Caleta Olivia

Taxis y remises frenaron el Operativo del Ministerio de Trabajo

Por La Opinión Austral


La responsable de la Delegación Regional Caleta Olivia del Ministerio de Trabajo de la Nación, Andrea Fernández, aceptó el pedido del intendente Facundo Prades de posponer por algunos días el operativo de control de numerosos choferes de taxis y remises que no están blanqueados en el régimen laboral, lo que había derivado en fuertes multas monetarias hacia los responsables de cooperativas, centros y agencias que nuclean a los trabajadores del volante.

* Corresponsalía Caleta Olivia

El jefe comunal se vio forzado a acudir a la sede del organismo nacional luego que a partir de las 8:30 y por más de dos horas, la calle 25 de Mayo -principal acceso al edificio central de la comuna- y otras adyacentes fueran bloqueadas por más de un centenar de autos de alquiler y sus conductores protagonizaran un estridente bocinazo que se escuchó a varias cuadras de distancia.

Los manifestantes informaron a la prensa que desde hace varios días, inspectores del referido Ministerio venían presentándose en las paradas y oficinas donde labraron actas con fuertes multas que iban desde los 15 a los 45 mil pesos por la existencia de choferes no "blanqueados" en el sistema laboral, y que por lo tanto están trabajando "en negro", estimándose que son alrededor de 500.

Además, era llamativo que acudieran acompañados por referentes del Sindicato de Peones de Taxis que hace pocos meses comenzó a actuar esta provincia, lo que abrió sospechas de que detrás del operativo existe un componente político-gremial.

Fundamentan imposibilidad

Todos coincidieron en señalar que el operativo comenzó "sin ningún anuncio previo", al tiempo que los directivos de cada entidad indicaron que ellos no están en condiciones de "blanquear" a los peones por los altos costos que ello demandaría, a lo que se suma la recesión económica que afecta a la ciudad, la cual genera una fuerte disminución de pasajeros.

A modo de ejemplo, el dueño de un taxi, Claudio Reynoso, manifestó a La Opinión Austral que, de persistir esta situación, puede llegar a romperse un eslabón en el circuito del trabajo. "Como propietario no me conviene tener un chofer en blanco, porque no me dan los costos", admitió.

Paralelamente, esta manifestación desnudó otras situaciones irregulares internas, sobre todo en cooperativas de taxis, ya que algunas están conformadas por cuatro o cinco personas según consta en documentaciones formales, pero nuclean a otros cuarenta o cincuenta trabajadores que dependen de las mismas, con lo cual se tergiversa el sentido del cooperativismo, ya que el mismo muta hacia el concepto de empresa.

Estos últimos, ya sea peones o poseedores de autos propios, deben dejar algo más del cincuenta por ciento de sus ganancias a quienes tienen el rótulo de "cooperativistas".

 Tanto la calle de acceso al edificio central del municipio como las adyacentes fueron bloqueadas ayer durante dos horas por cientos de autos de alquiler.
Tanto la calle de acceso al edificio central del municipio como las adyacentes fueron bloqueadas ayer durante dos horas por cientos de autos de alquiler.

El mediador

El intendente Facundo Prades, acompañado por el secretario de Gobierno José Luis Lacrouts y el diputado provincial Gerardo Terraz, recibió en su despacho a voceros de los reclamantes y luego salió a la calle para hablar con el grueso de los manifestantes.

Les dijo que el municipio no tenía injerencia en cuestiones de Personería Gremial (por el nuevo sindicato) ni tampoco sobre disposiciones del Ministerio de Trabajo, pero aun así iba a procurar salvaguardar las fuentes laborales.

En principio les pidió que dejaran libre la calle y que él iría a la sede del organismo nacional para conocer detalles del operativo, tras lo cual se comprometió a volver a reunirse con todos los trabajadores del volante para evaluar la situación, algo que ocurrirá esta misma semana.

¿Jugada política?

En esferas del Departamento Ejecutivo Municipal se cree que el nuevo esquema de conflicto responde a una jugada "malintencionada" y orquestada por detractores políticos a la gestión Prades, aunque nadie se animó a dar nombres.

No en vano, algunos referentes del Sindicato de Peones de Taxis lo habían visitado hace aproximadamente cuatro meses, pero nada le dijeron sobre su objetivo de "blanquear" a choferes, sino que solamente se limitaron a presentar sus saludos protocolares y solicitarle una colaboración para una campaña social.

Algo de eso también dio a entender el secretario de Gobierno, José Lacrouts, al manifestar a través de un programa informativo radial que resultaba "extraño" que después de 30 años, repentinamente, aparezca un sindicato que aún no está formalmente asentado en Caleta y reactive este problema con tanta dureza.

"Nos parece que esto está un poco armado" sostuvo el funcionario, añadiendo que se está poniendo en juego la fuente laboral de unos 500 trabajadores, y si bien no cuestionó el operativo del Ministerio de Trabajo, evaluó que "no es el momento histórico para hacerlo"

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias