Faltan marineros, pero hay desocupación

El SOMU y las cámaras empresarias aceptaron la conciliación obligatoria y se espera que zarpen los barcos

Tras dictarse la conciliación obligatoria en el conflicto entre el SOMU y las cámaras empresarias, la flota congeladora saldría a pescar. En Caleta piden empleo local. El gremio tiene 35 marineros desocupados.

Por La Opinión Zona Norte


La delegación Caleta Olivia del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) tiene un padrón de 90 marineros. Del total, cuentan con una bolsa de trabajo de personal desocupado que oscila entre los 30 y los 35 trabajadores.

Los barcos amarrados en el puerto Caleta Paula, que están comprendidos en el conflicto entre el sindicato y las cámaras empresarias, son 13 y pertenecen a la empresa Conarpesa. Según el delegado local del SOMU, José Romero, cada buque precisa entre 15 y 17 marineros. Es decir, los marinos locales no alcanzan para cubrir los puestos vacantes.

Consultado por La Opinión Zona Norte, el referente admitió que “de nuestra nómina, sólo 4 son personal fijo, el resto no tiene estabilidad laboral. Esa es la otra lucha, porque no alcanzamos para cubrir -entre todos- ni la mitad de los barcos disponibles, pero aun así tenemos desocupados”.

El grueso del personal suele venir desde otras localidades. Por ejemplo, durante el fin de semana, una delegación de 30 marineros proveniente de Puerto Madryn inició su cuarentena obligatoria en un hotel de la ciudad, a la espera de embarcar. Luego, el paro sostenido habría persuadido a la compañía a devolver a los trabajadores a su sitio de origen.

Conciliación

Al margen de eso, vale recordar que el SOMU lleva adelante un reclamo nacional que implica a unos 3.000 trabajadores, a raíz que la flota congeladora permanece en los puertos, en plena zafra del langostino. El Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria. El martes fue la primera audiencia.

Sobre el particular, Romero expresó que la medida de la autoridad laboral determinó que se retrotraigan las acciones de las partes hasta antes del inicio del conflicto. Por esa razón, las empresas fueron instadas a llevar sus barcos a pescar en alta mar.

“No hay nada garantizado. La verdad es que esperamos que así sea, porque es lo que venimos reclamando hace tiempo. Además, como todo vuelve a foja cero, nos tienen que pagar con los valores de referencia del convenio colectivo, al precio actual del dólar”, sintetizó.

En la jornada de este jueves tendrá lugar un nuevo encuentro. “Lo que hablamos ayer con el secretariado nacional, por videoconferencia, es que la conciliación nos obliga a levantar las medidas de fuerza, pero también obliga a las empresas a salir a trabajar. Es para todo el país. Ojalá se dé todo con normalidad y podamos salir. Las mareas perdidas les hacen muy mal a muchas familias”, dijo el delegado.

Cuenta recodar que la parte empresaria está representada por tres cámaras que participan en la discusión paritaria en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación. Se trata de la Cámara de Armadores Pesqueros y Congeladores de la Argentina (CAPeCA), la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) y el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA).

El punto de mayor roce entre las partes es la demanda patronal de bajar los valores de referencia para la liquidación de los haberes con base en la producción. La metodología de cálculo está establecida en el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) del sector y está atada al precio actual del dólar

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias