EN LA COMISARÍA SÉPTIMA

A 10 días de la detención ¿cómo vive hoy el ex concejal Emilio Maldonado?

Familiares de Emilio Maldonado, sólo le fueron a dejar un poco de ropa el día después y apenas usa el teléfono de la cárcel de Río Gallegos. Comparte encierro con expolicías acusados de robo y un bombero que intentó suicidarse y está procesado por haber abusado de sus hijastras.

Por La Opinión Austral


El jueves 24 de septiembre ocurrió lo que tanto esperaban Roxana y Carolina, las dos madres que denunciaron a Emilio Maldonado por haber abusado sexualmente de sus hijas de 9 y 12 años de edad: la detención del exconcejal.

El caso llegó a los medios nacionales el 25 de junio, luego que La Opinión Austral, de manera exclusiva, diera a conocer la primera denuncia que caía sobre quien era el presidente del Concejo Deliberante y el día después cuando la segunda madre expuso su situación en la Comisaría Sexta.

 

Luego vendría la sesión extraordinaria para expulsar a Emilio Maldonado y la renuncia que él presentó al intendente Pablo Grasso, el lunes siguiente de conocidas las denuncias.

 

Maldonado, conocido por sus vecinos en el barrio Evita como “Buba” estuvo tres meses escondido en su vivienda de Albert Sabin. Quienes vivían cerca de su casa se mostraron atónitos por las denuncias que pesaban sobre quien era uno de los referentes en el pasado. “Yo no creo que las denuncias sean verdad, pero uno nunca deja de conocer a las personas”, dijo una vecina que vive enfrente de la casa del exconcejal a La Opinión Austral en su momento.

“Buba” había desinstalado el WhatsApp de su celular el 21 de junio y sólo se comunicaba por Telegram, otro servicio de mensajería.

Maldonado consiguió como abogado a Carlos Muriete, un letrado de nuestra ciudad capital que intentó miles de estrategias para tratar de impugnar algunas pruebas que pesaban sobre el exconcejal. Paralelamente el brote de coronavirus y la feria Judicial Extraordinaria hicieron que “Buba” permanezca un tiempo más en libertad.

Su abogado, Carlos Muriete, sostuvo su decisión de no hablar sobre los casos de abuso

La detención se dio cerca de las 7 de la tarde del jueves 24. Un patrullero llegó a la casa de Albert Sabin y los efectivos se llevaron detenido a “Buba”. Él estaba vestido de entrecasa, un jogging negro, un buzo del mismo color y zapatillas deportivas fue su “outfit” para ir a la comisaría.

 

Maldonado fue llevado primero a la Comisaría Sexta. Antes de su traslado al departamento de Judiciales de la Policía gritó “Soy inocente, soy inocente”, y se pudo ver y escuchar en la transmisión en vivo del Facebook de La Opinión Austral.

 

Aunque en un principio se pensaba que iba a ser alojado en la Seccional Segunda, finalmente Maldonado fue trasladado a la Comisaría Séptima, ubicada en el corazón del barrio San Benito, en la periferia de nuestra ciudad capital.

 

Desde la noche del jueves, Maldonado está en esa dependencia junto a otras tres personas que, en su momento, formaron parte de las fuerzas de seguridad, pero cometieron delitos.

Por la pandemia, los presos no están recibiendo visitas, aunque los seres queridos pueden llevarles algunos elementos a los detenidos. La Opinión Austral pudo saber que el día después de su detención, un familiar le llevó una encomienda a Maldonado. Un poco de ropa y elementos de higiene, fueron las cosas que estaban dentro de la caja en cuestión y que la Policía debió requisar antes de entregársela al exconcejal.

 

 FOTO: JOSÉ SILVA
FOTO: JOSÉ SILVA

Maldonado pasa los días cabizbajo y apenas habla con el resto de la población carcelaria donde se encuentra. Este diario trató de comunicarse con el abogado Carlos Muriete, pero él sostuvo su decisión de no expedirse sobre las causas de abuso que involucran a menores de edad.

El día después de la detención, familiares le enviaron ropa y elementos de higiene

Cabe remarcar que, tras la detención, la jueza Valeria López Lestón , a cargo de la instrucción de la causa unificada de abuso, ordenó su procesamiento.

¿Con quiénes está?

El ala de detenidos de la Seccional del San Benito cuenta con cuatro personas privadas de su libertad, contando a “Buba”. Los otros tres eran policías, que en su momento fueron noticia por haber cometido diversos delitos.

 

El primero de ellos es Valdez, un exefectivo que trabajaba en Criminalísticay que está procesado por un robo a mano armada que cometió junto a otras tres personas en una casa de la calle López Lestón, el 24 de abril de este año. En esa oportunidad, tal como lo informó este diario, él se había apoderado de una planta de marihuana y dos celulares. En la casa que había robado, encontraron un invernadero con otras diez plantas.

 

El segundo detenido es Águila, un expolicía que trabajaba en Güer Aike y que está acusado de un cuantioso robo, cuando se apoderó de unos 300 mil pesos a punta de pistola que se los quitó a un empresario verdulero del barrio Los Lolos.

 

Ese caso se registró a fines de julio de 2019 y terminó derivando en allanamientos donde la Policía encontró el dinero y hasta medio kilo de cocaína de máxima pureza.

 

El último que está tras las rejas con “Buba” es Soto, un exbombero que el 7 de julio del 2019 terminó en el Hospital Regional tras dispararse con su arma reglamentaria, cuando el personal de la Comisaría de la Mujer iba a allanar su casa ubicada en Che Guevara al 600.

Maldonado está detenido con Soto, un exbombero también procesado por abuso

Soto está imputado de haber abusado sexualmente de sus hijastras y, luego de unas semanas en el centro asistencial, a fines de septiembre del 2019, le dieron el alta y le dictaron la prisión preventiva.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias