EN EL CALAFATE

Careo y reconstrucción: más dudas que certezas en el crimen de Fabián Gutiérrez

Jornada agitada en el Juzgado de Carlos Narvarte. En la mañana fueron los careos entre Facundo Gómez y Pedro Monzón, y de este último con Facundo Zaeta. Por la tarde y hasta la noche, los primeros dos nombrados recordaron cómo fue su participación en el homicidio. Muchas contradicciones.

Por Juan Manuel Reyna


Las medidas para continuar avanzando en el esclarecimiento del crimen de Fabián Gutiérrez siguen teniendo curso y este jueves se concretaron dos muy importantes.

Fue un jueves muy agitado en el Juzgado de la villa turística. Todo comenzó temprano en la mañana con los careos entre Facundo Gómez (20) y Pedro Monzón (18), y de este último, también con Facundo Zaeta (19).

Los tres imputados se sentaron frente a frente y plantearon lo que según su participación -y conveniencia- ocurrió entre la noche del jueves 2 y madrugada del viernes 3 de julio, horario en el que el ex secretario presidencial fue golpeado, maniatado y asesinado por ellos, en su casa ubicada en Perkic 124.

Todo ocurrió ante la atenta observación y análisis del juez Carlos Narvarte y la fiscal Natalia Mercado. Los jóvenes -todos ellos procesados por homicidio calificado- respondieron preguntas. Concordaron muy poco, y se contradijeron mucho.

Cada uno estuvo acompañado por su respectivo abogado. Facundo Gómez con Tomás Rodríguez, Pedro Monzón con Carolina Scamperti y Facundo Zaeta con Carlos Telleldín.

Oficialmente, no trascendieron mayores detalles de qué dejaron estos careos a consideración del magistrado que entiende en la causa. Lo que sí quedó en evidencia es que cada uno de los imputados marcó posición con su “versión del crimen” y sigue siendo muy complejo desentramar -al menos en esta instancia- el grado de involucramiento de cada uno.

Trascendió que tras el careo de Monzón y Zaeta hubo un allanamiento en la casa del joven judoca de 18 años. Aparentemente se había llevado ropa Tascani de la casa de Gutiérrez, y otros elementos. El procedimiento fue para buscarlos.

La Policía con sus áreas de Criminalística e Investigaciones colaboró con el juez.

Tras un parate de unas horas, cerca de las 18:00 comenzó la reconstrucción del hecho en la casa de la víctima. El procedimiento fue encabezado por el juez y la fiscal, con la compañía de especialistas de la División Criminalística y División de Investigaciones de El Calafate.

El director de la Policía Científica, comisario José Luis Oyarzún, y el comisario Carlos Reyonoso, jefe de la División Criminalística, trasladaron equipamiento de Río Gallegos a El Calafate para la reconstrucción. En virtud de tener que estar aislados por protocolo COVID-19, monitorearon y colaboraron en la pericia por videollamada.

La reconstrucción fue de Gómez y Monzón. Zaeta no participó, pero sí lo hizo uno de sus abogados, el Dr. Carlos Telleldín.

 En exclusiva, las llamadas que recibió el iphone de Gutiérrez y la conexión de datos que hizo
En exclusiva, las llamadas que recibió el iphone de Gutiérrez y la conexión de datos que hizo

Entraron de a uno. Esto, para que no vayan “acoplándose” al testimonio del otro. Es de remarcar que ambos se conocen hace tiempo, tienen un vínculo y en la comisaría donde están alojados Gómez le pidió a Monzón no incriminarlo, solicitándole lo acuse a Zaeta como el autor intelectual y material del asesinato.

El proceso inició a partir de las dudas que posee el juez y primero fue el turno de Gómez. Luego, pasó Monzón.

Según pudo conocer La Opinión Austral sus versiones contrastaron mucho (como en las indagatorias) y quedaron en evidencia, principalmente en cuanto a cómo fue el ingreso a la casa (uno dijo que entraron juntos, el otro, que se quedó afuera un rato) y a de qué manera ultimaron al empresario.

Sobre este último punto, Gómez dijo que Zaeta lo tenía a Gutiérrez boca abajo y él estaba de rodillas, y lo asfixió con una venda deportiva. Mientras que Monzón dijo que no fue así, sino que apretó su cuello con uno de sus pies.

Coinciden ambos en que Zaeta fue quien mató a Gutiérrez.

Gómez y Monzón no pudieron “unificar” una versión sobre cómo fue el homicidio.

Otra contradicción marcada fue la de Monzón, quien en su indagatoria dijo que Gómez lo golpeó a Gutiérrez con una piedra grande. En la reconstrucción, sostuvo que se la arrojó.

En la casa no se utilizó luminol ni luz ultravioleta, equipamiento que la Policía llevó para tener a disposición.

Al cierre de esta edición, el trabajo continuaba desplegándose en la cabaña donde se halló el cuerpo de la víctima. La metodología era la misma: que los imputados reconstruyan el hecho de a uno, mientras se le iban haciendo preguntas.

Las dudas aquí se basan en cómo actuó Monzón junto con Zaeta y en dónde estaba Gómez. En las indagatorias se supo que este último no fue a esta zona. Es decir, no participó de enterrar el cuerpo de la víctima cerca del árbol donde fue hallado. La geolocalización de su celular lo habría ubicado a unos 35 kilómetros de El Calafate, en el paraje Charles Fuhr.

¿Más involucrados?

El abogado de la familia de Gutiérrez, Sandro Levín, habló con Radio LU12 AM680 sobre la actualidad de la causa y aseguró que, para la querella, hay más personas involucradas en el crimen del ex secretario presidencial.

En primer término, hizo mención a lo develado en exclusiva por La Opinión Austral con respecto a cómo llegó el sobre abierto del iPhone de Gutiérrez a las instalaciones de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) en Buenos Aires para su análisis.

 El abogado de la familia de Gutiérrez, Sandro Levín
El abogado de la familia de Gutiérrez, Sandro Levín

“Seguramente lo que la defensa plantee es que se rompió la cadena de custodia en el objeto de prueba. De todas maneras, estamos a la espera del informe pericial del contenido del teléfono y una vez que estos estén acá, se harán los planteos que se tengan que hacer”, dijo.

“En este caso, la querella está esperando no sólo ese informe sino el de los otros teléfonos que arribaron a Buenos Aires para ser peritados”, agregó, en referencia a los aparatos de los imputados en la causa.

Reiteró además que tanto para él como para el Dr. Gabriel Giordano -abogados querellantes- fue un homicidio en ocasión de robo. “Con el correr del proceso se fue dilucidando el móvil, que fue perpetrar un robo, y fue lo que llevó al horrendo crimen cometido posteriormente”, sostuvo al resumir: “Es la teoría que impulsamos en un principio”.

En tanto, consultado sobre la posible participación de más personas en el asesinato, el letrado aseguró que “no se descarta ninguna hipótesis” y que “en la planificación pudo haber participado alguien más”.

En ese sentido, remarcó que está probada la participación de Gómez, Monzón y Zaeta “en el lugar del hecho”, pero que aún faltan “elementos de prueba por incorporarse a la causa”. Ejemplificó con la confrontación de las muestras de pisadas en la casa de la víctima y calzado secuestrado, lo que “ayudará a determinar cuántas personas estuvieron allí”.

En cuanto a la etapa de “ocultamiento de la prueba y lo que sucede después del crimen”, el abogado dijo: “Creemos que hubo participación de más gente, aunque eso ya sería encubrimiento o participación secundaria, no en lo que respecta al homicidio”.

En este punto, puso en consideración la geolocalización de un teléfono a “25 kilómetros de El Calafate” (el de Facundo Gómez) y “algunas ropas con manchas rojizas” (en la casa del “conocido” de Gutiérrez, Miguel Franco).

“Tenemos nuestras serias dudas en función del momento cuando se traslada el cuerpo de Gutiérrez de su casa a la cabaña. Creemos que participaron otras personas”, agregó también, poniendo en consideración que hubo que cavar en un “suelo muy duro por la escarcha y baja temperatura” y “trabajar con herramientas” para semi-enterrarlo.

“Todas estas sospechas las tenemos que corroborar con elementos de prueba en la causa. Estamos trabajando en eso y hemos efectuado una serie de pedidos al juez que al día de la fecha no han sido resueltos porque se están realizando otras pruebas”, sostuvo, en referencia a los careos y la reconstrucción del hecho realizada ayer.

Subrayó que “de acá al juicio, va a pasar mucho y se van a aportar muchos elementos de prueba”, añadiendo que necesitan se formalice un horario estimado de muerte de Gutiérrez, algo que el perito forense no logró determinar en el informe de la autopsia entregado al juez.

Por último, en su entrevista con la emisora aseguró: “Tenemos pruebas que consideramos muy importantes y ya las vamos a develar, por ahora no porque estaríamos dando a conocer nuestra estrategia. Pero habrá noticias importantes dentro de las próximas semanas”.

“El iPhone se manipuló”

Carlos Muriete, el abogado de Facundo y Agustín Zaeta (junto a Carlos Telleldín) también habló con LU12 sobre la causa.

Criticó con dureza lo sucedido con el teléfono de la víctima. “El sobre llegó abierto, es decir, se rompió la cadena de custodia”, dijo al señalar que “es algo muy serio, nosotros tenemos control en Buenos Aires de las pericias telefónicas”.

 Carlos Muriete, el abogado de Facundo y Agustín Zaeta (junto a Carlos Telleldín)
Carlos Muriete, el abogado de Facundo y Agustín Zaeta (junto a Carlos Telleldín)

“Las pericias nos van a decir si se borró algo o no de ese aparato, que eso es muy grave”, advirtió, apuntando que desde que se secuestró el iPhone (jueves 2 de julio, a las 16:30 horas) y estuvo en poder de la Justicia, se pudo apreciar, por las pruebas que nos llegaron, que se manipuló durante 24 horas”.

Este viernes en la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de GNA se sabrá si el aparato de Gutiérrez fue manipulado efectivamente y si se borró algo o no.

El abogado penalista también se refirió a otras aristas que hacen a la continuidad de la causa, entre ellas, a la reconstrucción realizada ayer por la tarde. “Nos opusimos a que se haga con Zaeta, porque el juez tiene que tener una sola línea de investigación y hacerla en esa base, no en lo que dicen cada uno de los imputados, no es serio”.

Aprovechó, además, para marcar nuevamente su posición con respecto al esclarecimiento del caso. “Policialmente sí lo está, pero no judicialmente. La verdad todavía no se sabe. Tenemos a los presuntos autores y presuntos motivos, pero no se ha llegado a la verdad”, concluyó.

Llamadas y datos

Tal como lo anticipara de manera exclusiva este diario, el celular de Fabián Gutiérrez se mantuvo prendido tras el secuestro por parte de la Policía bajo la cadena de custodia. Según consta en el expediente, fue rotulado, cerrado y firmado por los testigos en el lugar del hallazgo, una obra en construcción en calle Freile de El Calafate.

Este viernes se conocerá si el iPhone del ex secretario presidencial fue manipulado o no.

A Buenos Aires, como ya se expuso párrafos anteriores, su sobre llegó abierto. Gendarmería dejó constancia de ello antes de empezar a analizarlo.

Las especulaciones rondan en torno a qué pasó con el aparato y si alguien lo manipuló post muerte de Gutiérrez. La verdad, se conocerá hoy.

Lo cierto y concreto es que el celular del empresario recibió varios llamados entre el jueves y viernes y también varias “conexiones de datos”. Esto último no implica necesariamente que una persona haya usado el aparato para usar WhatsApp o redes sociales, sino que, simplemente, esa conexión pudo deberse a la recepción de alguna foto o notificación, explicó un entendido en la materia a LOA

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias