REPRESENTA A LA SELECCIÓN ARGENTINA

Matías Díaz está a la espera de que lo dejen entrenar en el CeNARD

El nadador nacido en Río Gallegos -quinto en el ranking mundial de aguas abiertas- contó a La Opinión Austral su situación y analizó cómo ha sido su proceso en su carrera deportiva. Además, destacó que la pandemia lo ayudó a ponerse al día en la facultad.

Por La Opinión Austral


Es sistemático. Matías Díaz, nadador de Río Gallegos, se levanta a las cinco y media de la mañana. Desayuna dos tostadas con un café y se toma el colectivo de la línea 29 hasta el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD), ubicado en Núñez.

A las siete y cuarto está en el agua de la pileta profesional del CeNARD. Entrena allí durante dos horas y se va al gimnasio.

Termina a las once, en el gimnasio, y se va nuevamente en el 29 hacia su departamento ubicado en Recoleta, Capital Federal.

La verdad que no sé por qué no me dejan entrenar en el CeNARD

Compartir

Almuerza y se va a cursar. Y ya se prepara para el segundo turno de 16 a 18 hs. Finaliza, llega a su casa, cena y se va a dormir.

Entrena seis días de la semana. Lunes, martes, jueves y viernes realiza dos turnos. Y miércoles y sábado sólo un turno.

Lunes, miércoles y viernes también hace gimnasio. Martes y jueves practica funcional.

Así eran los días de Matías Díaz antes de que comenzara la pandemia. Durante el primer mes nadó en Cardales, ya que pasaba la cuarentena con un amigo que tenía pileta.

Ahora está preocupado y sin entrenar. El CeNARD ya abrió sus puertas, pero a Díaz todavía no lo dejan practicar.

Martín López, secretario de Deporte de la provincia de Santa Cruz, le comunicó este martes que está gestionando con Nación para que pueda volver al CeNARD.

Empezó a nadar a los tres años en la pileta de Hispano Americano. A los 17 años se fue a vivir a Buenos Aires. Se preparó durante un año para clasificar al mundial.

Finalmente, no ingresó y abandonó la natación por un año. “Sentía que me faltaba algo y decidí volver”, dijo Díaz a La Opinión Austral. Regresó con todas las fuerzas. En 2016 decidió competir en aguas abiertas. Encontró su lugar.

Compite en el Circuito Mundial. En el ranking mundial de 2019, Díaz terminó quinto y es uno de los mejores del mundo. Forma parte de la Selección Argentina. Su entrenadora es Esther Núñez Morera, ex nadadora española de aguas abiertas, campeona del mundo y actual entrenadora.

También estudia. Actualmente le quedan dos finales y una materia para recibirse de licenciado en Kinesiología en la Universidad del Salvador.

LOA: ¿Por qué empezaste a competir en aguas abiertas?

MD: Comencé a entrenar con Juan Martín Pereyra, que fue a tres Juegos Olímpicos como nadador. Él es entrenador y me metió en aguas abiertas. Él me dijo para probar y la verdad que me fue muy bien. Ahí empecé a hacer el Circuito Mundial. Hace dos años estoy con Esther Núñez Morera y el equipo está formado por Damián Blaum y Pilar Geijo. Desde que empecé con ella, mejoré un montón. El año pasado fue mi mejor año. Entré a la selección y corrí un sudamericano, que quedé tercero. Luego en Canadá, en el Circuito Mundial, terminé tercero también. Es la carrera más prestigiosa del circuito. Por la suma de puntos, quedé quinto en el ranking mundial.

LOA: ¿Cuáles fueron las mayores dificultades que notaste?

MD: El primer año era todo nuevo. Las carreras eran muy largas y no sabía qué iba a pasar. Nadaba 7 horas. Dentro de todo, por ser el primer año, me fue bien. El segundo año arranqué con Núñez. En Europa me empezó a ir mejor y fui agarrando experiencia. Ya sabés, más cosas de la carrera. Sensaciones del pelotón. En qué momento apurar o aflojar. Saber el desgaste del cuerpo. En las carreras se te acalambra todo. Y en 2019 tuve mejores experiencias y se empezaron a ver los resultados.

Realmente me gustaría tener una beca en un futuro para tener un ingreso fijo

Compartir

LOA: La pandemia paró todo lo que tenías planeado para este año...

MD: Sí, el objetivo era quedar entre los primeros tres del mundo. Pero, por suerte, este año se dio todo para que yo pueda terminar la carrera de la facultad. Me costó mucho no poder entrenar. Entrené un mes en la casa de un amigo y después dejé de nadar. Hago ejercicio en mi casa para no perder tanto el ritmo.

LOA: El CeNARD ya está en funcionamiento...

MD: Se abrió hace tres semanas. Estoy viendo la posibilidad de poder entrenar ahí porque es la pileta donde entreno siempre. Estoy pidiendo a la Federación de Deportes Acuáticos para que me lo permitan. Muchos compañeros ya están practicando. La verdad. no sé por qué no me entrar si ya represento a Argentina hace varios años. La Secretaría de Deportes de Santa Cruz se está comunicando para que me dejen entrenar.

LOA: ¿No estás becado actualmente?

MD: No. La verdad que al no haber competencia se hace muy difícil. Este año no tuve ningún ingreso. Es mi trabajo la natación y lamentablemente no recibí ingresos económicos. Es una presión que tengo en las carreras. Porque si no te va bien, no recibís nada económico. Realmente me gustaría tener una beca en un futuro para tener algo fijo.

LOA: ¿No te dijeron cuando se podría reactivar la disciplina?

MD: Quizá a fin de año alguna carrera en el país. Creo que hasta que no esté la vacuna, no se van a hacer las carreras del Circuito Mundial porque viajan nadadores de todos lados. Los traslados se hacen difíciles en esta situación. Capaz que en julio se podría llegar a hacer la primera carrera del Circuito Mundial

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias