UN EJEMPLO DE SUPERACIÓN

“Me dije que podría y encontré la luz en mi oscuridad”, contó la mujer ciega que se recibió a los 65 años

Mirtha tiene 65 años y se recibió este miércoles. Pese a sus condiciones físicas, logró la Tecnicatura en Operador Socioterapéutico con Orientación en Recreación y Educación Popular. De ahora en más, quiere ayudar a otras personas.

Por La Opinión Zona Norte


Mirtha Reyes es una vecina de Caleta Olivia de 65 años que este miércoles se recibió de técnica superior en Operador Socioterapéutico con Orientación en Recreación y Educación Popular, dictada en la Fundación Valdocco.

Hace 15 años, por una mala praxis, perdió su pierna. Reyes y sus hijos vivían en Tucumán, pero para que se sintiera cerca de sus hermanos y tuviera una mejor recuperación, decidieron volver al sur. Además, “hace tres años perdió su visión por completo”, informó su hija Evelyn a La Opinión Austral.

La Opinión Zona Norte, para conocer a Mirtha y su gran historia de superación, visitó su hogar, ubicado en el barrio 1° de Mayo.

Atenta y muy simpática, Mirtha recibió al equipo y manifestó “nunca pensé que me iban a hacer una nota. Siempre me gustó la parte social, las adversidades de la vida me llevaron a otro lado. En un momento difícil que me tocó vivir, comencé a asistir al CIJ del 3 de Febrero, donde estuve aprendiendo Braille”.

En ese momento, la supervisora del centro era Patricia Gómez y “en el tiempo que asistía surgió la idea de esta carrera. Valdocco bajó la tecnicatura del Ministerio de Educación y Gómez me comentó si me animaba, y le dije que sí. Entré para saber bien de qué se trataba y yo pensaba que iba a ser yo en mi oscuridad, me tocó hacer grupo con cinco personas que me decían todos los días que iba a poder y mi familia me apoyó”, agregó Reyes.

 La reciente técnica expresó que sus compañeras fueron un gran sostén. FOTO: JUVENTUD EMPODERADA
La reciente técnica expresó que sus compañeras fueron un gran sostén. FOTO: JUVENTUD EMPODERADA

“En estos tres años me costó muchísimo, llevaba un grabador a las clases y aparte hacíamos equipo para estudiar, estaban Patricia, Andrea Nahuel, Erica Salina, Francisca Gil y María Oviedo. Muchas veces fue difícil, en las noches me sentaba en la cama a llorar porque no me quedaba lo que había aprendido. Creía que había aprendido y no había forma de acordarme. Así lo transité, nunca falté a clases”, apuntó.

Mirtha, emocionada sobre su tránsito por la carrera y las barreras de la vida, manifestó que “no me siento discapacitada, soy una persona con capacidad diferente. A veces no me sentía bien porque no me incorporaba en muchas cosas, pero llegué y es lo que importa”.

“Escucho a muchos jóvenes que dicen que no tienen dinero para los libros, uno tiene que buscar el tiempo. Se puede trabajar y estudiar, yo quiero que ninguna persona tenga que lucharla desde acá. Muchas veces en la vida nos encontramos con una pared, pero hay que atravesarla. Me lo demostré a mí misma y me gustaría que los jóvenes lo lograran”, reflexionó la técnica.

Cuerpo, mente y alma

Mirtha contó que tiene tres hijos y ocho nietos, y quiere que los más pequeños tengan en cuenta que todo se puede lograr. “Ahora hay audiolibros y yo los escucho, hay que buscar las herramientas para salir adelante, no hay que ponerse en el papel de víctima. No quiero estar tirada en una cama, mi último día sería estar feliz con mis nietos y muertos de risa”, destacó.

Antes de comenzar la carrera, Reyes realizó un curso denominado “Psiconeuro e inmunología” durante dos años. “Este curso hizo conocer mi cuerpo, mente y alma. Esto me sirvió muchísimo y vivo aferrada a esos conocimientos. Las puertas hay que abrirlas y si no, hay que buscar la forma”.

De ahora en adelante

Con su analítico en mano, Reyes expresó “quiero servirle a alguien más con todos los conocimientos que aprendí, la gente debe saber que sí se puede”.

Por último, la técnica reconoció a sus compañeras, “quiero agradecerles porque llegué gracias a ellas y a mi familia, ellos vivieron mis berrinches”, cerró entre risas.

 

PATRICIA GÓMEZ: “MIRTHA DICE QUE LA AYUDAMOS, PERO ELLA NOS APORTÓ SU SABIDURÍA DE VIDA

 Este miércoles, el grupo de compañeras se recibió. FOTO: LOA
Este miércoles, el grupo de compañeras se recibió. FOTO: LOA

Patricia Gómez fue una de las cuatro compañeras que le brindaron la oportunidad a Mirtha Reyes de formar parte de un equipo de trabajo, aprendizajes y estudio.

En diálogo con La Opinión Zona Norte, Gómez comentó que “para nosotras es un sueño cumplido, cuando estaba a cargo de la Supervisión de Juventud, se concretó esta carrera para conformar un equipo y abordar los consumos problemáticos. Ella nos venía acompañando un montón, junto a Andrea Nahuel, Erica Salina, Francisca Gil y María Oviedo”.

Y agregó que “se anotaron las chicas y transitamos este camino, que no fue fácil, se logró con perseverancia y esfuerzo. A Mirtha le leíamos y le grabábamos las clases. Para nosotras es un sueño logrado, seguimos trabajando con jóvenes y pensamos implementarlo y ponerlo al servicio de la comunidad”, adelantó.

Por último, Patricia Gómez resaltó que, en su caso, “soy una convencida de que sí se puede!,que los límites se los pone uno”y en ese sentido señaló: “Mirtha nos dice que nosotras la ayudamos mucho, pero ella también nos ayuda a nosotras, su motivación y su iniciativa son un complemento. Ella durante este camino nos aportó su sabiduría de vida”, cerró.

Salutación

Miguel Troncoso, presidente del Concejo Deliberante, envió sus felicitaciones a la nueva profesional. “Nos ha demostrado que con esfuerzo, disciplina, esmero y mucho amor, no existen barreras para llegar a consumar nuestras metas”, destacó

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias