TRAYECTORIA

Eduardo Artigas, el deportista reconocido por el Concejo Deliberante: conocé su historia

A los 16 años debutó en Hispano Americano. También hizo atletismo, ciclismo, boxeo, handball, básquet y vóley. Fue árbitro y asistente. Con 56, comenzó a jugar nuevamente en la Primera C para Fénix. Luego lo hizo para Altas, una categoría más arriba.

Por La Opinión Austral


Eduardo Artigas saltó en 2017 a la cancha con la camiseta de Fénix, en la Primera C de la Asociación Independiente de Fútbol de los Barrios (AIFB). Con 56 años, decidió que podía seguir jugando en esa categoría.

 

“Soy competitivo totalmente y estoy a la altura de los pibes. Tengo muy buen estado físico. Jamás tomé una gota de agua en un partido. Ni cuando terminó el partido”, expresó Artigas a La Opinión Austral.

 

Vive para el deporte. Su primera relación con la pelota se dio cuando él tenía 5 años y jugaba en el potrero que estaba ubicado cerca de su casa.

 

“Decían -recordó- que la cancha era mía porque yo la limpiaba, ponía los arcos, armaba los campeonatos”.

Cuando tenía 9 años, Artigas empezó a competir en ciclismo. Y a los 13 años, fichó para Hispano Americano y jugaba en la cuarta división del club.

 

Tres años más tarde, ya jugaba en la primera división del Celeste. Y paralelamente corría maratones.

 

“Representé a Santa Cruz en un Torneo Nacional en Embalse Río Tercero. En 1983 participé del Campeonato Nacional de Cross Country en Mar del Plata. En Punta Arenas corrí una maratón de 42 kilómetros en Punta Arenas. Salí sexto”, detalló.

El deporte ayuda a vivir, a ser más feliz. Tenés el alma más tranquila

Compartir

“Una anécdota -dijo- es que hacía carreras desde una chacra hasta la casa de unos amigos. Eran 7 kilómetros aproximadamente. Yo le daba 700 metros de ventaja a mis amigos y luego les ganaba por 500 metros”.

 

También, por aquellos años, optó por hacer boxeo. El deportista dijo que “a fines de 1976 fui subcampeón en el campeonato Guantes de Oro, en la categoría gallo”.

 

Incluso jugó al básquet, vóley y handball. Pero resaltó que el deporte que más lo atrae es el fútbol. Luego de Hispano, jugó en Argentina 78, Ferrocarril YCF e Independiente de Río Gallegos.

 

En el año 1996, realizó el curso de director técnico nacional. Cuatro años más tarde, comenzó a ser líder deportivo en el gimnasio Lucho Fernández y también en el gimnasio Juan Bautista Rocha. Estuvo hasta 2012.

 

En 2001, incursionó como árbitro. “Dirigí 31 partidos en primera división. Incluso fui asistente en los Torneos Federales”, agregó.

 

Luego de su paso por Fénix, en la Primera C, saltó de categoría. Artigas, con 57 y 58 años, se desempeñó en Atlas en la Primera B.

 

“Sé que ya no soy aquel pibe, pero todavía puedo estar a la altura de jugar en Primera. Cuando se vuelva, quiero regresar a jugar”, aseguró.

 

Y durante 2020, encontró una nueva pasión: el canto. “Ahora en marzo comencé a cantar. Estoy participando en un concurso de canto. Me dijeron que tengo condiciones”.

 

“Estoy en la segunda ronda. Este sábado es la segunda eliminación. No sólo el deporte es mi pasión, sino que también el canto”, confesó.

Reconocimiento

Durante el viernes 12 de noviembre, la edil del Frente de Todos Paola Costa elevó el proyecto de resolución para reconocer a Eduardo Artigas por su trayectoria ilustre en el deporte. Fue aprobado por unanimidad.

 

Artigas expresó: “El reconocimiento me lo gané. No es de soberbio, pero el que me conoce sabe que siempre fui sano”.

 

Por último, le dejó un mensaje a los jóvenes. “La verdad es que siempre recomiendo a los chicos que se inclinen por el deporte. Ayuda a vivir, a ser más feliz. Te deja el alma más tranquila.

 

Te da seguridad y confianza. Esperanza de que podés hacer cosas. Yo la vida la tomé así”, concluyó.

 

Ahora, con 59 años, espera recuperarse de diversos problemas en la rodilla que le aparecieron en el último tiempo. Artigas busca seguir compitiendo, en el mayor nivel posible

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias