BUENA EXPECTATIVA

El langostino registró su valor más alto de los últimos años

Las primeras ventas del crustáceo capturado en la llamada Zona Norte obtuvieron precios significativos. Se vendió todo el stock. Esto llena de optimismo al sector, cuya única preocupación es el impacto del Covid en la perfomance de las tripulaciones.

Por La Opinión Zona Norte


En Chubut las perspectivas sobre la temporada de langostino son más que alentadoras. Los buques que participaron de la prospección en el área norte lograron ubicar todo su stock y a un precio mucho más elevado que lo esperado. Esto también es un aliciente para los pesqueros que operan desde Santa Cruz.

Según se informó, en Rawson se registraron capturas por más de 50 mil toneladas y se logró vender todo el langostino entero, e incluso también las colas, sin que quedara stock en cámara, como en años anteriores. La demanda del entero se concentró en Europa y una parte, menor pero cada vez más importante, fue a Rusia, un mercado con preferencia por las cajas de 2 kilos que comienza a tener continuidad.

 

En tanto a las colas de langostino y las demás presentaciones para reprocesamiento, fueron mayoritariamente a los mercados de Perú, Tailandia, Vietnam. En el caso de China la venta se hizo a través de firmas de otros países que reprocesan allí.

 

El temor es lo que pueda ocurrir en el país con la pandemia de Covid-19, y piden vacunas

 

Estados Unidos participa, también, en el mercado del langostino de reproceso por dos vías, una a través de Perú donde reprocesa y en el último tiempo comienza también a ocupar un lugar entre los países de destino. Según detalla la revista Puerto, en el sector todos coinciden en que la talla es determinante para lograr captar más demanda.

Aguas nacionales

Haber agotado el stock y que siga sin satisfacción la demanda de tallas grandes en varios mercados, para el sector es “una buena señal”. Pero aún más lo es el precio que registró el L1. En este momento el langostino capturado en el norte está cotizando a 8.200 dólares la tonelada. Más allá de que, una vez que comience la zafra, la mayor disponibilidad de recurso provocará un retroceso en los valores.

 

“Todavía es temprano para aventurarse a pensar que se mantendrá, recién es la primera marea y todos saben que este veranito del norte dura poco, por lo tanto, los que están necesitados de langostino de tallas grandes se han apurado a comprar ante la incertidumbre por lo que vendrá”, señaló Federico Angeleri, de una de las empresas pesqueras, a la revista especializada Puerto.

 

Buena señal para la temporada que comenzará entre fines de mayo y principios de junio

Por su parte, Mariano Retrivi, presidente de la Asociación de Langostineros Fresqueros, sostuvo que la demanda de tallas grandes es una buena oportunidad para su sector: “Para los que hacemos productos elaborados en tierra es también una buena noticia, especialmente para el mercado del pelado y desvenado”.

 

El precio de cotización de las colas L1 que son recuperadas para reproceso se está pagando 7.500 dólares la tonelada. Mientras que el (langostino) pelado y desvenado, dependiendo del mercado, se está pagando entre 11.500 dólares y 14.000 dólares la tonelada”, cuenta Retrivi.

 

Para la temporada que comenzará entre fines de mayo y principios de junio los empresarios tienen una mirada optimista. Aunque el temor es lo que pueda ocurrir, en el país, con la pandemia de Covid-19. Cabe recordar que la temporada se desarrolla en pleno invierno cuando los contagios recrudecen y, si las tripulaciones se ven afectadas, menos barcos podrán operar y la oferta se reducirá. El temor es que se logre un buen precio, pero no haya mercadería para vender.

 

En ese contexto, se apuntó que “si la situación se complica, como creemos que va a pasar, puede ser muy difícil sostener la operatoria de los barcos. A diferencia del año pasado, el virus se ha extendido por todo el país y será complicado para todos. Esperamos tener un buen arranque de temporada”, concluye Federico Angeleri.

 

El respeto a rajatabla de los protocolos será determinante. La vacunación de las tripulaciones, consideradas desde el inicio de la pandemia como trabajadores esenciales, es el reclamo que se viene haciendo y el sector considera determinante para garantizar la continuidad de la actividad.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias