FIRMA DE CONVENIO

Alicia Kirchner y Marcela Losardo anuncian la llegada de pulseras contra la violencia de género

Para el agresor, una tobillera y para las víctimas, un celular que funciona como botón antipánico. Los dispositivos registran la proximidad entre ambos y la señal se envía a los centros de monitoreo que están en Caleta Olivia y Río Gallegos. La gobernadora y la ministra de Justicia y DDHH de la Nación, firman hoy el convenio.

Por Sara Delgado


El Gobierno de Santa Cruz cumplirá este mediodía con un anuncio que hizo en octubre 2018, cuando prometió el “sistema de supervisión, monitoreo y rastreo de agresores y víctimas de violencia de género”, con la creación de un área, en el ámbito de la Policía, que se va a ocupar del control de los dispositivos para proteger a las víctimas de la violencia machista.

En un acto que se realizará a las once del mediodía, la gobernadora Alicia Kirchner y la ministra de Justicia y Derechos Humanos Marcela Losardo, firmarán el acuerdo para la creación del Programa Provincial de Monitoreo de dispositivos electrónicos duales para casos de violencia intrafamiliar y de género.

Los centros de monitoreo están previstos, inicialmente, para Río Gallegos y Caleta Olivia, las dos localidades donde existe una Oficina de Violencia Doméstica, y se ocuparán del cumplimiento de las medidas cautelares ordenadas por una jueza o un juez, interviniendo si acaso una mujer está en peligro.

Se inauguran dos centros de monitoreo de los dispositivos. Uno en Caleta y otro en Gallegos

El programa establece que a las víctimas de la violencia machista les van a asignar una suerte de botón antipánico, similar a un celular, mientras que a su agresor, una tobillera electrónicaque va a detectar si está a una distancia segura de la víctima, emitiendo alertas en caso de acercamiento.

Además, el sistema permite a las víctimas pedir ayuda y activar las alertas de pánico ante situaciones en las que se sienta que están corriendo peligro. El alerta va al agresor, para hacerlo desistir, a la víctima para que sepa que se está acercando, y también al centro de monitoreo para que intervengan.

La presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Paula Ludueña, también firmará el convenio junto al ministro de Seguridad, Lisandro de la Torre .

Según pudo confirmar La Opinión Austral,los anuncios involucran un total de cien dispositivos duales y capacitaciones en violencia de género para el personal policial que será designado en los centros de monitoreo.

En lo que va de la cuarentena, según el registro que llevan adelante diversas organizaciones que mapean los medios de comunicación, ciento ochenta y tres mujeres fueron asesinadas y en el sesenta por ciento de los casos, el femicida fue su ex o actual pareja. También en el 60 % de los acasos, el crimen se cometió puertas adentro del hogar. Para las mujeres, inseguridad es otra cosa.

El veinte por ciento de estas mujeres había realizado denuncias, y el diez por ciento tenía alguna medida de restricción.

En el 41.83 % de las mujeres que denunció, recibía violencia física por parte de su pareja o ex

En Río Gallegos, según datos de la Oficina de Violencia Doméstica que coordina Sabrina Granero, entre junio y agosto, 175 mujeres acudieron para consultar algunas, y hacer una denuncia las demás.

De ese total, el 10% ya había hecho denuncias previas contra su agresor, y en el 42,55% de las veces, tenían antecedentes de denuncias entre sí.

Al igual que en el resto del país, las mujeres denunciaron mayormente a sus exparejas, en el 60.2% de los casos.

Los disparadores de la violencia, según rankea la Oficina, fueron los divorcios no resueltos, las cuotas alimentarias, los regímenes de comunicación no acordados con hijos en común y la negativa de una de las partes a dar por finalizada la relación.

Se prevé la llegada de cien equipos electrónicos para los agresores y sus víctimas

 

Sin embargo, lo que las mujeres manifestaron muchas veces sin haber percibido que eso sucedía, fue que su agresor les había restringido la autonomía, (24.55%), que la celaba (38.78%).

El grupo de edades delas riogalleguenses que denunciaron violencia en la OVD, va de los 30 a los 39 años, al tiempo que entre los denunciados por violentos se notó que la mayoría se encontraban desocupados (20.18%), eran usuarios de drogas (15.79%) o tenían alguna enfermedad (4.39%).

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias