxito nació una confraternidad automovilística que aún hoy persiste: el Automóvil Club Río Gallegos.

Por La Opinión Austral


Por Carlos Zapico

En 1962, la presidencia del club recaía en Alberto Raúl Segovia y el secretario era Emilio “Pichón” Guatti, con un grupo importante de socios que los acompañaron en la gestión. Segovia, fundador de La Opinión Austral y de LU12, la radio privada, contaba con muchos contactos y amigos en Punta Arenas (Chile). Así surgió la idea que daría como resultado la organización de una carrera de autos que se llamó “Gran Premio Abrazo del Estrecho”, que sería el puntapié inicial de una confraternidad automovilística que aún hoy persiste y que se mantiene a través de amigos y entusiastas de los autos de carrera.

 

La fecha clave fue el 17 de febrero de 1963. Se estableció un circuito de 10,390 Km. El mismo ocupaba parte del actual autódromo, de la Ruta Nacional N° 3 hacia el sur, el desvío a la zona de chacras de Río Chico (tal como existe hoy), el camino paralelo a la zona de chacras, pasando por la ex Central Radio y la actual usina de Río Gallegos, empalme con la actual Av. Gregores, la recta de la actual Lero Rivera hacia la Av. San Martín, pasando por la zona de la cantera, la cual en ese momento no existía como está hoy.

 

 

La carrera tuvo un éxito notable no sólo en autos, sino en acompañamiento popular. Y le redituó al club un importe final de 540 mil pesos.

 

 

En cuanto a pilotos, se convocó a los más destacados de ambos lados. En la línea de largada estuvieron el chileno Goodfrey Finlayson con una Ford Ranchero (Ford Fairlane camioneta) acompañado por Juan Goic, seguido de José Muñiz con su Ford Mercury y Edel Spotti como acompañante, Eusebio Ilhero y Agenor Vargas con su Chevrolet 58, luego Pedro Quenego con Alberto Fernández, Luis Bertacca con Juan Koegniseder, Alfredo Teppa con Carlos Miloviovich, y los chilenos Andrés Pivcevic con Jaime Anderson, Juan Stipicic con su esposa Genoveva Varas, Antonio Rubio con Miguel Rubio, Jorge Kuanovich, Mario Vitelle con Lorenzo Pavlov, Hanesio Vera con Guillermo Villorio y Osvaldo Novión con quien a través de los años sería uno de los más grandes pilotos de Magallanes, pero en esta ocasión actuaba como acompañante, Esteban “Carasucia” Capkovich.

 

 

 

La victoria fue para el ídolo local: José Muñiz,, seguido de Finlayson, Ilhero, Quenego, Bertacca, Vitelle, Vera, Stipicic, Pivcecic y Novión entre los diez primeros.

 

 

Para organizar la carrera se conformó una subcomisión, integrada por José Leonel Caballero, Carlos Pío Martínez, Alfredo Blaser, Pastor Magnoni, Alfredo Martín Maldonado y otros. Este grupo sería el mismo que, tan sólo un año después, fundara luego el Automóvil Club Río Gallegos.

 

 

 

De esta manera, el Atlético Boxing Club fue el iniciador de aquel esfuerzo que hoy es una de las instituciones mas importantes de la Patagonia en materia automovilística, cuyo autódromo lleva el nombre precisamente del ídolo José Muñiz.

 

 

 

El 13 de octubre de ese año los chilenos devolverían la gentileza a los argentinos con una competencia estilo “revancha” que tuvo lugar en el trazado “Arturo Pratt”, que se ubicaba por la actual “Bajada de Tres Puentes” en el ingreso a la ciudad, para doblar luego hacia la izquierda (hacia el mar) y retornar por la costa hasta empalmar nuevamente el sector.

 

 

 

Allí estaría presente toda la estructura del Boxing Club devolviendo la cortesía de los chilenos, pero ganaría nuevamente José Muñiz, segundo otra vez de Finlayson y con Ernesto Dietert en la tercera ubicación, y para darle continuidad a las competencias, la segunda que le toca organizar al Boxing se concreta el 22 de diciembre de ese año con el Gran Premio Aniversario de Río Gallegos, donde (la tercera es la vencida) finalmente gana el chileno Goodfrey Finlayson, dejando segundo al sanjulianense Luis Severino Cuesta y tercero a Muñiz, cuarto Alfredo Blaser, quinto Mario Vitelle y sexto Pedro Quenego.

En la categoría Limitada, de menor cilindrada, que también había participado, ganaba Rubén Mujica, dejando segundo al chileno Marangulic y tercero a su coterráneo Matic, mientras que en el gran rival que se quedara tirado al romper el auto, el sanjulianense Pautasso Meunier, abandonaba quedándose con todas la ganas.

Ya a esta altura, la subcomisión de carreras hacía del Automóvil Club Río Gallegos una realidad. Aún sería responsabilidad de los albiverdes realizar la cuarta fecha en febrero de 1964, pero el ente organizador de las carreras de autos ya había nacido y Boxing cedía gallardamente la organización del automovilismo deportivo.

 

 

 

Los mismos nombres de Boxing, como José Leonel “Viejito” Caballero, Pío Martínez, Alfredo Blaser, Luis Pastor Magnoni, Martín Maldonado y un gran grupo de jovencitos como Pedro Andrés “Bocha” Etura, los hermanos Guittard , Jorge Gorchs, Carlos Mayan y otros, formaban la nueva institución, pero todo había nacido del Atlético Boxing Club

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias