¿CUÁNTO CUESTA EN SANTA CRUZ?

El asadito está permitido, pero ¿se puede pagar?

El que busca, encuentra. Si bien algunas carnicerías venden a precios altísimos, hay ofertas en algunos comercios. Los vecinos ya piensan en las fiestas de fin de año.

Por La Opinión Austral


Este miércoles, en el aire de LU12 AM680 un oyente, dueño de una carnicería, reveló los precios de los cortes más comunes y contó que desde hace tres meses no aumenta los valores.

Se espera que la demanda de carne aumente ahora que se permiten asados al aire libre.

Tanto el vacío, la costilla, el asado y el matambre los ofrece a $ 660 el kilo. Si en cambio lo que busca es materia prima para realizar un buen estofado, los precios son levemente inferiores: paleta y aguja se ofrecen a $ 580.

La costeleta, que se cocina rápido y saca de apuros con excelentes resultados,ronda los $ 1.100 por dos kilos en oferta. En cambio, la pulpa cotiza $ 590.

La semana pasada, La Opinión Austral dio a conocer que en Río Gallegos la carne cuesta el doble que en Buenos Aires.

Una comparativa marca diferencias abismales de precios. El valor de la carne se disparó por las nubes, una realidad que cambió drásticamente la conducta de los consumidores, que a las claras conocen que ya no alcanza con caminar y recorrer para hacer “una diferencia”.

Gustavo, propietario del autoservicio “Doña Elisa”, le había dicho a La Opinión Austral en los tres últimos meses la venta cayó de forma estrepitosa. Mientras que a principios de año promediaba la comercialización de doce medias reses semanales, “en la última vendimos dos”. La recaudación oscilaba entre los $ 60 y 70 mil diarios y hoy es de $ 20 mil.

Entonces, avizoró que “está previsto que el kilo de novillo de ternera ronde los $ 1.000 antes de fin de año”, mientras que en la actualidad ronda los $ 750. El cálculo de Juan no suena alejado de la realidad, ya que quedan pendientes aumentos en el precio del combustible.

Por otro lado, el precio del cordero acumula una inflación del orden del 30%, orillando los $ 550, aunque todavía no llegó la temporada fuerte para el corte.

Días atrás, los aumentos del Mercado de Liniers se trasladaron a las carnicerías y supermercados de Buenos Aires y buena parte del país. En paralelo, el Gobierno prepara un anuncio para un programa de asado para las fiestas a precios populares.

La carne explicó la mitad de la suba de la inflación de los alimentos, con un alza del 3,5%. Según estimaciones de la consultora LCG, la inflación de noviembre estará alrededor del 4%.

No hay oferta de animales. Este es el primer factor que tensiona el precio de la carne y motivó el aumento de precios en el Mercado de Liniers, que hizo que un novillo que hace 20 días costaba $ 115 el kilo, actualmente ronde los $ 140 y “todavía los números no cierran”, reveló Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de Industrias de Carnes.

La primera causa de la falta de animales es la suba en el precio del maíz. El grano es el principal costo de los feedlots, por lo que dificulta el negocio del engorde del ganado. En marzo, el maíz valía $ 8 y por la sequía en Latinoamérica y el aumento de la demanda de China hoy cuesta $ 15.

Por otro lado, vale mencionar que el paso de ASPO a DISPO genera mayor demanda de la carne como consecuencia de la posibilidad de realizar un tradicional asado, tal como se permite en Santa Cruz -con excepción de la Zona Norte-, aunque con la posibilidad de realizarlo al aire libre y no en lugares cerrados.

De acá a fin de año, se espera que el precio del novillo esté cerca de $ 150. ¿Cómo se traslada esa suba a las góndolas y mostradores? Un aumento de $ 10 en el Mercado de Liniers equivale a $ 27 en carnicerías

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias