Versiones encontradas

Cómo detuvieron al subgerente Servicios Públicos: detalles de un día de furia

"Me pegaron todos lados. Lo único que fui a hacer es buscar la cañería que necesitamos para el Bicentenario", dijo Diego Flores, el funcionario provincial a cargo de Saneamiento de la empresa estatal, luego de terminar en la Comisaria por atentado a la autoridad. Desde la fuerza policial indicaron que empujó en el pecho al oficial a cargo de los controles y allí lo redujeron mientras él se resistía.

Por La Opinión Austral


El subgerente de Saneamiento de Servicios Públicos en Caleta Olivia, Diego Flores, terminó demorado el miércoles por la tarde luego de que se dirigiera a Ramón Santos a buscar una válvula para una obra de agua en el barrio Bicentenario.

El hecho fue muy confuso y polémico. Terminó alojado en la Comisaría Cuarta y compañeros y hasta su abogado, el Dr. Carlos Aparicio, fueron al lugar a apoyarlo.

 Afuera de la comisaría, compañeros de Flores esperan que lo liberen.
Afuera de la comisaría, compañeros de Flores esperan que lo liberen.

Si bien la versión de Flores indica que fue "golpeado como un perro", al punto de que su representante legal dijo que instará una denuncia por "abuso de autoridad, vejaciones e incumplimiento de funcionario público", desde la Policía Provincial señalaron que el subgerente de SPSE fue demorado por "atentado y resistencia a la autoridad", y dieron otra explicación de lo sucedido, hasta ayer desconocida.

"Me pegaron todos lados. Lo único que fui a hacer es buscar la cañería que necesitamos para el Bicentenario", dijo Flores.

La versión policial indica que el subgerente llegó a Ramón Santos a bordo de una camioneta de SPSE, como bien explicó él, a esperar por unos elementos que llegarían desde Comodoro Rivadavia. No se bajó nunca del vehículo y solo dijo que estaba esperando algo.

Minutos después de ser consultado por un efectivo policial sobre su presencia allí, llegó la camioneta de la cooperativa de Comodoro y empezaron a hacer el traspaso de unos tubos de un rodado al otro. Fue allí cuando se desató el conflicto. A Flores le molestó que lo indagaran sobre su trabajo.

Un oficial a cargo del operativo le indicó que, sin previa desinfección de los elementos, no podía ingresarlos a la ciudad. Ahí manifestó su enojo con el personal y su cansancio ante este tipo de controles.

 Alejandra Vargas, pareja de Flores, junto a la válvula que habían ido a buscar para la obra del Barrio Bicentenario.
Alejandra Vargas, pareja de Flores, junto a la válvula que habían ido a buscar para la obra del Barrio Bicentenario.

Al ser invitado a la guardia para hablar, llamó a un jefe policial de la Unidad Operativa y dijo que estaba autorizado. Su DNI se le fue requerido en reiteradas oportunidades y el "lo mostraba y lo sacaba", entorpeciendo la labor policial, hasta que en un momento empujó en el pecho al oficial a cargo de los controles y allí se procedió a su reducción, informaron desde la Policía.

Hubo un forcejeo y tuvo algunas escoriaciones. También terminó con una de sus manos hinchadas. Según la Policía, por forzar las esposas una vez colocadas Todo esto consta en la certificación médica.

Tras un par de horas en la comisaría, recuperó su libertad esa misma tarde-noche. Minutos antes, su esposa, Alejandra Vargas, declaró a Canal 2 de Caleta Olivia que "le pegaron piñas y patadas", y que lo esposaron "como si fuera un delincuente"

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias