TORNEO REGIONAL AMATEUR

“Tenemos que ser muy precavidos e inteligentes”, dijo el entrenador de la CAI, Nicolás Segura

El entrenador de la Comisión de Actividades infantiles (CAI) habló de la línea de juego marcada de la institución, del pragmatismo en la Primera división, de Andrés “Cuqui” Silvera -su dupla técnica- y de la preparación para el Torneo Regional Amateur.

Por La Opinión Zona Norte


Cuando tenía 20 años y estudiaba Ciencias Económicas en Comodoro Rivadavia, Nicolás Segura se alejó por momentos del fútbol. Pero luego de un tiempo, se sumó a la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) -había realizado las inferiores allí-.

Trabajaba en la parte institucional. Y miraba de reojo la cuestión deportiva. CAI, en ese entonces, estaba en la Primera Nacional. “Era el nexo que había entre el cuerpo técnico y la comisión directiva. También viajaba con el plantel a todos lados. Sin saberlo, estaba haciendo un curso de entrenador observando a todos los que pasaron”, dijo Segura a La Opinión Austral.

Carlos Peralta, presidente del club, le recomendó hacer el curso de director técnico. Segura lo realizó. Fue ayudante de campo de Armando Tula, entrenador. Tula no pudo arreglar la continuidad y se le dio la posibilidad a Segura de hacerse cargo.

Andrés “Cuqui” Silvera, histórico goleador del fútbol argentino, con grandes pasos en Independiente de Avellaneda y en San Lorenzo de Almagro, se incorporó en 2018 al cuerpo técnico y hacen dupla técnica desde entonces.

Segura habló de la línea de juego marcada de CAI, del pragmatismo en la Primera división, de Silvera y de la preparación para el Torneo Regional Amateur.

 

LOA: CAI ha tenido una idea de juego muy marcada a lo largo de los años. En este contexto de pandemia, ¿sigue siendo la idea primordial o habría más pragmatismo?

Nicolás Segura: La realidad es que hay una filosofía de trabajo y un pensamiento que se lleva a cabo hace muchísimo tiempo. Desde que arrancó el club, el presidente es Carlos Peralta y se mantiene en el tiempo. Eso hace que se pueda proyectar un mismo camino. Si esto fuera cambiando, sería más difícil. La continuidad de Peralta y de muchísima gente en el club hace que esta idea se pueda seguir. Esto empezó como un club formador de jugadores y ver si los futbolistas de la zona podían llegar al fútbol profesional. Él no creía que los jugadores de la zona no tenían la capacidad de llegar. Él creía que faltaba el hilo conductor en la zona. Eso dio sus frutos. Con Silvera y Sixto Peralta se hizo más sencillo. Le dieron un empujón al club. Siempre tratando de entender el fútbol desde el buen juego y la buena técnica. Tratando de tener algo distinto. La verdad es que toda persona que entrene físicamente puede estar bien. Pero a eso hay que agregarle un plus, que se lo damos desde la técnica, mucho fútbol de salón, canchas de tierra donde necesitás tener buena técnica para poder jugar. Eso fue ayudando y le da un perfil al club. El 4-3-1-2 lo identifica. Pero es distinto el tema de la Primera división. Si bien tratamos de mantener eso, tenemos muchas más responsabilidades de ganar que las inferiores. Obviamente siempre se busca ganar, pero se buscan otras cosas. La Primera hoy tiene que ganar y hacer todo lo posible para obtener el ascenso, que el club se lo merece. Hay una cuestión muy marcada de lo que pasa en la Primera división y en las inferiores.

 

Nos van a quedar sólo dos semanas para hacer fútbol. Es poco tiempo

Compartir

LOA: Es decir que hay mayor pragmatismo...

N.S.: Tenemos la libertad de hacer lo necesario para ganar. No a cualquier precio, no de cualquier manera. Por lo tanto, el club elige ciertos perfiles de técnicos. Después, cuando vas a la cancha, te gusta ver un estilo de juego marcado. Hay gran parte de eso para que Andrés (Silvera) y yo estemos en el club. Somos del riñón de la institución. Sabemos que después se puede cambiar el sistema. Tenemos flexibilidad para tomar decisiones. En las inferiores no pasa. No va a poner dos líneas de cuatro para aguantar un partido en los últimos diez minutos. Tendrá que defenderse y aprender a hacerlo. CAI no transa con ese tipo de cosas. Esa es la diferencia.

 

Andrés Cuqui Silvera tiene una humildad enorme y un  gran corazón

Compartir

LOA: ¿Qué perfil tiene Andrés Silvera?

NS: Tiene un perfil muy bajo. Tiene una humildad enorme. No da notas. Por ahí parece algo apático. Pero cuando lo conocés, te das cuenta que tiene un corazón tremendo y no lo hace porque le da vergüenza y no le gusta. Si hablás en off, podés hablar todo el día con él de fútbol. A mí me ayuda muchísimo porque yo no llegué a jugar a ese nivel. Si yo digo dos más dos es cuatro, los jugadores empiezan a hacer la cuenta. Y si Andrés dice que dos más dos es cuatro, es cuatro y se terminó. Porque fue un jugador de fútbol reconocido y los chicos le tienen muchísimo respeto. Me facilita mucho las cosas desde ese lugar. No es que no me crean a mí, lo que quiero decir es que los jugadores de fútbol tienen algo entre ellos. Yo estaba dirigiendo el equipo y vino a preguntar al club si podía ser mi ayudante de campo. Andrés, ¿qué ayudante? Sos el “Cuqui” Silvera. Lo dijo realmente sentido. Sabía que era yo y que buscaba un ayudante de campo. Y si podía sumarse al equipo. Nos llevamos muy bien y nos complementamos excelentemente. Ganamos muchísimo con él.

 

LOA: ¿Cómo se prepara la CAI para este nuevo comienzo?

N.S.: Estamos haciendo, como todos, el esfuerzo para llegar de la mejor manera. Sabemos que ninguno va a llegar como debería llegar. Tenemos que ser precavidos e inteligentes. Pensar muchísimo cómo encarar los entrenamientos. Cada equipo tendrá que armar su pretemporada dependiendo del promedio de edad también. Los jugadores estaban yendo al gimnasio dependiendo del último número de DNI, pero esta semana ya empezamos formalmente a trabajar. Los primeros catorce días no podemos usar la pelota y es sólo acondicionamiento físico. Nos van a quedar sólo dos semanas para hacer fútbol. Vamos a estar complicados para armar un equipo con funcionamiento. Pero estamos todos en la misma. Nos tenemos que preocupar en hacer ejercicios para que los chicos afinen el tema de la pelota. Nosotros intentamos jugar y necesitamos precisión en velocidad. Eso te lo da el tiempo. Pero tenemos que trabajar y pensar para que los jugadores se amiguen rápido con la pelota, para tener la fluidez de juego que nos caracteriza.

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias