INDIGNACIÓN EN RÍO GALLEGOS

"Barrera forestal": especialista advirtió que la tala de árboles influye en las inundaciones

Luego de que distintos comerciantes decidieran cortar los álamos que estaban frente a sus locales, la bronca de los vecinos no se hizo esperar. El intendente Pablo Grasso señaló que las multas que pueden aplicar "no son suficientes" y hay que modificarlas.

Por La Opinión Austral


Durante los últimos días, la indignación de la gente por la tala de árboles en Río Gallegos se hizo sentir a través de las redes. En diferentes grupos de Facebook circularon fotos de los árboles mutilados frente a diferentes comercios de la zona céntrica.

 

La bronca de los ciudadanos recayó cobre los dueños de los locales, acusándolos de haber matado los viejos álamos para despejar sus vidrieras o poner mesas en la vereda. Sin embargo, los comerciantes afirmaron haber pedido los permisos correspondientes para realizar la “poda”.

 

 El árbol talado afuera del local 'Spoleto' que generó la indignación. Foto: José Silva / La Opinión Austral
El árbol talado afuera del local 'Spoleto' que generó la indignación. Foto: José Silva / La Opinión Austral

 

En respuesta, el intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso, desmintió lo dicho por los dueños de los locales y señaló que no se solicitó dicho permiso. “Estamos plantando 1.500 árboles en toda la ciudad y me talan dos árboles importantes sin ningún tipo de autorización del Municipio”, deslizó el jefe comunal en diálogo con FM 100.9.

 

 La calle Alberdi fue la más devastada por la tala. Foto: José Silva / La Opinión Austral
La calle Alberdi fue la más devastada por la tala. Foto: José Silva / La Opinión Austral

 

En esa línea, Grasso expresó que “lo que hicieron en la calle Vélez Sarsfield fue lamentable”, en referencia a la tala indiscriminada de los álamos que estaba en ese lugar. “Las multas y rigurosidad que nosotros apliquemos con respecto a estas circunstancias no serán suficientes”, remarcó.

 

La Ordenanza Municipal N° 4.120, sancionada en el año 2000, declara al arbolado público de “interés social y patrimonio natural y cultural de la ciudad”. En ese sentido, se establecen multas para quienes destruyan o dañen total o parcialmente los árboles sin permiso de la Dirección de Forestación y Espacios Verdes.

 

 Esquina de Kirchner y Estrada. Foto: José Silva / La Opinión Austral
Esquina de Kirchner y Estrada. Foto: José Silva / La Opinión Austral

 

Ese sector del Municipio es el encargado de hacer cumplir las sanciones y disponer el valor de las multas. No obstante, según las palabras del mismo intendente, los montos que los infractores deben saldar serían “insignificantes” y aseguró que es algo que “hay que modificar”.

Daño irreparable

De un día para el otro, estas personas han cortado más de 50 años de historia que estos álamos han forjado en la ciudad. Es natural que esto provoque el enojo de la población, dado lo difícil que es tener vegetación en estas tierras australes.

 

 Árbol talado en Vélez Sarsfield. Foto: José Silva / La Opinión Austral
Árbol talado en Vélez Sarsfield. Foto: José Silva / La Opinión Austral

 

Pero, más allá del valor patrimonial que estas especies vegetales tienen, la inconsciencia de unos pocos priva a la comunidad de los beneficios que los árboles brindan. Al respecto de este tema, la licenciada en Ciencias Ambientales, Magalí Ovejero, dialogó con LU12 AM680 y brindó información sobre el impacto ecológico de estas acciones.

 

“No es simplemente un hito histórico, los árboles cumplen muchas funciones en el ecosistema”, indicó la especialista. En ese sentido, comentó que la vegetación ayuda a prevenir uno de los principales problemas de Río Gallegos, las inundaciones.

 

 Licenciada en Ciencias Ambientales, Magalí Ovejero.
Licenciada en Ciencias Ambientales, Magalí Ovejero.

 

Cumplen un gran rol en la regulación hídrica, con las raíces ayudan a la filtración de agua”, detalló y advirtió: “Mientras más árboles cortemos, más problemas vamos a tener para regular los excesos hídricos”, un problema que existe en varios puntos se Río Gallegos, incluso en el centro, donde se produjeron algunas de las talas, y a pesar de las obras pluviales nuevas.

 

Además, Ovejero señaló que el arbolado urbano funciona como una “barrera forestal”, ayudando a reducir la contaminación sonora y los efectos de los fuertes vientos patagónicos.

 

Por último, la licenciada hizo énfasis en la necesidad de realizar una planificación inteligente en las tareas de forestación urbanas y que la autoridad de aplicación esté capacitada. “Es una cuestión no sólo de tomar conciencia, sino de tomar responsabilidades”, concluyo Ovejero

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias