HAY VARIOS DAMNIFICADOS

Indignante: mujer usó a sus hijos para robar en locales de ropa

El hecho ocurrió en Santa Cruz. Comerciantes denunciaron a una mujer que ingresa con 4 menores en tiendas y roba con la modalidad de estafas por transferencia bancaria. En el local de indumentaria Vrunella robaron $ 70.000 en mercadería. La dueña habló con La Opinión Zona Norte.

Por La Opinión Zona Norte


Una mujer de la comunidad zíngara fue denunciada por comerciantes de Caleta Olivia tras cometer varios robos con estafas a través de transferencias bancarias. Lo insólito es que, según dijeron a La Opinión Zona Norte, utilizaba a sus cuatro hijos menores de edad. En la tienda Vrunella sustrajeron prendas de ropa por el valor de $ 70.000.

En este sentido, Virginia, propietaria de la tienda, contó a este medio que el robo ocurrió el lunes pasado a las 17 horas. Como el clima era agradable en ese momento, y estaban a plena luz del día, tenían el acceso principal del local abierto. “La mujer entró de golpe con cuatro menores de edad que comenzaron a alborotar el local y ella eligiendo, aunque le dijimos que no teníamos talles pequeños, de todos modos empezó a revisar los percheros”.

La mujer eligió dos prendas que se iba a llevar. Cuando tuvo que pagar, lo hizo a través de una transferencia bancaria que no se acreditaba en la cuenta de Virginia. “Le dijimos que hasta que no se acredite la transferencia no se podía llevar las cosas, así que estuvo 40 minutos acá. Mientras los nenes entraban y salían, mi empleada se dio cuenta de que los nenes se habían robado un chaleco y para eso ya habían sacado dos más. Después hicimos la revisión de mercadería y nos dimos cuenta de que faltaban más cosas”, añadió.

Luego de esto, y de que la mujer se fuera del lugar, Virginia avisó en el grupo de WhatsApp que tienen con otros comerciantes de la ciudad, donde informó lo que había ocurrido en la tienda de ropa. “Muchos comenzaron a escribir que habían sido víctimas de robo de la misma mujer con los menores, a uno el martes pasado, otro el viernes, todos coincidimos en la información y avisaron a la Policía”, manifestó la mujer en diálogo con LOZN.

El personal de la Comisaría Primera fue a tomar los datos de la propietaria del comercio. Después se acercaron otros comerciantes que habían sufrido la misma modalidad de robo por parte de las mismas personas. “Nos pusimos de acuerdo todos y realizamos una denuncia en conjunto”, informó, ya que a Marina, la dueña de la tienda Té de Tilo, le ocurrió lo mismo.

Sobre el método de robo, Virginia explicó que “la señora entra con los niños, te entretiene con el tema de la transferencia, que si se acredita o no se acredita, y los chicos van sacando la mercadería del local”. De este modo, perdieron mercadería por el valor de 60 a $ 70.000. Además, según comentó, las trasferencias las hace por la aplicación del banco Santander. “No sé cómo hacen ellos, deben tener algo”, agregó.

Devolvieron un chaleco

Tras la viralización del robo, Virginia hizo un vivo con Canal 2, lo que obligó a la mujer de la comunidad zíngara a que devuelva un chaleco de todo lo robado. “Se ve que ella vio eso, así que vino a devolver una de las prendas, pero también me pedía que le devuelva la plata de la transferencia que supuestamente nos había hecho y nunca se acreditó” dijo Virginia y mencionó que para evitar problemas le hizo una transferencia por la suma de $ 9.500.

“Primero vino a las 17 horas y cuando no se acreditaba la plata en mi cuenta me dijo que no iba a hacer la compra porque el marido le estaba pidiendo la plata, dijo que era un pelotudo y empezó a faltarle el respeto a su marido. Nos dijo que volvía más tarde y dejó un CBU y un número de teléfono, al cual no llamamos. Después apareció cerca de las 20:00 horas con un chaleco que nos devolvía, todo roto y en malas condiciones y pidió que le devolvemos la plata. Ante los nervios que tenía y todo eso le hice la transferencia”, contó.

Y continuó: “Le hice la transferencia porque me paralizó la situación, uno no sabe cómo van a reaccionar. Nos estamos acostumbrados a esto, la mujer entró de golpe y nos parecía raro porque no son habituales de la zona, de venir al local”, dijo la mujer a LOZN. Y agregó: “Caleta ya está grande, cada vez pasan más estas cosas y por eso los comerciantes estamos en constante contacto”.

Finalmente, Virginia comentó que el personal de la Comisaría Primera realiza recorridas todos los días en horario que comienza a oscurecer, por el tema de la inseguridad. “Ellos vinieron y estuvieron haciendo las inspecciones oculares, sacaron fotos y le tomaron los datos a la mujer cuando ella vino a reclamar acá”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias