LICITACIÓN CONDICIONADA

Transporte urbano: sólo con SUBE hay subsidios

El Ministerio de Transporte recomendó a los municipios adherirse al sistema de beneficios para recibir las compensaciones pendientes de cara a fin de año. Río Gallegos fue incorporado al sistema cuando Cambiemos abandonó el municipio.

Por La Opinión Austral


En el actual esquema de políticas federales que implementó el gobierno de Alberto Fernández desde su asunción en la Presidencia de la Nación, el Ministerio de Transporte acentuó el diálogo con las provincias atender las dificultades que presentaba el sector a inicios de este año.

Uno de los aspectos esenciales trabajados fue el traspaso de los recursos del “Fondo Compensador al Transporte Público”. Pero la llegada de la pandemia agravó aún más las condiciones en que se encontraban las empresas del sector. Para evitar la aglomeración de personas debieron reducir -desde el 20 de marzo- en un su totalidad el servicio, para prevenir contagios de coronavirus.

En un intento de llevar asistencia a la larga y la corta distancias, Nación implementó un esquema de compensaciones que incrementó el flujo de los subsidios a las empresas. Pero la pandemia creció y el aislamiento trajo demoras en el acompañamiento.

Buscando un equilibrio en un difícil escenario, días atrás se llevó adelante un encuentro del Consejo Federal de Transporte. En ese ámbito, las provincias del interior del país pidieron certezas sobre el traspaso de las compensaciones, urgidas por la falta de actividad.

Por su parte, Transporte de la Nación transmitió a los representantes provinciales que para cobrar los fondos del segundo convenio de asistencia económica tendrán que implementar el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE). Este pedido incluye a tres comunidades santacruceñas: Río Gallegos, Caleta Olivia y la Cuenca Carbonífera, para el servicio interurbano.

Mientras en la ciudad capital el Municipio espera las resoluciones judiciales para avanzar en el gerenciamiento del servicio que dejó Maxia SRL, el diseño del pliego para el próximo llamado a licitación deberá readecuarse a esta nueva condición.

Sucede que la compañía caletense, en menos del año que estuvo activa, decidió no adherirse a SUBE. En cambio, desarrolló su propio sistema de beneficios -destinados a los usuarios-, conocido como VOY.

Esa acción generó que Río Gallegos quedara fuera de las compensaciones nacionales. La ciudad volvió a ser incorporada cuando la gestión de Cambiemos abandonó el municipio local.

Con un conflicto latente, el Municipio busca incrementar la asistencia nacional, que entre el primer y segundo convenio distribuyó $ 6.500.000.000 y quedarían pendiente $ 4.000.000.000.

La adhesión a SUBE es clave para que los municipios reciban asistencia. La ciudad capital de Santa Cruz es uno de los conglomerados menos atractivos para las compañías, por lo que las compensaciones son vitales

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias