Zafra del langostino

El lunes habrá datos de captura y definiciones

El "oro naranja" no es valuado al nivel que pretenden las compañías. Se definirá si se puede pescar, pero también si las empresas enviarán sus buques a hacerlo. El Estado quiere conservar el nivel de empleo.

Por La Opinión Zona Norte


Continúa la prospección de langostino en aguas nacionales. Se espera que recién el lunes estén disponibles datos definidos sobre el tamaño y volumen de captura de la especie. Pero también sobre la incidencia de la merluza. El área prospectada es una zona de veda permanente para esta otra pesquería, dado que allí se da el crecimiento de sus ejemplares.

En circunstancias normales, todos los actores de la actividad estarían a la espera de la información, resueltos a salir a pescar cuanto antes. Sin embargo, por estas jornadas, al margen de los datos que arrojará la captura experimental, crece la incertidumbre acerca de la resolución que tomarán las empresas que no encuentran mercados para los productos de mar.

Las autoridades de las áreas de pesca provincial y nacional esperan que, además de contar con los datos científicos, la semana entrante traiga definiciones sobre el conflicto que mantienen las compañías armadoras con el SOMU y si los barcos congeladores saldrán a trabajar.

“Los congeladores no quieren prospectar. El precio del langostino afecta mucho y la incertidumbre es grande”, admitió una alta fuente a La Opinión Zona Norte. “La pandemia descompaginó muchas cosas, incluida la actividad laboral de localidades enteras, como Puerto Deseado y Caleta Olivia, los dos puertos eminentemente pesqueros de la provincia”, agregó.

Según las fuentes, las empresas regulan la situación y especulan con salir a capturar y guardar en bodegas, o no hacerlo para aminorar costos. El punto es que, más allá del valor internacional actual del langostino, que para las compañías exportadoras es bajo, la zafra se determina de acuerdo al período de crecimiento de la especie.

Fuera del “punto justo” para la captura, que se evalúa y decide con los datos de la prospección, no se puede pescar. Por eso, el centro del debate, en lo que respecta a las grandes empresas, pasa por si les resulta más conveniente acumular producción o arriesgarse a esperar un año hasta la próxima zafra.

En medio de todo están los trabajadores, los recursos que perciben por su tarea y las comunidades que habitan. Autoridades nacionales y provinciales están manteniendo reuniones con los principales actores de la actividad. El objetivo es conservar el nivel de empleo y mucho tiene que ver la “espalda” de las empresas para acumular materia prima, a la espera de un mejor precio internacional.

Consultado al respecto, el secretario de Trabajo, Sergio Viotti, oriundo de Puerto Deseado, señaló que el puerto mueve múltiples engranajes. Dijo que la situación es preocupante y “nos ocupa a todos los sectores del trabajo y del gobierno”. En este sentido, recordó que en 2019, una situación de mercado generó que las bodegas en Santa Cruz se mantuvieran repletas durante meses.

“Fue una situación diferente a la pandemia. Provocó que los depósitos estuvieran llenos acá y a punto de estarlo en Chubut. Son fluctuaciones del precio. Pero ahora se le sumó el COVID-19 y se agravó”, dijo.

Finalmente, resaltó que en esta época del año “el trabajo en Deseado está marcado por la zafra del langostino. Ayer se trasladaron partes de un parque eólico e ingresó un buque mercante. Todo eso genera trabajo, pero la pesca es fundamental”, culminó.

Habrá que aguardar a que transcurra el fin de semana para conocer si se podrá pescar y cuáles empresas decidirán hacerlo

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias