EL AVANCE Y LAS FALENCIAS EN EL SISTEMA

Caleta Olivia: le destrozó la casa, le arrancó la ropa y quiso pegarle frente a su hija

Ivanna Bunge es referente de un grupo local feminista que trabaja diariamente asistiendo a víctimas y sobrevivientes de estos hechos. Habló sobre su compañera violentada el fin de semana pasado, y dio su apreciación de la actualidad del sistema.

Por La Opinión Zona Norte


Ivanna Lorena Bunge habló con La Opinión Zona Norte sobre un caso puntual de violencia contra la mujer que ocurrió en los últimos días en la localidad de Caleta Olivia. Una joven que trabaja junto a ella en una organización feminista de asistencia a víctimas y sobrevivientes de violencia machista, fue agredida por su expareja. Sucedió el fin de semana pasado.

 

Bunge es una mediadora comunitaria con experiencia en este tipo de casos de violencia, abuso y maltrato. Se desempeña en un grupo caletense -junto a otras personas- que apoya a mujeres y brinda información, asistencia legal (con profesionales) e intervenciones en situaciones.

 

Una de las chicas que trabaja con ella fue agredida recientemente por su expareja. Fue a la casa de ella, le destrozó la vivienda y cuando la vio que llegaba de la playa le arrancó la ropa y quiso agredirla frente a la hija de ella. Ivanna publicó lo sucedido en su cuenta de Facebook, donde también adjuntó la foto del violento, que confesó lo sucedido en mensajes, a pesar de que tiene restricciones de acercamiento y comunicación con la víctima.

 

“La peor impotencia de ella es que, trabajando para evitar estas situaciones, vienen y la violentan. Al agresor lo referencian como una buena persona y sí, todos conocemos buenas personas, pero en el ámbito privado no sabemos cómo son”, mencionó en relación a comentarios de amistades de él, que lo defendieron argumentando con “lo conozco hace años” y le echaron la culpa a la mujer.

 

“Todos le creemos al presente, a la persona que está al frente tuyo y te habla y te dice cosas como la mala era ella o la que hacía mal era ella y así conquistan nuevas vulneradas. Hasta que los conocés ya es tarde. Por eso hay tanto feminismo que es feminista hasta que le tocan un amigo, el hijo o el padre. La realidad es que los varones son violentos y hay una violencia encubierta en todos lados”.

 

 

 Es parte de la ONG “Madres Víctimas de Trata. FOTO: FACEBOOK
Es parte de la ONG “Madres Víctimas de Trata. FOTO: FACEBOOK

 

En este mismo sentido, agregó que “él reconoce todo y las personas siguen defendiéndolo y justificando su violencia. Podemos entender que quieran proteger a un amigo porque lo conocen y demás, pero no agredan a la otra persona ni le digan que es mentira lo que está diciendo, todos tenemos a un violento en nuestra vida, lo que tenemos que lograr es que esto se modifique, que nos deconstruyamos. Son personas que naturalizan la violencia como una forma de vida”.

Avance y falencias

“Caleta Olivia ha avanzado muchísimo en distintos aspectos. El sistema viene avanzando mucho y se está logrando una especie de optimización en el 70%, en lo que es asistencia dentro de la Comisaría de la Mujer y la Familia, con la intervención de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD)”, con esto de que esta “en medio funcionamiento”, Ivanna se refiere a la cantidad de personal que trabaja en estos espacios.

 

“Si yo llevo una persona vulnerada para denunciar muchas veces tiene que esperar una hora, hora y media en una silla porque las oficinas son pocas y ya están llenas con otras personas que están siendo asistidas y hay poco personal”, comentó.

 

En este marco, agregó que en las dependencias policiales (desde la Primera a la Quinta) debería haber un departamento de violencia doméstica, “para que cuando una mujer vaya a denunciar no necesite trasladarse ni contarle a 20.000 personas qué es lo que le pasó para que le digan donde tiene que ir”, agregó. En un momento, había surgido la queja porque muchas víctimas (a veces con sus hijos) tienen que caminar hasta la costanera para poder realizar el trámite.

 

Por otro lado, mencionó que en el municipio (ni en el actual, ni en los anteriores) no hay políticas públicas que asistan a las mujeres con vulnerabilidad en ese sentido. “Tenemos la Casa Abrigo que todo el mundo conoce y sabe su ubicación, que es pequeñísima. Si yo llevo una mujer por violencia doméstica, quizá tiene que estar en la misma habitación que una mujer víctima de trata o de violación y son casos diferentes”, ejemplificó.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias