COVID-19

La "nueva normalidad": así se vivirá en Río Gallegos tras el brote de coronavirus

Comercios y restaurantes vuelven a abrir en horario reducido. El Ejército a disposición de la comunidad y se profundizarán los controles para evitar la propagación del virus. Enterate de todas las medidas y lo que dijeron los funcionarios del Municipio.

Por La Opinión Austral


En virtud de las decenas de casos de coronavirus diarios registrados en la capital provincial, el intendente Pablo Grasso dispuso de una serie de medidas para los próximos 14 días.

 

 

El Ministerio de Salud y Ambiente de la provincia informó que Santa Cruz posee 154 casos positivos de coronavirus, de los cuales ya 53 han negativizado al virus.

 

 

Treinta y cinco (35) nuevos casos positivos se registraron en la ciudad de Río Gallegos en las últimas horas del sábado 18 de julio, lo que implica un total de 101 casos activos en toda la provincia. Cinco muestras, dieron negativo.

 

 

En ese marco, antes de ser partícipe de la reunión del COE que encabezó el jefe de Gabinete de Santa Cruz, Leonardo Álvarez, el jefe comunal se reunió con el equipo y también con representantes del Ejército Argentino para delinear cómo será el trabajo conjunto de ahora en más.

 

 

 

En ese sentido, el intendente firmó un decreto que marca la reducción al mínimo de la actividad municipal, el cambio de horarios de todo tipo de comercios y la intensificación de controles, con el fin de detener el avance de la pandemia.

 

 

 

Al mismo tiempo, en consonancia con lo que recalcó y recalca siempre la gobernadora Alicia Kirchner y todos los ministros santacruceños, se realizó un fuerte llamado a la conciencia social en pos de que la situación epidemiológica mejore en los próximos días.

 

 

 

La batería de medidas anunciadas abarca al sector privado como público. La Municipalidad reducirá su personal a guardias mínimas y continuará funcionando con el personal esencial e intensificando las medidas sanitarias dispuestas anteriormente. Además se bajará la cantidad de horas de atención al público de todo tipo de comercios, incrementando los controles y las inspecciones que realiza la Comuna.

Por otra parte, se contará con la colaboración del Ejército Argentino para el traslado de casos positivos o sospechosos de Covid-19 y se intensificarán los controles domiciliarios y telefónicos, procurando contar esta vez con toda la información sobre ingresos a la ciudad de vehículos particulares, se remarcó desde el Municipio.

 

 

 

Mientras que el Ejecutivo Provincial prohibió los encuentros de más de diez personas, la Comuna pidió además a la comunidad riogalleguense cancelar las reuniones familiares. Mientras tanto, se profundizará en la concientización y responsabilidad ciudadana para que tome las medidas sanitarias vigentes, tales como uso del tapaboca, distanciamiento social y lavado de manos.

 

 

Todas estas medidas entrarán en vigencia a partir del domingo y su reducción o incremento será evaluado en los próximos días, indicándose desde el Ejecutivo que la dinámica de la pandemia obliga a tomar decisiones en forma permanente.

 

 

 

Decreto municipal

El decreto, número 1843, exceptúa a todo el personal municipal de concurrir a su lugar de trabajo del día 20 al 24 de julio. El mismo podrá renovarse al final de la semana tras una evaluación.

Asimismo, las áreas operativas municipales y los funcionarios hasta jefe de Departamento quedan excluidos del cumplimiento de la norma, y a su vez los secretarios y secretarias podrán convocar a personal que se considere imprescindible para la realización de tareas esenciales.

 

 

 

 

Sector comercial

Se reducen los horarios comerciales y restablece el horario especial para adultos mayores de 12 a 14.

 

 

Estipula que los comercios como almacenes, kioscos, cafeterías, chocolaterías y confiterías podrán abrir de 9 a 20 de lunes a domingo.

 

 

En tanto, las oficinas de 9 a 20, de lunes a sábado. Los restaurantes de lunes a domingo de 9 a 23, delivery y take away de lunes a domingo de 9 a 23.

 

 

Además, adultos mayores y grupos de riesgo vuelven a poseer un horario especial de atención de 12 a 14, respetando el diagrama de atención del DNI.

“Entre todos”

Quien también participó del encuentro fue el director del Hospital Regional, Javier Lerena.

 

 

Lerena comentó que durante la reunión con Grasso se habló “sobre cómo vamos a articularnos con el tema del control domiciliario de los casos positivos; aprovechamos también la presencia de las fuerzas como para hacer un acompañamiento al municipio”, trabajo conjunto que facilitará abordar la crisis y “que no recaiga el trabajo sobre uno solo sino que entre todos podemos hacerlo y va a salir bien”.

 

 

 

El profesional médico enfatizó que este virus impone una dinámica de abordaje muy intensa: “Va a pasos rapidísimos, no te das cuenta y ya tenés contacto estrecho, contagiados, nuevos hisopados, la logística en el hospital es difícil”.

El rol del Ejército

 

 

 

Como ya se mencionó párrafos anteriores, ahora el Ejército, además de colaborar logísticamente con el Municipio y el Gobierno Provincial, trabajará codo a codo con los casos sospechosos y positivos. Desde el comienzo de la pandemia, la fuerza ha estado colaborando en lo que respecta a los días de cobro de jubilados y en operativos donde se repartió comida en los barrios más vulnerables de la capital santacruceña.

 

 

 

El coronel José Sentinelli estuvo en la reunión y sostuvo que “las fuerzas armadas están desplegadas en todo el país para brindar apoyo a la comunidad”, al responder a la convocatoria del intendente Pablo Grasso, quien le pidió apoyo para el transporte de personas en el marco de las distintas medidas que se están tomando para afrontar el brote de casos positivos de Covid-19 en la ciudad.

 

 

 

“Como fuerza armada tenemos las directivas de brindar apoyo a la comunidad en todo lo que se necesite ante esta emergencia sanitaria que estamos viviendo a nivel nacional”, dijo Sentinelli, y agregó que ahora evaluará con el comandante de la Décima Primera Brigada Mecanizada, Martín Lluch, la factibilidad y forma en que se llevará adelante el requerimiento de las autoridades municipales, confiando que a partir de la próxima semana se pueda comenzar a trabajar en conjunto.

“Es reacomodar”

El secretario de Hacienda, Diego Robles dijo que estas medidas son progresivas y ajustadas a la realidad actual, pero que “no es un retroceso de fase, es reacomodar algunos horarios”, y destacó que independientemente de las medidas que se adopten desde el Ejecutivo Municipal y el Provincial, “la gente ha demostrado un compromiso y un cuidado personal al que nuevamente apelamos, y que mantengamos esa conducta entre todos, si bien vamos a mantener abiertas las actividades con el cuidado respectivo, creemos que no va a ser necesario un cambio o una vuelta de fase y cerrar todo”.

 

 

 

“Esto se asimila a la cuarentena en la primera etapa, la atención del municipio va a ser a puertas cerradas, pero no se paraliza ni el municipio ni la actividad comercial”, concluyó.

“No cerrar”

Por su parte, la secretaria de Producción, Comercio e Industria, Moira Lanesán Sancho, agradeció a los comerciantes que en forma voluntaria decidieron cerrar sus puertas para preservar la salud, subrayando que “la idea es no cerrar”, dijo la funcionaria en referencia a las nuevas disposiciones municipales, pero puso énfasis en que es importante respetar los horarios, el distanciamiento social y las normas sanitarias vigentes.

 

 

El área que dirige tendrá un rol fundamental en los próximos días por la intensificación de las inspecciones, por lo cual ya se están elaborando diagramas de trabajo para tener una presencia permanente en la calle: “Hoy más que nunca necesitamos del personal de inspectoría para controlar que se cumplan todas las medidas y resguardar a la población y al sector comercial”.

“Trabajo en la calle”

Las secretarias de Coordinación Ejecutiva, Claudia Picuntureo, y de Desarrollo Comunitario, Alejandra Vázquez, pusieron énfasis en afirmar que, si bien se lanzaron medidas fuertes, no se trata de un retroceso, sino de cuidar a la población con acciones concretas.

Finalizada la reunión con el intendente Pablo Grasso, Claudia Picuntureo resaltó que se tomaron acciones concretas que serán llevadas a cabo a partir de mañana, involucrando a todas las áreas municipales que correspondan, en conjunto con el Ejército Argentino y Cruz Roja.

 

 

 

La idea es intensificar los controles a las personas que están realizando cuarentena, tanto por ser diagnosticadas positivo como por tratarse de casos en estudio, se recalcó.

 

 

 

Picuntureo subrayó que el análisis de situación es constante, y si el escenario cambia, pueden producirse variantes en las medidas durante los próximos días, aunque aclaró que no se trata de retroceder a fase uno, si no que “vamos a hacer un fuerte trabajo en la calle” además de convocar a la conciencia ciudadana: “Pedimos el compromiso y la ayuda de todos, la verdad que esto nos toca a todos y estamos con un mismo objetivo, pongamos un granito de arena cada uno para superar esto que nos está ocurriendo”, dijo finalmente.

Por su parte, la secretaria de Desarrollo Comunitario, Alejandra Vázquez, retomó la idea de la versatilidad y dinámica que impone la pandemia, y la necesidad de estar trabajando todo el tiempo en la toma de decisiones: “La realidad es muy dinámica, va cambiando día a día”, afirmó.

 

 

 

En este marco, indicó que entre la batería de medidas que se lanzaron está la intensificación de controles y la reducción de la actividad municipal, aunque aclaró que el área de Desarrollo Comunitario que ella dirige continuará su trabajo con otra organización y equipos destinados para tal fin, y aclaró que “estamos tomando medidas restrictivas, pero es para cuidar a la población”.

 

 

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias