CALETA OLIVIA

La Justicia lo absolvió porque le requisaron el auto sin una orden

Jeremías Miranda, un joven de la ciudad de El Gorosito, fue declarado inocente de culpa y cargo ya que los efectivos requisaron el rodado sin la orden judicial correspondiente. En 2014, le habían encontrado alrededor de 40 gramos de marihuana.

Por La Opinión Austral


Una curiosa resolución de la Justicia se dio a conocer el jueves, cuando falló el Tribunal Oral Federal de la provincia a favor de un muchacho de Caleta Olivia, indicando que, en su momento, cuando efectivos de la Policía actuaron mal.

El caso se remite a abril del año 2014 en la ciudad de El Gorosito, cuando un joven llamado Jeremías Miranda circulaba por la ciudad a bordo de un Volkswagen Gol y efectivos de la Comisaría Cuarta lo vieron en “actitud sospechosa”. Ante esto, los agentes procedieron a interceptar el rodado en cuestión.

Cuando los agentes procedieron a identificar al conductor dieron cuenta de la guantera abierta del auto y la presencia de un “envoltorio sospechoso”, según consigna el fallo al que tuvo acceso La Opinión Austral. El mismo fue sometido a los test correspondientes y se supo que Miranda tenía un poco menos de cuarenta gramos de marihuana.

Los efectivos no indicaron ni justificaron el porqué de la “actitud sospechosa” de Miranda

En esa oportunidad, al muchacho lo habían detenido y le habían comenzado una causa por “tenencia de estupefacientes con presuntos fines de comercialización”. Algo muy fuerte para alguien a quien sólo le encontraron unos gramos de marihuana y que, incluso, sólo tenía un envoltorio, es decir, no estaba fraccionada.

El proceso judicial continuó con Miranda en libertad y, en los últimos días, finalmente se llegó a una propuesta de juicio abreviado, solicitado por la Fiscalía General, a cargo de la doctora Patricia Kloster.

Según pudo saber este medio, la defensa de Miranda junto a la representante del Ministerio Público Fiscal, habían solicitado un juicio abreviado con el joven declarándose culpable y habían solicitado la pena de un año de prisión en suspenso más el pago de los costes procesales, unos cuatro mil pesos, cambiando la carátula a “tenencia simple de estupefacientes”, quitando el agravante de los presuntos fines de comercialización,

El fallo

Finalmente, el tribunal, encabezado por el doctor Alejandro Ruggero, reunió las solicitudes y las pruebas que pesaban sobre Miranda y, curiosamente esta vez, falló a favor del muchacho y su defensa entendiendo que la Policía había actuado mal.

Además de los cuarenta gramos de marihuana, los efectivos de la Comisaría Cuarta de Caleta Olivia le habían encontrado a Miranda un garrote, que estaba “fondeado” entre el asiento y la puerta del conductor, y esta habría sido una de las pruebas que encontró la Justicia para absolver al muchacho.

Según indica la resolución de la Justicia Federal sobre el garrote, si el mismo fue hallado del lado externo del asiento del conductor y por deducción lógica, entre el asiento y la puerta, espacio de imposible inspección, salvo que el observador abra la puerta o ingrese su cabeza por la ventanilla, pero no es eso lo que describe el informe que argumenta que al divisarse el palo, se solicitó al conductor que descendiera, dando cuenta que los agentes requisaron el rodado sin la orden de requisa vehicular que previamente, debería haber sido solicitada al Juzgado de Instrucción.

Otra de las pruebas que encontró la Justicia es que el rodado estaba polarizado y que era difícil de verificar qué había en el interior, dada la hora en que fue interceptado por la Policía y la oscuridad del habitáculo.

Citando otros fallos que fijaron precedentes, el tribunal también remarcó que el informe policial no pudo justificar “la actitud sospechosa” de Miranda, ni porqué le revisaron su rodado en un primer momento. Por lo que, finalmente, fue sobreseído

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias