CALETA OLIVIA

Dos adolescentes golpearon brutalmente a otra chica de 14 años para robarle el celular

Una jovencita fue golpeada por otra de 17 en una plaza, mientras una segunda grababa lo que ocurrió. Una mujer motoquera logró salvarla. "La gente vio y no hizo nada", dijo la mamá de la víctima a La Opinión Zona Norte.

Por La Opinión Zona Norte


Una jovencita de 14 años fue víctima de otras dos adolescentes que la golpearon cuando se resistió a un robo. Aunque ya le habían sacado el celular, la agredieron. Daniela Ñancufil, madre de la víctima, habló con La Opinión Zona Norte y se mostró indignada por la falta de intervención de la gente que vio todo. Pidió a la Policía que recorra la plaza.

La situación de violencia ocurrió el lunes anterior en la plaza 20 de Noviembre, un lugar público al que va mucha gente, por estar ubicada en el centro de la ciudad de Caleta Olivia. La madre realizó la denuncia en la Comisaría Segunda e hizo un pedido sumamente importante a la fuerza de seguridad: una garita en la plaza para tener seguridad. Una mamá motoquera paró e intervino en la golpiza.

En este contexto, Daniela relató lo que supo por su hija, que estaba compartiendo jugos frutales y galletitas con dos amigas de la misma edad. “Las chicas salieron a caminar por la zona céntrica, fueron hasta la plaza y se sentaron a compartir juntas, porque el clima estaba lindo en ese momento, eran entre las 18 y 18:30 horas”, comenzó.

Y continuó: “Vieron que dos chicas estaba dando vueltas por la plaza, que las miraban mucho a ellas, entonces decidieron retirarse de la plazae irse a la casa de los padres de una de ellas, que viven por la calle Don Bosco. Cuando se iban se acercaron estas dos chicas, una de ellas grababa con el celular y empezaron a hacerles preguntas”. La intención de las dos jóvenes era robarles los celulares a las amigas.

Las dos adolescentes, que parecían tener 17 años o más, les preguntaron a qué escuela asistían, sus horarios, direcciones, nombres, los números de celular que tenían y también quisieron saber la marca y el modelo de los mismos. “Y ellas respondieron todo porque son inocentes y les dio miedo”, añadió Daniela. Luego de eso, empezaron a exigirles los celulares, a lo que la hija de Daniela se resistió.

Mi hija es una nena flaquita, esto podría haber sido peor

Compartir

Una de ellas le empezó a pegar a mi hija con golpes de puño, la tiró al piso y siguió agrediéndola con patadas, la insultaba y le gritaba que se defienda. Pero lo que no entiendo es que ya le había sacado el celular, y lo mismo le pegó”, dijo a este medio. La menor no comprende porqué la atacaron así, no conoce a las atacantes y quedó con miedo y dolores corporales por los golpes salvajes que recibió.

Además, las amigas de la menor le contaron a Daniela que en ese momento no supieron como defender a su hija, que sólo querían salir corriendo, pero pensaron en no dejar abandonada a su amiga. “Ellas no se acuerdan de nada, saben que había mucha gente mirando que no hizo nada, no las separó. Las tres tenían miedo, ellas no son de hacer esas cosas, no salen a pegar”.

La defendió otra mamá

Ante la bronca e impotencia de que ningún adulto que estaba en la plaza haya intervenido, Daniela destacó que una mamá que iba en moto vio lo que ocurría, se detuvo e intervino para que dejaran de golpear a la menor, que ya estaba sobre el suelo. “Me contó que levantó a mi nena del piso y le exigió a las dos más grandes que le devuelvan el celular, la que se lo había sacado y la golpeó agarró el celular y se lo tiró al piso y lo rompió todo (foto)”.

“La chica me comenta que mi hija y sus amigas lloraban y le pedían por favor que no las deje solas, entonces la acompañó a la casa de una de las nenas. Ahí me llamaron los padres y quería irme corriendo desde el barrio Mar del Plata hasta donde estaba mi hija. Una mujer a la que no le pregunté el nombre me llevó. Le agradezco mucho”, agregó.

Cuando Daniela llegó y vio a su hija golpeada y con manchas de barro la abrazó y la llevó a las instalaciones del Hospital Zonal para que la revisaran. Allí le hicieron placas y todo resultó bien, sólo se trató de golpes que, claramente, la dejaron con mucho dolor. El miedo de la madre era que la hayan quebrado, debido a que tenía dificultad para desplazarse por sus propios medios.

Más seguridad

Luego de salir del nosocomio, Daniela fue a la Comisaría Tercera, la enviaron a la Primera y después a la Segunda. “Estallé porque me tuvieron a las vueltas y yo andaba con mi hija toda lastimada y llena de barro, así que nos llevaron en un patrullero a la comisaría e hice la denuncia.Llegamos a casa a las 23 horas recién y mi nena pudo bañarse y tomar la medicación para los dolores”, contó a La Opinión Zona Norte.

En este sentido, la mujer se dirigió a la fuerza de seguridad, por lo que vio dentro de las dependencias, que le generó indignación: “En las comisarías había policías sentados, otros fumando o tomando mates, y ¿por qué no salen a las calles si supuestamente son nuestra seguridad, porqué no salen a caminar a la calle si supuestamente nos cuidan a nosotros?” cuestionó.

Finalmente, arrojó la propuesta de hacer una garita policial en las inmediaciones de la plaza 20 de Noviembre. Y explicó que: “Justamente es en la placita donde tiene que haber policías, no pido que detengan a cada chico que vean, sino que estén presentes, porque esta vez le pasó esto a mi nena y gracias a Dios está mejorando, pero podría haber sido peor”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias