INDIGNACIÓN - EL DÍA DESPUÉS

Apuñalado en el barrio Juan Pablo II: “¿Cómo puede ser que esté libre?”

Vecinos del barrio mostraron su temor por la no detención del agresor. Además destacaron el trabajo de la Policía que lo tendría cercado. La víctima está estable, pero podría perder un riñón. “Es un peligro para la sociedad”, aseguró una mujer.

Por La Opinión Austral


La compra de unas hamburguesas, mayonesa, huevos y un jugo en sobre derivaron en un chico que terminó internado en el Hospital Regional de Río Gallegos, tras haber sido apuñalado por un hombre que, hasta el momento, no ha sido detenido por las autoridades.

 

El caso que se registró a plena luz del día en el barrio Juan Pablo II no pasó desapercibido para los vecinos de la zona, que denunciaron el poco avance de la Justicia para apresar al agresor, aunque destacaron el trabajo de las fuerzas de seguridad.

 

Tal como lo informó La Opinión Austral, el hecho tiene como víctima a Agustín, un chico de 22 años que, en la jornada del lunes, tras haber ido a comprar con su primo al polirrubro MyM de la calle José Ingenieros, fue apuñalado por un hombre “a traición”. Desde la espalda le dieron un “puntazo” en su costado izquierdo.

 

Aunque Agustín se encuentra estable y fuera de peligro, los profesionales de la salud trabajan incansablemente para que no pierda el riñón, que tiene muy comprometido, indicaron fuentes policiales consultadas por este diario.

 

El joven, al que los vecinos calificaron como “muy amable y respetuoso como pocos, siempre con un saludo gentil”, nunca se metió en problemas, por lo que generó indignación y temor porque, hasta el momento, el Juzgado de Instrucción N° 2, a cargo de Valeria López Lestón, no ordenó la detención del agresor.

 

Eugenia vive a metros del lugar donde ocurrió el ataque a Agustín y dijo en declaraciones a La Opinión Austral: “Hay muchos vecinos que tienen miedo, porque son unos delincuentes que siempre están tomando en la plaza y ahora son asesinos”.

 

La vecina también teme que le pase algo y pidió que su nombre sea cambiado. “Está suelto. ¿Cómo puede ser que todavía esté libre?, que la Justicia se despierte. Es un peligro para la sociedad. Hay que frenarlo porque sino lo van a copiar y van a salir a matar como si nada”, indicó la mujer indignada.

Muchos vecinos tienen miedo, porque son delincuentes

Compartir

Desde la Comisaría Quinta indicaron que, si bien Agustín pudo declarar, no quiere denunciar por temor también, y hace que las averiguaciones se estanquen un poco más. “Está con miedo, no quería denunciarlo. Sé que está asustado” explicó Alejandro Pereira, el vecino héroe que llevó al joven al hospital, luego que se desvaneciera cerca de su casa.

 

Pereira además es retirado de la Policía y explicó: “De todos modos, más temprano que tarde, el agresor va a quedar a disposición de la Justicia. Si Agustín lo reconoce, sale enseguida el pedido de captura y allanamiento”.

 

“Yo sólo vi lo que me mostró la Policía. La imagen de atrás del agresor, estaba con capucha cuando corría, usaba un barbijo de Boca, eso se ve. No tiene menos de 30 años. Andaba con una mujer bajita pelo teñido de rubio en las puntas y era un poco rellenita” explicó Romina, otra mujer que vive en la zona y que quedó como testigo en la causa.

 

Tenemos miedo. Ojalá lo encuentren, dicen que se fue a otro barrio después de esconderse en el asentamiento. Hay vecinos que lo vieron y lo conocen, pero no hablan por miedo”, agregó la mujer.

 

El comisario Guillermo Flores, jefe en la Comisaría Quinta, dijo: “Estamos esperando que el damnificado se reponga y declare, no está el reconocimiento fotográfico del autor, vamos a esperar eso”. Por lo pronto, el agresor continúa libre y los vecinos temen que vuelva a atacar

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias